Capsulas de Carreño

Reinaldo Rueda (IV).. Por Tobías Carvajal Crespo, Cali

Marzo 31 de 2004. Estadio Nacional de Lima. Debut de Reinaldo Rueda en Eliminatoria. Victoria de Colombia 2×0, goles de Freddy Grisales y Frankie Oviedo.

  • Frente a Perú, una ‘resurrección’ que emocionó.
  • Contra Brasil, con algo de público en las tribunas.
  • El ‘palo’ de Venezuela a Uruguay en Montevideo.

 

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas – Cali.

 

 

La real capacidad de Reinaldo Rueda como técnico del equipo en la categoría de mayores y ya en una competición de largo aliento, comenzó a evidenciarse el 31 de marzo de 2004, en Lima, al efectuarse el quinto partido de las eliminatorias 2006, frente al equipo del Perú.

 

Terminaba así el ciclo Francisco Maturana García y comenzaba el de Reinaldo Rueda Rivera. Ocho años de diferencia, en cuanto a edad: Maturana nacido en 1949 y Rueda en 1957.

 

El domingo 28, a 72 horas del juego frente al onceno inca, Rueda en un extenso reportaje al matutino EL PAIS, página C2, resumió en una sola frase su opinión sobre el onceno del cual se había hecho cargo. Dijo: “Cambiar el estilo del equipo no será fácil”.

 

Como rival tenía a un equipo peruano dirigido por Paulo Autori, quien por aquel entonces contabilizaba tres años de estar viviendo en ese país, además de orientar a equipos capitalinos de la jerarquía de Alianza de Lima y Sporting Cristal. Autori es ligeramente mayor que Rueda, pues nació el 25 de agosto de 1956, en Río de Janeiro.

 

El miércoles 31, a pocas horas del crucial juego nocturno, EL TIEMPO en su sección deportiva tituló:

“Colombia: ¡levántate y anda! En un juego definitivo un triunfo resucitará a la Selección. Un empate le mantiene la vida pero en profundo coma. Una derrota la deja lista para el Mundial… ¡del 2010! “. Debut de Reinaldo Rueda con victoria 2-0 frente a Perú en el Estadio Nacional de Lima.

 

Preciso una salvedad: Colombia llegó a ese juego de hace 17 años con un solo punto, fruto de la paridad frente a Argentina. Ahora, contra a Brasil, lo hará con cuatro, en igual número de partidos ya celebrados.

 

Situaciones muy parecidas pero no idénticas, además de la dificultad del rival, pues algo va de Perú a Brasil. Como beneficio, jugar de local en Barranquilla y ojalá con cierto número de aficionados, con todos los protocolos de seguridad, que para ciertas actividades se advierten excesivos, pero muy laxos para otras.

 

Pero ya salió el Presidente a objetar esa posibilidad, olvidando que en diciembre pasado guardó silencio y acolitó que unos cuantos reconocidos alcaldes organizaron las tradicionales parrandas decembrinas en sus respectivas ciudades. Señor Presidente: esos polvos -como decían en antaño- trajeron los lodos de enero, que obligaron al grito de auxilio de las UCI y con las vacunas más envolatadas que la actual potencial clasificación mundialista de la tricolor a Catar.

 

De la nómina utilizada por Colombia para aquel partido, solamente tres jugadores se mantienen activos y en ‘circulación’ en varios frentes: Luis Amaranto Perea en la dirección técnica del Atlético Junior, además de Gerardo Bedoya y Fabián Vargas, vinculados a medios de comunicación masivos.

 

En la misma semana de aquel juego colombo-peruano, Reinaldo Rueda convocó a varios jugadores de la Selección Sub-20 al segundo ciclo previo al torneo Esperanzas de Toulon en Francia. Entre los llamados, Fredy Guarín -de nuevo noticia en el país- quien era jugador del Envigado e igualmente Sebastián Hernández de Quindío y Christian Marrugo del Nacional.

 

Ese ‘resucitar’ de Colombia en la ciudad del Rímac quizás pasó continentalmente a un segundo plano, gracias al ‘palo deportivo’ de la fecha, motivado por el holgado triunfo de Venezuela, dirigido por el técnico Richard Páez frente a Uruguay, en el propio estadio Centenario, por 3-0. Algo que poco rivales suramericanos se han atrevido a hacer en Montevideo.

P/D
Se cumplen este jueves 11 de febrero, 25 años de la muerte de Waldir Cardoso Lebrego, más conocido como ‘Quarentinha’. Máximo anotador del Botafogo de Brasil, donde jugó 425 partidos y anotó 303 goles.

 Con la Selección de Brasil marcó 17 goles en igual número de partidos, entre 1959 y 1963. En Colombia aportó su juego a equipos como Unión Magdalena, Deportivo Cali y Atlético Junior. Había nacido el 15 de septiembre de 1933, en Río de Janeiro. Murió pues a los 63 años.

 —

Y una frivolidad:
Una encuesta celebrada en seis ciudades de Colombia, publicada en primera página de EL COLOMBIANO de aquel reconfortante  -por el triunfo frente Perú-  lunes primero de abril, indicaba que “más de 500 colombianos entrevistados, consideraban que la vejez comienza a los 58 años y que la edad ‘ideal’ para morir es a los 77”. ¡Qué tal si hubiera perdido Colombia…!

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top