En la sesión contemplaron dos posibles escenarios. El primero de ellos, pensando en la posibilidad de que se logre concretar uno o dos juegos amistosos. El segundo, considerando que no haya partidos y solo se haga un campamento de entrenamientos.

Situándose en la primera opción, siguieron realizando las valoraciones técnicas de los jugadores mediante videos.

Posteriormente, estuvieron analizando la logística, acomodación, viajes, restricciones, protocolos de bioseguridad contra el Covid-19 y demás aspectos necesarios para poder realizar una concentración.

Carlos Queiroz y su cuerpo técnico seguirán trabajando con miras a septiembre donde esperan reunir un grupo de jugadores.
(Fuente: Comunicaciones Colfutbol)