Capsulas de Carreño

Sampaoli, el rockero del pueblo

Sampaoli y los elogios para Messi: «Esta no es mi selección, es la Selección de Messi.  Foto tomada del diario Perfil.

*El seleccionador de Argentina se implica en política, adora el cine y la música, y está lleno de tatuajes.

Por E. Yunta
ABC, España

Donde ahora emerge la figura de un hombre con aspecto de malote, tatuado por todo el cuerpo, musculoso y con la cabeza rapada, antes se descubría a un personaje con pintas de guiri, antiguo y con gorra y riñonera para hacer un completo.

Responden las dos descripciones al nombre de Jorge Sampaoli, que es el seleccionador argentino hasta que Leo Messi diga lo contrario. Porque en Argentina, como en el Barça, lo que diga el menudo delantero no se discute y el propio Sampaoli acertó con una frase indiscutible la pasada semana. «Esta no es mi selección, es la selección de Messi». Amén.

De todos modos, Sampaoli no es una simple marioneta, intervencionista, con largo recorrido en los banquillos y al que le llegó en 2017 la oportunidad de dirigir a su país, un caramelo envenenado porque no debe haber trabajos más exigentes que llevar a la albiceleste en la fase final de un Mundial. Lo hará en Rusia con el sentimiento compartido de que es ahí o nunca, pues Messi, que es medio equipo y parte del otro, cumplirá durante ese evento 31 años.

Los argentinos, únicos en el arte de debatir, miraron con recelo la llegada de Sampaoli al equipo nacional porque nunca había dirigido antes a un equipo del país. Como sus días de futbolistas terminaron en edad juvenil (a los 19 años sufrió una grave lesión de tibia y peroné y tuvo que retirarse), pronto se hizo un analista de la pizarra. Debutó en el Alumni de Casilda, localidad de Santa Fe en la que nació el 13 de marzo de 1960. De ahí se le sacó una mítica foto subido a un árbol y dando instrucciones desde las ramas porque se le expulsó previamente, una foto que impulsó su carrera. Sampaoli, que ama el cine, es mucho más pasional de lo que aparenta.

Pero su estreno en la élite llegó en Perú, en donde echó un buen puñado de años antes de dar el salto a Chile, su verdadero trampolín. Del O’Higgins se fue al Emelec ecuatoriano y fichó por la Universidad de Chile, uno de los clubes con más tirón del país. Se convirtió en un auténtico ídolo y se ganó el cariño de todo el pueblo chileno, tanto que le concedieron el privilegio de llevar a la selección con el objetivo de clasificarla para el Mundial de Brasil. Sobra decir que lo consiguió y que ahí, entre otras cosas, le pegó un repaso a España en Maracaná tremendo que certificó la eliminación del conjunto de Vicente del Bosque. En 2015 conquistó la Copa América y luego llegó su fichaje por el Sevilla.

Resumido brevemente su currículum, forjado en un estilo de juego reconocible, de Sampaoli también interesa el personaje, transgresor desde la cuna. Ayer, por el Wanda, se le vio con chándal, justificado porque había entrenamiento, pero lo cierto es que da igual el momento y la situación: él siempre lleva chándal y cuentan incluso las malas lenguas que en un contrato puso la condición de no tener que vestir traje.

Bromista cuando toca pese a lo que indica su apariencia, Sampaoli está comprometido con las causas sociales y con los más necesitados. De hecho, a finales del pasado año se armó un revuelo morrocotudo en Argentina porque le faltó al respeto a un agente de tráfico de Casilda después de la vida de su hija. «Me haces caminar dos cuadras. ¡Boludo! ¡Ganas 100 pesos por mes, gil!», exclamó. Fue cazado y Sampaoli salió de inmediato a pedir disculpas. Las redes sociales echaban fuego.

Es complicado encontrar un trozo de brazo de Sampaoli limpio. «No se vive celebrando victorias, si no superando derrotas», se lee en uno de sus tatuajes, una frase pronunciada por Ernesto «Che» Guevara. La mayoría de los dibujos que adornan su cuerpo sirven como reivindicaciones y también para expresar su pasión absoluta por la música y por los grupos de rock. Sampaoli, enganchado a la doctrina del Loco Bielsa, quiere ponerle música al baile de Messi en Rusia.
(Fuente: Diario ABC, España)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top