Capsulas de Carreño

Roberto Perfumo, un mariscal del fútbol y del tango

Por John Cardona Arteaga..
Profesor Universidad de Antioquia..
Expresidente DIM..

Como es recurrente en el fútbol, Roberto Perfumo, un joven humilde, aprendiz de tornero, por circunstancias del destino, después de haber sido rechazado por varios clubes (River, Lanús e Independiente), se convierte en ídolo de Racing Club (1960-1971).

Triunfa en la Liga argentina en 1966, en la Copa Libertadores de América y la Copa Intercontinental en 1967 integrando el famoso “Equipo de José”, conducido por el carismático José Pizzuti, quien después dirigió al Deportivo independiente Medellín.

 

Racing campeón mundial de clubes 1967.

En 1971 Perfumo fue contratado por Cruzeiro, club con el cual obtuvo varios títulos. Posteriormente jugó en River Plate logrando la ansiada estrella argentina en el Metropolitano de 1975, después de 18 años sin coronas. Con River logra dos campeonatos más en el Nacional de 1975 y en el Metropolitano de 1977. Vistió la camiseta de la Selección Argentina en los campeonatos mundiales de Inglaterra 1966 y Alemania 1974. Puede concluirse que su carrera como jugador estuvo plena de satisfacciones en materia de títulos.

Después de su retiro como jugador, se graduó como entrenador y dirigió, sin mucho éxito, a Sarmiento de Junín, Sudamérica de Montevideo, Racing Club de Argentina, Olimpia del Paraguay, Independiente Santa Fe de Colombia y Gimnasia y Esgrima de la Plata.

Gracias a la culminación de sus estudios en psicología social y a su participación en política, fue designado Secretario de Deportes de la Nación Argentina 2003-2004. También ocupó un lugar importante y calificado en el panel de comentaristas deportivos de la TV pública argentina y de la cadena ESPN.

Por su juego elegante fue apodado “El Mariscal”. También fue considerado uno de los mejores marcadores centrales de la historia del fútbol argentino, además de ser llamado por algunos “el mejor N° 2 del mundo”. Por su juego fino, seguridad y elegancia infundía confianza y tranquilidad a sus compañeros.

En el Libro del fútbol Tomo III, Abril Educativa y Cultural SA. 1974, hay un capítulo titulado “Perfumo: El baluarte impasable”, del cual reproducimos su ficha técnica: “Uno de los defensores más dotados del fútbol argentino. Gran capacidad técnica, anticipo perfecto, sentido de la distancia, quite exacto. Mandando en la cancha con sabiduría, con gran panorama para proyectarse, potente remate derecha, espíritu de lucha sin claudicaciones, sereno, decidido, con temperamento y fe ganadora”.

Con motivo de su muerte temprana, el 10 de marzo de 2016, los periódicos y revistas recordaron con lujo de detalles la vida personal y deportiva de este baluarte del fútbol mundial. De todas ellas seleccionamos para su lectura las reflexiones de nuestro amigo y gran maestro del periodismo y de la literatura futbolera Jorge Barraza, quien en su columna “Último tango…”, del diario El Tiempo de Bogotá, Colombia, titulada: “Con su permiso, ‘Mariscal’…” sintetiza la obra de Perfumo desde las aristas humana y deportiva:

“Curioso: ese zaguero recio, implacable, fuera de la cancha era un sujeto afable, sencillo, lleno de humor, un charlista delicioso con una memoria prodigiosa. Y una fuente inagotable de anécdotas, de axiomas futboleros y citas imperdibles. También un individuo con códigos nobles: nunca contaba sus hazañas, siempre sus pesares. “La columna completa se encuentra en el siguiente link:

https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-16535141

Una faceta que queremos resaltar de perfumo es su profundo vínculo con el tango. En distintos espacios escritos, en la radio y en la televisión se hizo manifiesto su conocimiento sobre la música ciudadana y su relación con muchos directores, investigadores, cantantes y expertos en este género.

En el libro EL TANGO, un siglo de historia, Vol. I, pág. 216, bajo el título “el tango según… Roberto Perfumo”, ya como exjugador, el protagonista de esta historia hace una amplia referencia a su gusto y conocimiento tanguero, en la época de los años sesenta, cuando se presentaba la decadencia de esta música, reemplazada por los nuevos aires del rock en Argentina. Sobre el tango dice:

“Y me hice fanático. Me gustaba aprenderme las letras de memoria. Con el tiempo fui aprendiendo muchas, y le fui dando importancia a los poetas: Manzi, algunas cosas de Discépolo, Cátulo Castillo, Expósito. Esto no significa que no me interesara el aspecto musical…Conocía todas las orquestas, las voces de los cantores. Me gustaba “un montón” de gente, y era difícil establecer una selección. Pero siempre prevaleció en mis gustos Troilo. Después Pugliese, alguna época de Piazzolla y todas las demás…En cuanto a los vocalistas, Floreal, Goyeneche, Lavié, además de tantos otros.

Pero lo básico del tango, a lo cual de doy mayor importancia, es el aspecto poético. Porque el tango refleja un momento del hombre de la ciudad con todos sus problemas y sus alegrías. Siento una gran preferencia por el aspecto literario, porque es un claro reflejo de las cosas cotidianas”.

Sobre este horizonte musical de Perfumo, escribe el poeta y periodista José María Otero:

“Pero tenía, además, algo distinto a todos sus congéneres, le gustaba el tango, lo seguía, lo vivía en profundidad. Fue con el único de todos ellos que hablé de tango. En una oportunidad -él, ya retirado, yo viviendo en Madrid- nos reencontramos con ocasión de un partido en Londres entre la selección argentina y la inglesa en Londres. A los albicelestes los dirigía Coco Basile, gran compañero suyo en la zaga de Racing, y otro de los tipos entrañables que guardo en mis recuerdos por su honestidad, su manera de ser, y la amistad que mantuvimos, sin necesidad de hacer yo ninguna concesión en mis análisis críticos sobre él o sus equipos…

Aquel reencuentro en Londres fue en 1991. Roberto venía con el presidente de Racing -también amigo mío- Juan Distéfano. Una noche cenamos los tres juntos en el hotel y después nos quedamos tomando una copa en el bar del hotel. Como mi antiguo compañero Natalio Gorín, me regaló en esa oportunidad su libro sobre Ástor Piazzolla, recién editado, comenzamos a hablar de tango. Y a Roberto le entusiasmaba y sabía un montón. No le gustaba el pesimismo de Discépolo- recuerdo- y ahí nos trenzamos. A las tres de la mañana, Distéfano se despidió, agotado.
No los aguanto más, parecen la Biblia del tango… Me voy a dormir…

Y nosotros dos la seguimos hasta las cuatro. Fue el único futbolista con el que hablé de tango, y a gusto, además. Años atrás había algunos cracks de fútbol como Pedernera o José Manuel Moreno, que iban a bailar con Di Sarli al Marabú y vivían la noche a tutiplén, cuando el centro de Buenos Aires era algo único en el mundo. Pero, ésa no la viví por razones lógicas.  En la etapa más moderna, sólo con Roberto llegué a tener este tipo de diálogos.”

https://tangosalbardo.blogspot.com/2016/03/roberto-perfumo.html

En una interesante charla en la televisión de Perfumo con Alejandro Fantino, titulada “Perfumo habla de tango”, la cual recomendamos, se descubre ese gusto del exjugador por la temática tanguera. Reconoce ser un apasionado por el tango, identifica muchas letras, tiene muchos afectos por las orquestas y cantores. Berón, Castillo, Goyeneche… Entre estos últimos resulta difícil escoger uno. “Elegir un cantor es como elegir entre Pedernera y Moreno…Gardel es el tango, Maradona es el fútbol”.

https://www.youtube.com/watch?v=flY0ylnogv0

Resulta sorprendente que su última actuación en la radio 870 AM de Buenos Aires con Horacio Pagani, en su espacio “Pasión Nacional”, horas antes de su lamentable deceso, estuvo asistida por nuestro amigo, el destacado cantor de tango Ariel Ardit, acompañado en el piano por el maestro Andrés Linetzki. Perfumo, como última jugada de la vida, pidió el tango “Mala suerte” de Francisco Lomuto en música y Francisco Gorrindo en letra.

Aníbal Troilo recibe en su casa a Roberto Perfumo, figura de River de 1975.

Quizás para compensarle su amor por el tango, a Perfumo se le compuso un sentido tema, titulado

“A Roberto Perfumo”, con letra de Onecco y música de Raúl Cobián. Este tango fue grabado por Raúl Cobián con acompañamiento de conjunto típico.

“Recio como un roble
En el choque recio,
Príncipe del área
Corazón guerrero.
Noble en la defensa
Y al embate fiero,
Seguro en el quite
Todo un caballero.
Como los maestros
Que la defendieron
En todas las canchas
Resulta primero.

¡Perfumo…!
Como un montonero
Con diez gauchos bravos
Te jugás entero.

¡Perfumo…!
La “blanca y celeste”,
Te dio el privilegio
De ser el primero.

Te brindo
Señor, caballero,
Famoso en el mundo,
En nombre del tango
Mi abrazo sincero.”

Finalmente, Perfumo conceptúa y aconseja, mediante la publicación de su libro, como ocurre con muchas figuras del fútbol, buscando conexiones con los futuros protagonistas de ese deporte. He aquí su síntesis:

Libros: Sinopsis de Jugar al Fútbol – 2 Edición.

Quien quiera entender cómo funciona el mundo, deberá entender el fútbol, anuncia Roberto Perfumo en las conclusiones de Jugar al fútbol. 

Y es que hoy, cuando la pelota ocupa el centro de la escena social, nadie más autorizado que El Mariscal, uno de los mejores defensores de la historia, para revelar los secretos del más popular de los deportes: las peleas internas, las camarillas, las cábalas, la importancia de la violencia dentro del campo de juego, el sexo durante los períodos de competencia, la depresión posterior al retiro, las inútiles discusiones sobre los sistemas tácticos. En su segunda edición aumentada, este libro se completa con un recorrido fotográfico por la vida de Perfumo, un comentario crítico sobre Francia 98 y una respuesta polémica a Juan José Sebreli. Jugar al fútbol, una verdadera cátedra, está destinado a convertirse en un clásico ineludible de la pasión de multitudes.

http://www.tematika.com/articulo/detalleArticuloRedireccionSEO.jsp?idArticulo=71036

En esta relación estrecha entre fútbol y tango que hemos venido desarrollando en espacios anteriores, aparece Roberto Perfumo como una figura que representa ambas pasiones. Llama la atención su gran conocimiento de la música ciudadana y específicamente la interpretación que sabía darle a las letras, en un contexto literario.

Su calidad humana y su carisma en todos los ámbitos de su desempeño, refleja el carácter y la capacidad de quienes, viniendo desde abajo, careciendo de las ventajas de otras personas, se convierten en verdaderos paradigmas para connotar el papel del deporte como generador de oportunidades, así sea por el esfuerzo individual.

Una vez más reconocemos la correspondencia biunívoca entre los acordes de un tango con sus cortadas y la filigrana que teje el futbolista en el campo representando a su club o a la selección nacional.
(John Cardona Arteaga
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente DIM
Medellín, julio de 2019)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *