Capsulas de Carreño

Qué pena…!  Deportivo Cali. (t.c.c)

Junio 7 de 2015. Titular: «Pecoso’ Castro repite la hazaña». Campeón con el Cali. El técnico manizaleño suma el segundo título en su carrera, y nuevamente con el Deportivo Cali. En 1996 sacó al equipo campeón y acabó con la sequía de 22 años de la institución. Nombres entre otros de ese equipo campeón: Miguel Calero, Ever ‘Chaca’ Palacios, Martín Zapata, Andrés Estrada, Óscar Pareja, Edison ‘Guigo’ Mafla, Walter Escobar, Víctor Bonilla y Hamilton Ricard. Foto y texto colombia.as.com. 

—-

  • Quindío, La Equidad y Vélez Sarsfield lo dejaron sin nada.
  • Desde 2015, con ‘Pecoso’ Castro, no hace honor a su tradición.

 

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cali.

 

Algunas imágenes de bulto de Jesús Crucificado, sobre todo en la época en que éramos niños, no abuelos como hoy, los artesanos, especialmente los muy calificados, solían tallar el cuerpo del Señor en maderas muy finas, para luego ser coronada su cabeza con tres lancetas cortas, ricas en orfebrería, denominadas castizamente como potencias -nada qué ver con las matemáticas- incrustadas dos de ellas en cada uno de los  huesos parietales y una tercera en la parte alta del hueso frontal.

 

Una lujosa muestra de lo anterior la enseña a devotos, turistas o simples noveleros el Señor de los Milagros de Buga, por citar una referencia cercana al Deportivo Cali, por mediar entre la Ciudad Señora y Cali escasos 70 kilómetros.

 

Todo lo anterior para significar que en los últimos días el Deportivo Cali pasó a lucir igual tridente de potencias, que en este casi sí tienen nombre propio cada una: Deportes Quindío, Seguros La Equidad y Vélez Sarfield, que al final de cuentas le clavó la última potencia en todo lo alto del frontal.

 

Pobrísimo cierre de actividades en el año 2020 para el otrora linajudo, cotizado, enjundioso y otros tantos calificativos para el equipo publicitado como la ‘Amenaza Verde’.

 

El conjunto de la capital del Valle del Cauca no puede seguir pensando en salvar su prestigio, resignándose a ‘clasificar’ a última hora a confrontaciones de relleno, mendigando un cupo como simple pordiosero del fútbol colombiano.

 

Un conjunto como Deportivo Cali, dueño de una confortable sede administrativa, en pleno sector comercial de la ciudad, de una sede campestre que es la admiración de cuanto equipo foráneo la conoce y de un estadio monumental -desafortunadamente ‘muy lejos’ de la ciudad- pero que ningún otro onceno ha imitado  en el país, no puede ofrecer tan modestos resultados.

 

Le asiste pleno derecho a perder, como a todos sus colegas en el mundo entero, pero no año a año, como viene sucediendo en los últimos tiempos. Desde el año 2015, a órdenes de Fernando ‘Pecoso’ Castro, no hace honor a sus antecedentes

 

Olvidó brindar un triunfo grande, clamoroso, a una fanaticada que sacrificada o no, asiste a sus partidos en el ‘Coloso de Rozo’ previa programación de actividades, bien sea en semana o domingo y no por impulso, muchas veces, como acontecía cuando el estadio utilizado era el Pascual Guerrero, de fácil acceso por todos los medios, desde simplemente caminando.

 

Como bien lo recordaba algún aficionado, el Deportivo Cali como local, frente a un equipo foráneo y en un juego oficial por alguna Copa, no perdía por cinco goles, desde el 2 de abril de 1969. Sucedió en Copa Libertadores de América, cuando Nacional de Montevideo, que era un señor equipo, lo apabulló por 5-1, anotaciones de Ignacio Prieto, Julio César Morales, Celio Taveira en dos ocasiones y Rubén Techera. Por el Cali, Jorge Ramírez Gallego.

 

Cuatro días después el Deportivo Cali se desquitó y en partido por el mismo certamen goleó a Santiago Wanderers de Chile por 5-1.

 

La parcialidad verdiblanca anhela que para el año 2021, la imagen que enseñe el equipo sea la de un Resucitado de sus propias flaquezas.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top