Capsulas de Carreño

Se cumple con el objetivo.

Por  Saúl Restrepo.

 

 

*Otro reto y otro momento, posiblemente contra Tolima. Némesis en donde se le meterá mas presión por este motivo.

==

Nacional dio la impresión que pasó jugando con más falencias que aciertos, cosa que en muchos aspectos es cierto. Pero al ver su rendimiento, fue el mejor de su cuadrangular; el que más anotó y el único que no perdió.

Al verde le salió bien no ser el favorito, esa atención recayó sobre Millos, eso por haber terminado regular antes del octagonal, así estuviera en el anticipadamente. Esa preferencia estaba en otro y eso ayudó muchísimo.

Al ver los 6 partidos, su juego fue parejo dentro de todo, es decir; empatar cuando se podía y ganar cuando lo necesitó, ese balance especial se les dio.

Hay otras dos cosas que sumaron para ser finalista; Cambiar el estilo de juego. Desconcertó a los rivales que lo tenían estudiado, ya no fue predecible conceptualmente. Y el factor de la suerte. Este último jugó en favor y con cada equipo que se enfrentó. Hasta el Bucaramanga se los comió a boca de jarro. En Bogotá pegaron el palo y a Borja se le salió la cadena.

Lo otro y no menos importante es: Sobrellevar las malas decisiones arbitrales. Esto si es un factor común en cada partido. Anoche no fue la excepción. A Rojas solo le faltó bajar a cabecear los centros de Viera.

En los seis partidos equivocaciones en contra, luego compensaciones por las mismas y luego otra vez, ante alguna duda, les pitan de nuevo en contra.

Es muy raro que con cualquier juez les vaya mal. Es extremadamente extraño e improbable esta eventualidad. No importa el fulano que pite ni el VAR que toque, todos se equivocan, que cosa tan particular como peculiar, singular, curioso, caprichoso, insólito, inusitado, inusual, excepcional y demás sinónimos que nos da el castellano, con lo cual pues no es casualidad.

Hasta Roldan, que es mas o menos el que ejerce no tan ‘pior’ y pedalea. Entendible porque si llega el verde a la final, pues él no las puede pitar.

La final ya es otra cosa, es otro reto y otro momento, posiblemente contra Tolima. Némesis en donde se le meterá mas presión por este motivo.

Ya tienen que estar trabajándole la cabeza a los jugadores para tener la fortaleza de soportarlo y no jugarles a ellos en favor de sus habilidades, como lo es su ya clásico, proverbial, mítico y legendario contragolpe.

P.S. Las gallinas se quedaron sin excusas por su resultado de anoche.
Que los otros les ganaron a punta de botar tiempo y de estropearles el juego fingiendo. El Bucaramanga no juega así y los pone en su sitio. Entonces; ¿Cuál es la disculpa ahora?
Saúl Restrepo

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top