Capsulas de Carreño

Profesor Rueda, las mejores fiestas se atienden con las mejores galas (J.A.C.)

Jorge CadavidPor Jorge Alberto Cadavid

—-

*Nacional es ya una realidad y nos permite pensar con optimismo en los injustos  mat –mata con que se define el Torneo Colombiano.

 

El partido ante Millonarios, tiene para el hincha verde una connotación distinta, una forma de enfrentarlo, vivirlo y sentirlo. Es para atenderlo con las mejores galas, con la mejor alineación y si somos locales casi que exigimos un triunfo.

Al conocer la nómina, de inmediato se me vino a la mente, bendita la hora de retomar la rotación. Porqué en el banco Pérez, Moreno, Armani?  Independiente de lo que al interior del grupo técnico y jugadores manejen, lo respetamos.

La titularidad de Vargas tiene un atenuante o justificación, mas minutos para el sustituto de Ospina en la Selección, pero Sebastián y Marlos son indiscutibles hoy, para atender con etiqueta al visitante, independiente del momento que viven.

Y el primer tiempo nos dio la razón de nuestra preocupación, el protagonismo fue azul, Nacional pierde los duelos, Millos adelanta sus líneas inquieta el arco verde donde Vargas se hace importante, la entrega de los capitalinos es diciente y el desconcierto local es manifiesto. Millos gana por presión y por dinámica y Nacional no encuentra su rumbo, porque Macnelly y Chará están desconectados, Bernal y Copete fantasmas que quieren y no pueden.

Y quien arregla esto, será que el camerino es buen consejero, para que independiente de los criterios técnicos que primaron para no iniciar con Sebastián y Marlos, son revocados y ellos inician la segunda etapa, pero no fue así, solo los últimos 30 minutos de la complementaria, contaron con ellos y bastó para ratificar que ellos son TITULARES.

Millos se agotó y Nacional utilizó sus mejores recursos físicos y técnicos, sus valores individuales para hacer replegar a los capitalinos y hacer figura a Vikonis. Se nota la presencia de los recién ingresados para que crezcan los creativos, los de la imaginación los del fútbol y en una de esas escaramuzas, Farid tira rasante para que la oportunidad de Duque nuevamente convierta la angustia de la tribuna en una avalancha de alegría, euforia y la negra noche se ilumine para que con el toque y el ole sellen el requiem para Millonarios.

Nacional es ya una realidad, Rueda nos hace olvidar la disyuntiva de Osorio y nos permite pensar con optimismo en los injustos mata – mata con que se define el Torneo Colombiano.
Jorge Alberto Cadavid

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *