Capsulas de Carreño

Primera impresión: Clave en el vínculo jugador-DT

Roberto PerfumoPor Roberto Perfumo
 
*Si querés ser obedecido, pedí algo que sea posible.
“Es muy bueno jugar convencido”, dice Julio Rodríguez, autor del gol del triunfo de Defensa y Justicia (1-0) en Lanús. Sabias palabras del delantero, clave para alimentar el vínculo jugador-DT o DT-grupo. Porque el tiempo de las emociones positivas o negativas ya llegó y se instaló en vestuarios y canchas. 

Es un tema donde tiene mucho que ver la influencia de los medios, para bien o para mal. Porque todo pasa por ese juicio, por la TV y los celulares. Todo se sabe, se reproduce multiplicado por mil y entonces el futbolista se siente juzgado siempre, bien o mal. Si anda bien y se gana es Gardel y Le Pera; si pierde es el último gil del barrio. 

De ahí que surgen emociones positivas o negativas. Según un estudio de la Universidad Siglo 21, los futbolistas de alto rendimiento, antes o después de un partido, tienden a sentirse temerosos, intranquilos, nerviosos, hostiles, asustados o irritables. Se refleja que están más expuestos a las emociones negativas. Por eso dice Julio Rodríguez que es bueno jugar convencido (emoción positiva). Porque una cosa es jugar así y otra, obligado (emoción negativa).
Hay dos recientes buenos ejemplos de ambas emociones: la resurrección de Chacarita, de la mano de Fernando Gamboa, y la de Quilmes, con Facundo Sava. Chaca estaba (está) en el fondo del mar y desde que cambió de DT, ganó dos partidos seguidos, uno de Copa Argentina (lo dirigió desde la platea) y el otro, en el torneo local (en el banco). Sava, en el Cervecero, inició su ciclo el martes pasado, y anteayer le ganó a Racing (último campeón) después de ir 0-1. Suele haber milagros en el futbol pero tiene explicación. 

La primera es que la impresión inicial es clave para el vínculo. Es cuando el jugador semblantea a fondo al DT. Si lo ve o lo imagina de tal manera, le creerá, le parecerá que sabe de fútbol, que puede ser confiable, leal cuando deba elegir por la dirigencia o el plantel, entre otras emociones positivas. También se mostrará motivador pero diciéndoles que son lindos, no alcanza. 

En el trabajo, el vínculo se ata o se esfuma. El mayor grado de afecto es enseñarles. “Fueron muy buenos los consejos de Pellegrino”, dicen los defensores del Rojo. Pero si el DT no sabe quién juega bien con quién, perderá decisión, no podrá hablar de determinación y buen juego.
Lo más importante como líder nuevo es que se anime a desarrollar una idea que salga de lo que él piensa y quiere, y lo que pueden los jugadores. Si querés ser obedecido, pedí algo que sea posible.
Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top