Capsulas de Carreño

Evocando a “Chonto” Gaviria… Pregonero de tu historia.

 

 

 

Por Danilo Gómez Herrera,
periodista Múnera Eastman Radio. 

 

*Evocando a Julio “Chonto” Gaviria. “El viejo era un arquero de raya. Entre los palos. Eso si, eran tremendos voladores.

Chonto Gaviria, padre e hijo, por una de las calles de Medellín. El padre (q.e.p.d.) un notable arquero. El hijo, un excelente mediocampista o defensor central. Foto tomada de Vea Deportes.

Quien escribe estas líneas se encontraba laborando en la estación radial de Caracol en Armenia en el año 2006. Un oyente llamó y me dijo que el famoso ex futbolista profesional Julio Edgar “Chonto” Gaviria se encontraba en la tierra del “Tigrero”. Y fue más allá, me dio el teléfono fijo del apartamento que ocupaba Gaviria en el Barrio “El Cortijo” donde estaba visitando a su hija.

Mi interlocutor pensó en este cronista porque conocía mi inclinación hacia las historias futboleras. No pasaron dos días y ya me encontraba al sur de la capital quindiana  al frente del personaje, quien me compartió muchas de sus experiencias, entre ellas las que vivió con su padre, Julio “Chonto” Gaviria, el primer arquero campeón del fútbol colombiano en 1948 con Independiente Santa Fe.

Aquí no solamente se trataba del hijo de… En realidad estábamos hablando con quien hizo su propio nombre en el fútbol gracias a su talento con la redonda. Claro, muy a pesar del deseo de Julio el padre, de que sus hijos no siguieran sus pasos metidos en una cancha y lejos de la familia.

Así fue como arrancó la nota con quien se hizo famoso defendiendo los colores de Millonarios el equipo rival del Santa Fe donde el  viejo “Chonto” alcanzó la gloria.

Un ex jugador de Millonarios habla con devoción de un ex jugador de Santa Fe…

Y Julio Edgar disparó la primera frase contundente… “El viejo no quería que mis hermanos y yo fuéramos futbolistas, pero no pudo impedirlo porque  creo que conocimos primero el balón que el tetero.” Así fue como Julio Edgar empezó a tener notoriedad con su presencia en la Selección Antioquia en un campeonato nacional en Girardot  y en la Selección Colombia en el Suramericano juvenil de 1964 donde fue una de sus figuras.

Fue tan destacada su actuación que Millonarios puso sus ojos en él, lo convocó a la capital colombiana, pero apareció Atlético Nacional reclamando derechos sobre el futbolista, y Julio no tuvo más camino que regresar a casa. En sus comienzos con los Verdolagas en 1965  ya mostraba la elegancia y clase de su juego.

Fama y dinero ya estaban de nuevo al frente de la familia Gaviria Arenas, entonces Don Julio y doña Maruja no tuvieron más remedio que aceptar lo que el destino marcaba, y detrás de Julio Edgar también caminaron sus hermanos Vides, quien debutó en Santa Fe en 1968 y Osnid quien tuvo paso por Millonarios.


La anécdota:

El defensor central quien fuera campeón y consentido del médico Gabriel Ochoa en Millonarios hace evocación de sus primeros pasos tras la huella de su padre…

“Danilo es increíble que esto no lo haya comentado nunca, pero llegó el día de hacerlo. Yo era un pelado de Barrio y cuando tuve la inquietud de ver fútbol en el Atanasio Girardot  me tocó ingresar por gorriones. El viejo había terminado su contrato con Santa Fe y ya estaba tapando en Nacional; pero como él no quería vernos metidos en el fútbol entonces no nos daba los pases. Inclusive los amigos del Barrio me preguntaban por qué entraba a esa tribuna teniendo a mi Papá en la cancha, pero yo les cambiaba de tema”

“Chonto” el arquero

Comentaba Julio Edgar que…”Tuve la oportunidad de hablar mucho con el viejo y él me contó que en la década del 40 estaba muy fuerte la fiebre del fútbol, entonces se iba a una cancha en La América para jugar como mediocampista, pero en una ocasión no llegó el arquero y entonces él fue a tapar, le fue bien, le gustó, y ahí se quedó”.

“El viejo era un arquero de raya. Entre los palos. Y así eran todos los que tapaban en aquel tiempo como Gabriel Ochoa, “Caimán” Sánchez, Gabriel Álvarez, Gabriel Mejía, Ernesto Lopera, Julio Asciolo, y otros que no recuerdo. Eso si, eran tremendos voladores. Pero luego eso fue cambiando y recuerdo que me tocó en Millonarios con Amadeo Carrizo que era un arquero más de área”.

 

La V de la victoria en la camiseta del viejo “Chonto”

Aquel guardameta moreno y ágil que defendió la portería del primer campeón del fútbol colombiano en 1948 lucía siempre una camiseta con un diseño especial, una V grande en el pecho, muy similar al uniforme del club argentino Vélez Sarsfield. Consultado sobre este hecho particular Julio Edgar manifestó que nunca se lo preguntó a su padre. Pero hay un hecho curioso y es que en 1947 el equipo argentino en mención vino a Colombia para un partido amistoso, y en sus filas estaba el extraordinario arquero Miguel Ángel Rugilo con un diseño similar en su camiseta.

Al parecer Julio “Chonto” Gaviria se vio atraído por la actuación de aquel arquero y también de su camiseta. Lo cierto es que mientras ejerció su gran carrera en Colombia el viejo “Chonto” llevó la V en su pecho.

También esa visita del club Vélez Sarsfield de Argentina marcó el destino de otro equipo colombiano en cuanto a su indumentaria, el Atlético Quindío de Armenia. Contaba  Nepomuceno Jaramillo, unos de sus fundadores, que cuando los dirigentes locales decidieron comprar al Wanders, el equipo de los rosarinos que estaban de gira por Colombia, llegaron al tema del uniforme, entonces como buenos lectores de la revista El Gráfico de Argentina empezaron a revisar y se entusiasmaron con el uniforme del equipo bonaerense. De esta manera buscaron a la mejor costurera del pueblo, le llevaron el diseño y quedó para la posteridad; Atlético Quindío el equipo de la V en su camiseta pero con el color verde esmeralda distinto del azul de los gauchos. Esto quiere decir que la famosa revista argentina no solo vendió futbolistas sino que también vendió camisetas.

 

“Chonto” pegó fuerte

Otro tema de obligada consulta para Julio Edgar fue el que tenía que ver con el apodo de “Chonto” que tuvo gran vigencia durante tres décadas, y que ya marca leyenda en nuestro fútbol. Aunque sus formidables actuaciones con el primer campeón del fútbol colombiano modificaron un poco el remoquete, y los seguidores Cardenales llegaron a llamarlo “Chonta Fe”

Y Julio dijo… “ Fue una cosa muy simpática, a mi viejo le decían “Chonto” por un hermano de él, mi tío Jorge quien era boxeador y pegaba muy duro. Resulta que en Medellín hay una fruta que la llaman Chonta. De esta manera mi Papá también recibió ese apodo y nosotros sus hijos lo heredamos, “ Chonto” para siempre”.
(Danilo Gómez Herrera).

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *