Capsulas de Carreño

Que se repita

Oscar Renteria Jiménez (2)Por Óscar Rentería Jiménez

*El Boca que viene no es el mejor Boca.

Por importante que sea nuestra Liga, y lo es, la Libertadores es mas difícil. Y por bueno que sea el Huila, lo que también es cierto, frente al Boca las cosas serán a otro precio. Sin embargo, observé tantas situaciones positivas en el último Cali, que estoy optimista para el duelo de mañana en Palmaseca.

Me gustaron del equipo su actitud, el orden, la disciplina táctica y los cinco goles que marcó, siempre y cuando no aparezca de nuevo la famosa irregularidad. Huila llegó con aire en su camiseta por los triunfos que traía, pero el Cali, actuando bien, lo desinfló.

Gran partido jugaron Santos Borré y Sambueza. El argentino, con un golazo de tiro libre, mucha personalidad en la creación, limpieza para asistir y un estado atlético que antes no tenía. Además, rotó en la cancha, no permaneció pegado a la raya derecha y en el mano a mano impuso su buena condición individual. Santos Borré volvió a los goles y de qué manera.

También estuvieron brillantes Calderón, Roa y Lozano. El primero, porque ante la lesión de Balanta se improvisó como volante recuperador. Lo hizo bien, con quites oportunos y entregas de primera. Roa logró una de las anotaciones y participó en muchas labores ofensivas, mientras Lozano, con golazo incluido, cerró su actuación sin errores.

Hernández cometió un error al dejar un rebote en el centro, que después terminó en la única conquista de los opitas. Palacios ya está cerca de su mejor nivel, Mera cumplió y Banguero todavía tiene mucho camino por recorrer. Balanta se lesionó, el aporte de Pérez fue importante y lo de Preciado, aún sin gol, siempre tendrá puntos a favor.

Cali jugó bien, ganó en forma merecida y su hinchada espera que frente al Boca lo repita. El equipo de la Bombonera en este momento no responde por su historia, hasta hace poco estuvo en duda su director técnico. Claro que en la Copa la historia es diferente.

Se espera que el Cali ya no muestre esa irregularidad que tanto incomoda y que haga respetar su campo también a nivel internacional. Hace poco escribí en esta columna que frente al Boca no jugaría con el famoso 4-2-2-2, que le acaba de dar resultado frente al Huila. La marca en la mitad con solo dos jugadores puede otorgar ventajas a equipos mejor preparados en la parte táctica. Con Nacional hace poco en la Supercopa se vio que el mediocampo del Cali fue inferior a la responsabilidad que tenía y por eso se concedieron ventajas.

Respetuosamente sugiero un 4-3-1-2, esquema que brinda seguridad en defensa y no quita nada en función de ataque. El Boca que viene no es el mejor Boca ni el Boca de siempre, pero es un rival con tradición en la Libertadores y eso no se puede desconocer.
Hasta la próxima.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top