Capsulas de Carreño

Purito, ¡Hágale Huy!. Por Pablo Arbeláez Restrepo

El pedalista español Joaquim Purito Rodriguez (Katusha) fue ganador de la tercera etapa en el muro de Huy. Chris Froome (Sky) llegó segundo y se hizo líder. Foto cortesía Team Sky.

El pedalista español Joaquim Purito Rodriguez (Katusha) fue ganador de la tercera etapa en el muro de Huy. Chris Froome (Sky) llegó segundo y se hizo líder. Foto cortesía Team Sky.

 

Por Pablo Arbeláez Restrepo

 

Dio doce pedalazos y quedó solitario en la punta. Echó un vistazo hacia atrás y vio que sólo venía Chris Froome, pero para llegar al muro de Huy, «tuve que pedalear hasta con las orejas», dijo pletórico Joaquim Purito Rodriguez (Katusha).

Esta descripción gráfica fue uno de los pocos momentos felices de la tercera etapa del Tour de a Francia, que a 59 kilómetros del arribo padeció un terrible accidente cuando el lote iba a las volandas (ver video y nota adjunta), en el que se vio involucrado el líder Fabián Cancellara (Trek), quien sufrió doble fractura. Aún así pedaleó por más de una hora.

Era el día para España, y más para Purito Rodríguez, que el domingo sufrió dos caídas y que había terminado la segunda etapa con más incertidumbre que esperanzas. Sin embargo, su moral se recompuso con este nítido triunfo que le sirvió para descontar segundos y tomar un nuevo aire antes de la terrible cita de este martes con el pavé.

Una vez más para Colombia, el ambiente de carretera fue agridulce. Primero el accidente de Rigoberto Urán, involucrado en la caída masiva, que le dejó golpes en la parte baja de la espalda y raspones «caí encima de varios ciclistas y me golpee en el sacro», le contó Rigo a Georgina Ruiz Sandoval de ESPN, y segundo, verle la cara adelante a Nairo Quintana -tercero entre los jóvenes-, al lado de los grandes, noveno, a 11 segundos de Purito, incluso por encima de Alberto Contador. Su rostro cambió con los 27 puestos que ganó. A esto se agrega el apéndice lleno de generosidad de Julián Arredondo, 13 en el tramo, a 19 segundos y en la lucha de la montaña.

El Tour entra este martes en más campo minado, con el arribo al temido pavé, con siete porciones de adoquines, en el final de los 223,5 kilómetros que hay entre la belga Seraing y la francesa Cambrai. Froome viajará vestido de amarillo tras el traspié del infortuna do suizo Cancellara, dentro de su planteo a lo Chavo del ocho, -sin querer queriendo-, en tanto que al lote lo espera otro infierno tras el terrible paso por el purgatorio de este lunes. Pero que se le va a hacer, pues así de dura y despiadada es la Grand Bouclé.

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top