Capsulas de Carreño

Se portan mejor en Europa (Walter Vargas, ole.com.ar)

Walter Vargas

Por Walter Vargas,
ole.com.ar
*Por qué será que algunos cracks sudamericanos en Europa son tiernas palomitas y no bien bajan del avión se vuelven más peligrosos que un elefante en un bazar.

 

Más allá, a muchos kilómetros de la pica futbolera con Brasil, la severa sanción aplicada a Neymar da pena en la medida que nos priva de una de las grandes estrellas de la Copa América. Así lo formulamos cuando quedó afuera del Mundial y ahora no avizoramos un elemento que modifique esa declaración de principios: toda competencia atrae más y cobra lustre cuando están los mejores.

Pero una cosa es ver los partidos desde la tribuna porque se ha sufrido una lesión y otra cosa es ver los partidos desde la tribuna por la cajita infeliz que consumó Neymar: primero tiró un pelotazo contra un rival, después cabeceó a otro y una vez expulsado insultó y amenazó al árbitro. ¿Qué pretendían quienes ven conspiraciones donde no se entrevén? ¿Una amonestación de sala celeste, un telegrama de congratulación, una postulación al Nobel de la Paz?
Ya sabemos que Neymar está lejos de ser el más odioso de la vereda, que lleva un saludable vínculo con su posición, con su fama, con sus seguidores, con sus compañeros e incluso con sus rivales. Tal vez, como infieren en Brasil, lo ha sacado de su eje la delicada situación procesal que afronta su padre, metido en un enorme lío por evasión de capitales.

Pero los atenuantes son insuficientes para celebrar políticas de hijos y entenados. Arturo Vidal derrapó de forma literal y lo recompensaron con un crocante “aquí no ha pasado nada”. Neymar derrapó de forma simbólica y recibe algo más ajustado a lo que merece.
Queda por preguntarse por qué será que algunos cracks sudamericanos en Europa son tiernas palomitas y no bien bajan del avión se vuelven más peligrosos que un elefante en un bazar.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top