Capsulas de Carreño

Respiro a ritmo de bambuco y desorden.

NEIVA. En el primer tiempo, Jimer Fory no marcó bien, mejoró en la complementaria cuando Andrés Amaya no apareció. Encuentro para Nacional sin mayor exigencia que sirvió para ratificar su clasificación. Foto @Dimayor.

Por Jorge Alberto Cadavid.
Columnista Cápsulas.

 

*Partido de poca exigencia, cuando hubo fútbol Nacional goleó y cuando hubo desorden Nacional corrió.

 

Era un partido de transición para retomar el rumbo, ajustar la confianza, consolidar y armonizar el grupo con base en un marcador amplio.

El inicio no fue halagueño, los Opitas presionan alto, saben de la gabela que dan en inicio y salida los visitantes y esperan el regalo, que al fin no tuvieron.

Las ventajas las daba Fory por su sector, pero todo fue flor de un día, porque cuando Nacional quiso lo consiguió, la primera anotación de cuatro hilvanados toques la concluyó Perlaza, a quien más tarde le anularon otro.

De tiro penal, ( si existió? ) empató el Huila.

La complementaria fue para certificar la superioridad, Castro a pase de Barrera de tiro cruzado logró el segundo.

Ya a todo o nada el local adelantó las líneas para su suicidio y le dio vía libre a las llegadas del Verde, Duque gana y llega y en una de ellas penal que él mismo convierte.

Vienen los cambios, dentro de ellos ingresa Pabón quien ejecuta un tiro libre, estrella en el paral, el rechazo de este lo recibe atento Barrera (el más destacado) y consigue el cuarto.

Juego de solo 80 minutos, hinchas ofendidos ante la pobreza de su equipo invadieron la cancha y el partido no se reanudó.

Partido de poca exigencia, donde a ritmo del bambuco, cuando hubo fútbol Nacional goleó y cuando hubo desorden Nacional corrió.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top