Capsulas de Carreño

Qué pasa en el fútbol Colombiano… Por Rafael Ignacio Correa González

Por Rafael Ignacio Correa González

*Les toca a la Dimayor y a los árbitros amarrarse los pantalones con aquellos que NO entienden la fuerza, la vehemencia con la agresión.

No cabe duda de que la influencia y mala interpretación de lo que llaman en el sur de “huevos..Huevos” se ha trasladado a nuestro fútbol y ha venido cogiendo una ventaja y beligerancia que se torna insostenible por el grado de “pataduras” mal intencionados con la complacencia del sistema arbitral Colombiano.

Una cosa es ser agresivo en marca y otra muy diferente el concierto de patadas que se está viendo en el Fútbol Colombiano.

Lo del Cali no es nuevo, Andrés Pérez, Aguilar y hasta hace un semestre esa belleza del “camión” Mera parecería que tuvieran licencia para abusar de la fuerza. Lo de Aguilar en Cali fué por decir lo menos infame contra Zúñiga.

Aquí NO se trata de afirmar esto porque se dio con Nacional, lo digo en general, pues el mismo equipo verde tiene su representante en Henríquez a quien se le ha visto su desmedido exceso de fortaleza, mala intención en muchas ocasiones y que por supuesto también critico vehementemente.

Veamos los representantes del juego desmedido y en ocasiones mal intencionado aparte de los anteriormente mencionados:

-Qué tal en Santa Fe: López, Tesillo, Gordillo, Roa, Salazar y el otro que hasta con protector de dientes rojo juega…como para intimidar a adversarios y preparado para la guerra..que miedo!!! y en Millonarios nada..solo Cadavid, de los Santos y esa figura de Carachito Domínguez?

Solo para hablar de algunos equipos, realmente llama la atención esa violencia desmedida en estos, pues contrasta con algunos otros jugadores en posiciones que requieren de marca que lo hacen con vehemencia pero sin mala intención como: John Duque, Victor cantillo, Jorman Campuzano y realmente la gran mayoría los asiste la buena fe.

Le toca a la Dimayor y a los árbitros amarrarse los pantalones con aquellos que NO entienden la fuerza, la vehemencia con la agresión y mala fe…Cierto Señor Aguilar?

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top