Capsulas de Carreño

Ratificación del mal momento del fútbol nacional. Por Saúl Restrepo


Por Saúl Restrepo.

 

*Esta eliminación juniorista confirma lo que ya plenamente se había discutido cuando se reanudaron las competencias tanto locales como internacionales.

No hubo programa deportivo de TV, radio o medio escrito; analista o comentarista que no lo advirtiera y lo detallara: Eliminaciones tempranas, el no poder pasar de «fáciles» rondas y de niveles muy bajos de competencia.

A todos los clasificados les fue mal. Junior que por cachiporra cayó en Suramericana, era el único que sobrevivía, no que competía claro está. No como opinó don Hugo, no solo aquí, en Win comentó con algo mas que el deseo.

La realidad que tenemos ahora es abrumadora, no hay un equipo con el cual se pueda disputar algo, es más; de los 19 de primera A, no se arma uno así sea tentativamente. Ayer en un programa se pusieron en tal ejercicio y no llegaron a un consenso. No se evaluaba por gustos, sino por capacidades y no se pudieron poner de acuerdo. Si bien hay unos jugadores que se destacan, son muy pocos para armar una tromba o algo potencialmente constituido.

Y ¿cómo llegamos a este punto? Pues principiando por unos dirigentes que son revendedores de boletas. Y unos presidentes de los equipos, que a toda hora están estirando una coca a ver que les dan, siempre andan en rines.

Ahí se mantienen y se sustentan obcecadamente en esto. Dijeron tanto que estaban en la olla, que ahora si realmente se montaron en la de pedales.

Todo lo que les pase o pasa, la mejor disculpa y justificación es el factor económico. No hay con qué. Repiten e insisten. Y si tienen un jugador medianamente bueno, pues hay que venderlo para poder pagar, dado que andan mas empeñados que la plancha de Ron Ramón. Punto donde se encuentran todos.

Y ahora muy oportunamente es el tema del contagio. ¿Qué mejor que esto?
¿Quién les alega bajo esta disculpa? (Íbamos bien, pero… Ahhh…)

Luego aquí nos venden que este campeonato y liga es la quinta mejor, que no se puede ver los partidos con un primo, que esto es algo superlativo que no nos podemos perder o verlo en un resumen. Y lo peor es que nos comemos el cuento, salimos en masa a recibir un bus y celebrar encaravanados bajando del pelo a las amantes de la moto del novio y a comprar boletas virtuales.

Al hacer esto, se aceptan implícitamente las cosas y ya no se puede reclamar. Completando así el circulo de este pobre nivel deportivo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top