Capsulas de Carreño

Santa Fe 1971: un gran campeón

La foto es del torneo Apertura, el domingo 28 de febrero de 1971 Santa Fe perdió 1-0 con Millonarios. De pie: Manuel Ovejero, Jaime Rodríguez, Miguel Basílico, Manuel «Maracaná» Manjarrés, Leo Aguirre y Domingo «Tumaco» González Hincados: Miguel Arce, Walter Moraes «Waltinho», Víctor Campaz, Pedro Alzate y Dragoslav Sekularac. El crack yugoslavo pasó a Millos para el torneo Finalización. Foto del libro de Santa Fe, de Guillermo Ruiz.

*50 años de la quinta estrella, 10 de febrero de 1972.

==

Por Juan Manuel Uribe.
Historiador – Columnista Cápsulas.

 

Hace 50 años (y un mes) Independiente Santa Fe conquistó la quinta estrella en una final sensacional, una de las mejores del campeonato colombiano.

El conjunto cardenal pasaba como desapercibido, pero todo el año estuvo al acecho hasta que dio la estocada final. Fue tercero del torneo Apertura y apurado fue segundo del Finalización, que otorgaba el último cupo para la final entre cuatro.

Nacional, ganador del Apertura, buscaba ser campeón del año sin jugar la final ganando el Finalización, pero una vez perdida tal opción le quedó ser segundo de esa fase para llevar la final a triangular, lo que Santa Fe impidió en franca lid.

Toza Veselinovic (pronunciado Veselinovich), técnico serbio (entonces era yugoslavo), convenció a todo el mundo del fútbol en Colombia por su campaña en el Santa Fe de 1970 y lo que llevaba del 71, lo que le valió ser designado técnico de la selección preolímpica para el próximo torneo que empezaba en noviembre siguiente, primera selección y certamen que afrontó la definitiva FCF, creada por Coldeportes en junio de ese año y que heredaba el manejo del Comité de la Fifa, sucesora a su vez de la primigenia y malograda Adefútbol.

RELEVO TÉCNICO

Toza aceptó el cargo de seleccionador y recomendó para Santa Fe a su compatriota Vladimir Popovic (Popovich) que estaba en el Deportivo Italia de Venezuela, a donde había llegado dos años antes al Portuguesa de Acarigua, la misma época de la llegada de Toza al Santa Fe.

El domingo 10 de octubre se hizo el relevo en el estadio Pedro de Heredia (el Jaime Morón), cotejo que Real Cartagena ganó 1-0 a Santa Fe, con la presencia de ambos entrenadores. No se esperaba que un equipo de la retaguardia de las posiciones, aun siendo local, venciera a uno de la vanguardia. Tras esa fecha, la 14ª o 1ª de la segunda vuelta, Nacional era líder con 18 puntos, seguido por Once Caldas (que había arrancado liderando, pero caería al 6o) con 17, Millonarios (y un partido menos que ganaría) y América con 16 y Santa Fe y Cali con 15. Las posiciones muy apretadas cambiarían en lo que restaba que era la mitad del campeonato, menos una fecha.

Y el relevo técnico en Santa Fe fue crucial y no porque el manejo de Toza Veselinovic fuese flojo sino por un hecho táctico sutil que resultó capital. El Santa Fe del 71 dirigido por Toza iba perdiendo el bilateral con el Nacional de José Curti: 1-0, 1-1 y 4-3 y el Santa Fe dirigido por Popovic dominará al Nacional de Curti: 3 empates y 3 victorias, la última de ellas la noche del título. Y la razón: Toza salía a jugar de tú a tú y en ello perdía ante ese Nacional que proponía y elaboraba juego todo el partido, mientras que Popovic salía a esperar al equipo de Curti y a contragolpearlo.

Y así le ganó el clave partido del miércoles 8 de diciembre 2-1 en el Atanasio Girardot y que significaba la clasificación del Santa Fe, pues se daba por descontado que haría el punto que necesitaba de los cuatro restantes en Bogotá y eso si Nacional ganaba los últimos dos que tenía en juego (Santa Fe tenía un partido aplazado con Junior).

En ese cotejo en Medellín Santa Fe, después de aguantar los ataques del rival, se fue en ventaja con gol de Walter Sossa. Y apenas comenzaba el segundo tiempo (a los tres minutos) Víctor Campaz anotó el 2-0 con su característico estilo de regar rivales cuando los agarraba uno a uno: regados quedaron Gilberto Osorio, Téofilo (su hermano), Óscar Calics y el golero Raúl Navarro, y anotó en la puerta vacía. Gol de antología y de plena importancia pues Nacional descontaría, pero no empataría y sólo el triunfo le servía al Santa Fe.

El conjunto verdolaga perdió el invicto local de más de un año (desde octubre del 70) y de 30 fechas, pero más importante fue el cupo de finalista para un rival que lo iba a dominar, ese Santa Fe de Popovic y claro de Ovejero, Basílico, Cañón, Campaz y compañía.

La final fue cuadrangular con Millonarios ganador del Finalización y Cali como segundo del Apertura).

Independiente Santa Fe superó a Nacional 1-1 y 3-1 y a Millonarios 0-0 y 1-0, este con gol de Víctor Campaz en jornada capital pues Santa Fe pasó al liderato con 7 puntos, sobre los 6 de Millos que tuvo la opción de ser campeón si ganaba ese clásico, por supuesto con El Campín de bote en bote (y en época de convivencia de las hinchadas, tanto adentro como afuera del estadio). El coco para Santa Fe fue el Deportivo Cali, cuarto del cuadrangular, pues le empató 2-2 en Bogotá y lo venció 2-1 en el Pascual Guerrero, en la última fecha que la victoria daba el título al conjunto cardenal o aun el empate si Millonarios no le ganaba al Nacional en El Campín. Esa noche del miércoles 29 de diciembre pudo ser campeón Santa Fe o lo pudo ser Millonarios o podían haber empatado el primer puesto los dos equipos capitalinos, pero la combinación dada fue el empate entre Santa Fe y Nacional.

PRESIDENTES DE LA ÉPOCA

El Colombiano, viernes 11 de febrero de 1972.

La Dimayor tenía establecido que si había empate entre dos conjuntos, se recurría a desempate en partidos extras. El desempate estaba previsto para el domingo 2 de enero y el jueves 6 y el 9 si se requería el tercer partido. Pero ante las festividades del año nuevo los presidentes Hernando Carrillo del Santa Fe y Hernán Botero del Nacional decidieron salir a vacaciones y dejar el desempate para finales de enero.

El domingo 30 de enero de 1972 se hizo el partido de ida en Medellín y el jueves 4 de febrero en Bogotá y ambos se fueron 0-0 con muy pocas opciones de gol, la más clara de las cuales fue en el arco norte del Atanasio Girardot cuando Víctor Campaz en contragolpe estrelló el balón en el horizontal de Raúl Navarro. El partido de El Campín fue televisado por Inravisión, hecho nada habitual de la época en Colombia, y tras hablarse de televisar el tercer partido en Cali, no se hizo.

FINAL ESPECTACULAR

Ese cotejo fue el jueves 10 de febrero de 1972 en el estadio Pascual Guerrero. Y tras 180 minutos más bien opacos, los 90 finales resultaron espectaculares.

A los cuatro minutos ganaba Santa Fe con globito de Miguel Arce ante Raúl Navarro. Y apenas comenzado el segundo tiempo el mismo jugador vallecaucano con clase y de zurda puso el 2-0. Nacional empató en cuatro minutos, entre los minutos 17 y 21. El descuento por Jorge Hugo Fernández y el 2-2 en un entrevero tal que las crónicas dan anotador a Oscar Calics o a Javier Tamayo, que fue el que empujó el balón en la última instancia. Estaba establecida la media hora extra y la definición por penales, pero la sentencia llegó por Pedro Alzate, que Popovic entró por Arce, con un remate desde el borde del área que sorprendió a Navarro. Los ocho minutos restantes tuvieron el nuevo empuje verdolaga y la eficiente resistencia cardenal, que mantuvo el 3-2.

Miguel Ángel Arce tuvo su noche estelar, remplazó con lujo a Walter Sosa e hizo olvidar a José Luis Cruz que, contratado para 1972, se pidió jugara, lo que, por supuesto, no podía ser porque se trataba de un partido del campeonato de 1971. Y Pedro Alzate, surgido en el Nacional de 1969, había pasado al Santa Fe de Toza, cuyo apoyo a los jóvenes fue evidente (él, Luis Montaño, “Tumaco” González, Leo Aguirre, “Chiqui” García, Jaime Rodríguez, Heliodoro Vásquez, Vicente Rebellón, Campaz y el mismo Arce, que era un poco mayor).

PROTAGONISTAS

Alineaciones la noche del jueves 10 de febrero de 1972.
Independiente Santa Fe: Manuel Ovejero (argentino) – Heliodoro Vásquez, Miguel Basílico (arg.), Jaime Rodríguez y Leonidas Aguirre – Waltinho (brasileño), “Tumaco” González y Alfonso Cañón – Víctor Campaz, Miguel Arce (Pedro Alzate) y Luis Montaño.

Atlético Nacional: Raúl Navarro (arg.) – Gerardo Moncada, Oscar Calics (arg.), Teófilo Campaz (Hernando Piñeros) y Jorge Ortiz – Abel Álvarez, Tito Gómez (arg.) y Jorge Hugo Fernández (arg.) – Gustavo Santa, Javier Tamayo y Leonidas Hurtado. El arbitraje muy bueno, se puede decir perfecto, fue del argentino Luis Pestarino, con líneas de Guillermo “Chato” Velásquez (pereirano) y Gilberto “Mecato” Aristizábal (manizaleño).

(En 1969, la Dimayor había vuelto a permitir los cambios de jugadores además del arquero: uno, serían dos a partir de 1972).

Vuelta olímpica en Cali, encabezada por Alfonso Cañón. Del libro La Gran Historia del Santa Fe, de Guillermo Ruiz Bonilla.

COLOFÓN.

La dirección técnica de los dos entrenadores yugoslavos (serbios, ambos) se destacaba por la preparación física y por soltura o rotación de algunos: Domingo González, volante de contención lo hacía a veces de lateral derecho, Luis Montaño era puntero izquierdo o volante mixto, Alfonso Cañón cuando salía de puntero derecho era otro volante y el comodín principal era Luis Augusto García. Y la creación del Santa Fe era colombiana con dos futbolistas geniales: Alfonso Cañón y Víctor Campaz: habrían brillado en cualquier torneo del mundo.

De la gran hinchada del Santa Fe de la época, saltan a la vista tres personajes muy destacados de la vida nacional: Daniel Samper Pizano, Fernando González Pacheco y Yamid Amat.

Las seis primeras estrellas de Santa Fe tuvieron el común denominador de no arrancar de favorito y de terminar campeón con la aquiescencia absoluta de todos. Esa regla se confirmó sin excepción alguna.

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Manuel Uribe

    14 marzo, 2022 at 8:55 am

    EL RECUERDO DE SEKULARAC
    El paso de Dragoslav Sekularac de Santa Fe a Millonarios, del Apertura al Finalización, fue sonoro por supuesto. Y Santa Fe fue campeón sin el crack europeo, que pudo ser campeón con Millonarios. De hecho, el equipo azul ganó el segundo torneo y era líder con dos partidos por jugar en El Campín. Y los perdió ambos 1-0, con Santa Fe y Nacional. Y el técnico de Millos era Gabriel Ochoa, que se vio sorprendido como nunca por la forma como se le escapó el título de 1971. Por su parte, Sekularac, que desplegó su gran fútbol ese año, era ya díscolo. En el 72 se fue al América y cerró por lo bajo su carrera.
    Juan Manuel Uribe

    Hincha de Colombia
    Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top