Capsulas de Carreño

Primero locura por el Inter Miami – El Salvador, después desazón  

Lionel Messi, en el primer tiempo, llegó a los predios del arco de la Selección de El Salvador, pero no pudo embocar el balón.

 ====

POR WILLIAMS VIERA, desde USA.

 

 El año electoral en Estados Unidos se inició y se considera que se van a registrar, hasta el próximo 5 de noviembre, día de las elecciones presidenciales, verdaderos lodazales en las redes sociales cargados de insultos, de odio, de rabia contenida en una demostración que nos equivocamos como género humano, pero de manera tardía nos damos cuenta de la mierda innecesaria de la que somos capaces de producir durante una contienda política o deportiva.

 

En el último ítem digamos que Inter Miami encendió de nuevo la fiebre por el fútbol en Florida y la misma la llevó a El Salvador, en donde, en el estadio Cuscatlán, inaugurado en 1976, se hizo sentir el aficionado con el grito de “Messi, Messi, Messi”, quien a su vez desplegaba alegría en su rostro y la misma quedaba plasmada en el ramillete de sonrisas que repartía hacia las tribunas.

 

Los asistentes guanacos estuvieron, en las graderías del escenario deportivo, ubicado en la ciudad de San Salvador, acompañados de aficionados procedentes de Honduras, Guatemala y Estados Unidos.

 

Todos, de una u otra forma, soñaban con ver en directo, entre otros, a Lionel Messi, Luis Suárez, Sergio Busquets y Jordi Alba, quienes hicieron historia en el FC Barcelona y que, en este presente, han expresado: “Nuestro objetivo es jugar bien y lograr títulos”.

Messi, Luis Suárez, Sergio Busquets y Jordi Alba aparecieron en el equipo titular del Inter Miami durante el primer tiempo. El público que estaba en las graderías se fue defraudada.

 

El técnico argentino Gerardo Martino, entonces, ante la expectativa, convirtió en realidad aquel anhelo de los aficionados centroamericanos y envió a los cuatro mencionados al rectángulo de las acciones y cada vez que Messi recibía la pelota, los asistentes sentían, así dijeron al final, “mariposas en su estómago” como si estuvieran enamorados, pero aquello se produjo, según expertos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, como consecuencia de “una notable reducción del flujo sanguíneo al órgano”.

 

El primer tiempo finalizó 0-0. La posesión de la pelota fue para la franquicia de la MLS con un 67%. Lo anterior quedó demostrado por el volumen de pases (358) que realizó con una precisión del 88%, pero lo curioso es que los dirigidos por Martino solo hicieron 8 remates, 3 directos al arco defendido por Mario Antonio González, arquero del Real Madrid ‘B’. En esto último radicó la paridad sin goles.

 

En el caso de la selección salvadoreña, dirigida por el español David Dóniga Lara, inquietaron en dos ocasiones al sector defensivo del Inter Miami, especialmente a su arquero estadounidense Carlos Joaquín Antunes dos Santos, quien respondió de manera acertada.

 

El complemento fue de simple trámite y sin ninguna variante táctica. Los contendientes exhibieron, cada uno, un 5-3-2 en su dibujo táctico. Messi, Juárez, Busquets y Alba fueron relevados y el encuentro, en sí, perdió el encanto por el que los trabajadores, con salario mínimo, al final de la contienda, abandonaron el estadio pensando que invirtieron 17 días de su trabajo y que dejaron de pagar o de comprar alimentos para su familia por ver un partido de fútbol que les dejó desazón y ganas de ir al inodoro a causa de la diarrea que les produjo por el incumplimiento de las obligaciones que van a tener.

 

    “Es que pagamos boletas que tenían un costo entre $475 y $200 dólares”, dijeron luego de la locura sufrida por la presencia de Messi en El Salvador, en donde se sigue hablando de la visita del campeón del mundo en Catar-2022.

Hasta el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, vivió la locura Messi y la de sus compañeros del Inter Miami. Sus integrantes fueron recibidos en la Casa de Gobierno. Así es el fútbol.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *