Capsulas de Carreño

Ser futbolista, no es tarea fácil.. Por Alejandra Jiménez Echeverri

 

 Por Alejandra Jiménez Echeverri.

 

 

 

*Ojalá algún día la Federación y Difútbol vigilen malas prácticas de algunos Dts del fútbol aficionado.

 

Pasar hambre, vivir en lugares deplorables y en ocasiones pagar para poder ingresar en un equipo de fútbol, es lo que viven a diario miles de jóvenes con sueños y metas para llegar al tan anhelado debut en el fútbol profesional colombiano, que en la gran mayoría ese sueño llega a ser frustrado.

Hoy en día para llegar al profesionalismo se necesita más que talento y disciplina. Desafortunadamente pesa más tener un buen representante, o tener dinero para acceder a las pretensiones y pagar sumas absurdas para que un entrenador, incluso de baja categoría, lo pueda poner a jugar.

Lo triste de la situación es que los sobornos oscilan entre 8 y 16 millones de pesos, según lo afirman algunos jugadores juveniles (cuyos nombres voy a omitir por evitar represalias, o aspectos que los puedan perjudicar en su carrera deportiva), quienes mencionan que esa es la tarifa para poder llegar al tan anhelado debut profesional.

Jugadores como Juan Fernando Quintero o James Rodríguez, son algunos referentes en el ámbito profesional, pero los juveniles no tienen en cuenta los sacrificios que tuvieron que hacer en algún momento de sus vidas para llegar a la élite en donde están ahora.

En Antioquia, cerca de 10 mil jugadores juveniles están inscritos en la Liga Antioqueña de Fútbol y de estos solo el 3% logra cumplir su objetivo de llegar al profesionalismo, lo que indica que no es una tarea fácil como muchos creen.

No solo es llegar a esta instancia, es mantenerse, es seguir trabajando a diario y principalmente, es esperar que la Federación, la entidad principal del fútbol colombiano, regule y vigile estas malas prácticas y eviten que a través de los sobornos se trunquen millones de sueños.

Compartir:

Un comentario

  1. jose ignacio lopez

    27 febrero, 2021 at 3:50 pm

    *Por columna de Alejandra Jiménez
    Sra Alejandra la felicito por tocar este difícil tema, práctica que ya se hizo costumbre en todos los ámbitos. El niño desde muy pequeño lo reciben siempre y cuando los padres de este infante tengan una cuota para el entrenador, cuota que disfrazan de mil maneras y es un chantaje.
    José Ignacio López, Itagüí

    Hincha de D.I.M.
    ITAGUI

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top