Capsulas de Carreño

Rojo fue el color. Por Óscar Rentería Jiménez, Cali.

Por Óscar Rentería Jiménez, Cali

 

*Por su gran trabajo en el primer tiempo, América fue el justo vencedor del último clásico regional.

América mereció ganar, porque su rival sólo despertó en la parte final del segundo tiempo. EL técnico portugués acertó al ubicar a Juan Camilo Angulo como volante derecho y al mantener la misma titular que derrotó al Chicó.

Jugó 45 minutos iniciales con tremenda presión sobre el rival y al conseguir un gol de camerino en los primeros segundos, desmoralizó al Cali y en muchas jugadas le pasó por encima. Logró la segunda conquista a los 13 y el “ole” de inmediato apareció en la tribuna, con unos hinchas que no llenaron el estadio, pero que esperaban ese triunfo para ascender en la tabla y luego meterse entre los ocho.

Por el momento, quedan claras varias situaciones:
Primero, que América está despertando con el mismo Tulio Gómez como Presidente y dueño del equipo.
Segundo, que cuando los jugadores quieren, se cuidan y se entregan, otros son los resultados.
Tercero, que los portugueses al parecer tienen buen manejo de grupo y hacen la fácil.
Y cuarto, qué si la racha continúa, América estará en la final.


LA INDIVIDUAL
La figura hay que buscarla entre Juan Camilo Angulo y Lizarazo, jugadores claves para los goles y para desarticular al Cali con sus rápidos movimientos en la cancha. La defensa hizo de todo para evitar que el rival empatara, a veces con rechazos oportunos y pases precisos y en otras ocasiones lanzando el balón de punta y para arriba. Rivas y Bernal tuvieron un gran primer tiempo, Dájome no lo hizo mal y con Martínez Borja hay que reconocer que recuperó parte del terreno que había perdido.


EL CALI
El gol tempranero del América mató las aspiraciones del Cali, que nunca encontró en el primer tiempo la fórmula para recuperar su buen fútbol, ese que lo tiene entre los primeros de la liga, con una delantera eficaz y con una defensa que responde.

América lo presionó arriba, le quitó el balón en el medio con mucha facilidad y atrás en ese pedazo inicial del partido, nunca permitió que Benedetti creara y Sand ratificara su condición de goleador. En medio de tan tremendo fracaso y desespero, apareció la mano de Pelusso y con los cambios y algunas modificaciones en la cancha, la verdad es que en la agonía del juego, el Cali descontó  y se acercó al empate.


HISTORIA
Una vez más se comprobó que los clásicos no tienen historia y que el ganador siempre será el que mejor juegue ese último partido, sin tener en cuenta resultados anteriores y posiciones en la tabla. Cali llegó como favorito y América le ganó bien, porque fue superior al principio y supo aguantar al final.

En el Cali esta vez no hubo figuras. Algunos perdieron el norte con los dos goles iniciales del América y otros solo aparecieron cuando ya el reloj marcaba los últimos minutos. Se podría escribir que Andrés Pérez luchó, que Mosquera trabajó mucho por la izquierda y que Sambueza con su gol está pidiendo la titular. Los elogios no están para el resto del plantel, porque Roa, por ejemplo, se comió una opción de gol increíble y la inteligencia y calidad de Benedetti nunca se vio en el Pascual.

El Cali tiene que recuperar la segunda posición, ya que Patriotas suma un partido más y en relación con América, a sumar de a tres para volver a inscribirse entre los mejores.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top