Capsulas de Carreño

Sebastián Araujo, portero del BFC: No decidí ser arquero, decidí ser valiente

Líder, es la palabra que mejor define a Sebastián Araujo según sus compañeros. Cortesía: @afosuarez

Por Nas Beltrán Freire
@Nasbeltran

Sebastián Araujo es un portero Barranquillero de 22 años que cumple su sueño en uno de los equipos de su tierra; en lo que va del año acumula su mejor temporada bajo los 3 palos del equipo de Curramba, junto a Barranquilla F. C. llegó a los cuadrangulares finales por el anhelado ascenso a primera división.

El fútbol fue el deporte que desde pequeño su padre le inculcó, la mejor herencia que este le dejó, y para quienes desde ya se preguntan, sí, inició su proceso como portero, aunque en algunas ocasiones sus entrenadores lo usaron como defensor central o delantero gracias a su estatura, la verdad no lo hacía mal, pero él sabía que su destino estaba ahogando los gritos de gol.

Inició a los 6 años en «Las Palmas» equipo del barrio donde nació y creció, donde las calles fueron testigo de no sólo sus primeros pasos, sino también cómplices del sueño de volar bajo 3 palos, o bueno, en ese momento bajo los marcos de las puertas de sus vecinos.

Estar bajo los tres palos es su mayor sueño y hoy lo cumple gracias al Barranquilla F.C. Cortesía: @afosuarez

Araujo recuerda bien su infancia junto a un balón de fútbol más sus amigos, amigos a los que colocaba a patear en las terrazas que fueron sus primeros campos de entrenamiento, pero que en su imaginación eran estadios colmados de hinchas, todo esto como reflejo de su gran sueño, ser arquero profesional.

De allí pasa a jugar en «La Arenosa» donde con 13 años comienza a participar en torneos nacionales. En 2014 viste por primera vez la camiseta de la selección Atlántico y a su vez llega al Barranquilla F.C. donde pasa todo el año en dicho club. Ese momento para Sebastián fue importante porque no sólo vestía la camiseta de su departamento y llegaba a un club profesional, sino porque empezaba a ver al fútbol como el estilo de vida que quería adoptar.

Con 15 años notó que este deporte le brindaría facilidades, claro, siempre y cuando se esforzara más y trabajara sin cansancio para lograr todos esos avances y sueños con los que espera sacar adelante a su familia, poder devolverle a su mamá lo mucho que ha invertido en el camino recorrido y los sacrificios realizados para sacarlo a él y a su hermano adelante.

Luego en 2015 pasa al Junior para hacer parte de la categoría Sub-20, un año después vuelve al Barranquilla para seguir su proceso con miras al profesionalismo. En 2017 fue subcampeón con este último de la Super Copa Juvenil Sub-20, final que disputaron VS Equidad.

En este mismo año, Sebastián recibió su primera convocatoria profesional VS Real Santander por el Torneo Águila, exactamente un 3 de julio, desde allí comenzó a ir al banco de suplentes y por lo menos en esa temporada hizo parte de él en 8 oportunidades.

Para nadie es un secreto que el camino de los porteros en el fútbol profesional es más complejo, comparado con otras posiciones de este deporte, cuan difícil la tienen ellos no sólo para lograr el anhelado debut, sino para mantenerse en el equipo titular del club donde jueguen; es por eso que el año 2018 tiene un valor especial para ‘Sebas’.

Para quienes lo conocen no es un secreto la gran amistad que existe con su compañero Reinaldo Fontalvo, se conocen desde hace un buen tiempo y han vivido situaciones similares gracias a compartir la misma posición, es por eso que ellos se denominan hermanos. Debido a esto y a que a Fontalvo el Barranquilla F.C. le estaba realizando proceso de Selección Colombia Sub-20, el debut de Araujo se veía un poco lejano, pero su compañero no lo dejó de apoyar y le recordó siempre que su momento llegaría y de buena forma, no por una lesión o expulsión de él.

Como si el destino se lo hubiera adelantado, Reinaldo tenía razón. Él tendría que ausentarse por el llamado a microciclo de preparación de la Selección Colombia y la oportunidad para Sebastián llegaría el 30 de septiembre VS Deportes Quindío. Araujo relata esa semana como «fue de ensueño, comenzaba a vivir despierto lo que muchas veces dormido soñé» y aunque el resultado fue adverso para el equipo, el momento que tanto anhelaba y que tantas vueltas daba en su cabeza antes de dormir llegó dejando buenas sensaciones personales sin importar el marcador.

El semestre pasado tuvo su mejor temporada, acá VS Leones. Cortesía: @afosuarez

En lo que va de 2019, sus números han aumentado. La temporada que finalizó le dejó 15 juegos en sus estadísticas, 14 como titular, uno como cambio y fue en 7 oportunidades al banco de suplente para un total de 1289′ jugados, allí en 6 oportunidades logró sacar su arco en cero, esto solo por Torneo Águila; pues en Copa disputó un juego más para que en total sume 16 partidos esta temporada.

Creció personal y profesionalmente con la experiencia de los cuadrangulares finales, bueno, no solo él, todo el equipo. De ello resalta la importancia de aprender de este camino más la forma en cómo lo afrontaron pues todo esto les ayuda a crecer para en la próxima temporada saber cómo plantear los juegos pues no será algo nuevo para ellos como en esta oportunidad.

Sebastián es un portero al que siempre le resaltan el liderazgo, pues al preguntarle a sus compañeros, no dudan en pronunciar la palabra líder antes que cualquier cosa, ese es un factor que indirectamente él ha trabajado ya que con el tiempo notó de su presencia y lo ha desarrollado de buena forma. Como portero es ágil, rápido, seguro y con buenos saques, se nota siempre el trabajo constante y duro que realiza pues si algo no le pueden quitar a Araujo es la buena forma en la que se entrena.

Como todos, entiende que hay factores a los que les debe dedicar más trabajo, ellos son: el juego aéreo, el juego con los pies que quizá se ha vuelto un factor importante y necesario en el fútbol actual; esto no porque tenga falencias, sino porque son tan necesarios en el día a día que merecen un poco más de dedicación.

Como persona ‘El Sabio’, como lo conocen algunos en el mundo de este deporte, es una persona integral, con un corazón enorme que siempre trata de ayudar a quien lo necesita, amable, respetuoso, responsable y lleno de muchas virtudes, tranquilo y temeroso de Dios, sencillo, con un buen sentido del humor pero temperamental cuando la situación lo demanda. Dentro de sus sueños está ir a Europa a jugar en el fútbol de élite, pero también ser alguien útil para la sociedad, el referente de las futuras generaciones que quieran como él algún día quiso, pararse bajo los 3 palos y volar por sus sueños.

Internacionalmente tiene empatía con Keylor Navas gracias al tipo de persona que es, su espiritualidad hace que sienta una conexión con el portero tico, además de Manuel Neuer y Marc Ter Stegen por las condiciones que demuestras en el viejo continente. En el plano nacional resalta a quien más cerca ha tenido que es Sebastián Viera, un arquero de experiencia que está allí por una razón.

«Muchos olvidan que el futbolista es persona», esta frase podría ser una de las más importantes que él ha escuchado a lo largo de su formación, y es que para nadie es un secreto qué es el diario vivir para todos aquellos que decidieron formar parte del mundo del deporte que más emociones despierta a lo largo del planeta, más si estamos hablando de su posición, una en la que no sólo es el diferente del campo de juego, sino que también es desagradecida, pues por un mínimo error ellos, los arqueros, pasan de ser héroes a villanos en cuestión de minutos.

Su familia ha sido fundamental en todo su proceso, en su momento sólo su padre era quien tenía una relación con este deporte, pues su madre y hermano no eran muy allegados a este, salvo por Sebastián quien se volvió la conexión hacia el fútbol. Pero antes que cualquier cosa ellos han sido quienes han estado ahí para no dejarlo caer, le han dado ánimo, fuerza y lo han apoyado incondicionalmente en la búsqueda de sus sueños. Ni que decir de la formación y guía, de la toma de decisiones que hoy lo tienen cumpliendo poco a poco sus propósitos y en donde ellos siguen cumpliendo un papel importante.

Su madre, Martha Lemuz, al comienzo no estuvo muy de acuerdo con el tema de ser arquero, ella le hacía énfasis en que estudiara y no gastara tanto tiempo jugando fútbol, mientras por el otro lado, su padre, Luis Araujo, fue quien le apoyó en todo, compra de implementos, lo llevaba a los entrenamientos, iba a los juegos y demás, en vida fue quien estuvo pendiente de cualquier detalle de su proceso y Sebas relata que lo recuerda como alguien exigente y el mejor crítico que tenía luego de sus juegos. Con el tiempo su madre comenzó a apoyarlo en este camino y es hoy quien disfruta, junto a su hermano, de los pasos que va dando Sebastián tras la búsqueda de sus sueños.

El sabio’ con sus 1’86, defendió el arco de BFC esta temporada llegando a cuadrangulares finales. Cortesía: @afosuarez

En todo este proceso sus compañeros también han jugado un papel fundamental, o bueno sus «Ángeles» como el mismo Sebastián los denomina, personas como Daniel Padilla, Reinaldo Fontalvo, Homer Martínez, Sergio Pabón, Iván Scarpeta, Carlos Esparragoza, entre muchos… Pues son ellos con sus consejos quienes han ayudado a que se de una evolución en este deporte, además de acercarlo más a Dios y contribuyeron con su espiritualidad y quienes en su momento, cuando la situación se tornaba difícil, lo ayudaron también económicamente.

A ello sumarle a Andrés Peláez, entrenador de arqueros del Barranquilla F.C. quien es pieza fundamental del proceso de Sebastián como portero, algún día él le dio un consejo que le quedaría guardado en la memoria a Araujo, «que lo que digas, lo hagas y lo que eres, parezcas» consejo que le dieron por un corte de cabello pero que lo marcaría como persona para ponerlo en práctica cada día de su vida.

Pero no todo siempre fue color de rosa en la vida de este arquero Barranquillero, si alguien ha afrontado días grises y en varios matices es Sebastián Araujo, pues en algún momento, exactamente en 2017, quiso dejarlo todo, retirarse del fútbol y conseguir un empleo con el cual generar ingresos ya que su familia no pasaba por un buen momento económico, allí aparecen Cesar Poveda y Jean Carlos Torres quienes fueron sus DTs en esa época, con un gran consejo, pero antes que ello con sus historias de vida «Dáselo todo al fútbol, que el fútbol te lo devolverá todo», hoy en día Sebastián cuenta que el fútbol le ha devuelto mucho más de lo que él ha entregado, por eso día a día trabaja fuerte por este sueño.

Sebastián Araujo es de esas personas que deben llegar más seguido al fútbol profesional, no sólo por las condiciones en el campo de juego, sino porque sabe el papel que representará en la sociedad y entiende cuan importante es aportar a la formación y vida de los demás. Está dando sus primeros pasos pero desde ya entiende el papel que juega para las futuras generaciones y el impacto que llegará a tener en ellas tras cumplir sus sueños. Ya veremos qué le depara el segundo semestre con el Barranquilla F.C. donde seguramente seguirá sumando minutos profesionales y donde continuarán siendo protagonistas en el Torneo Águila.

Sebastián Araujo, portero que cumple el sueño en uno de los equipos de su tierra.


FICHA TÉCNICA

Nombre: Sebastián Araujo Lemuz
Fecha de Nacimiento: 19 de junio de 1997
Lugar de Nacimiento: Barranquilla, Atlántico
Posición: Portero
Estatura: 1’86 Mts
Piena áabil: Derecha
Dorsal: 22
Hobbies: Ver películas, pasar tiempo con sus amigos y familia, leer, hacer ejercicio.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *