Capsulas de Carreño

Sólo ellas…  Escándalo que pica y se extiende

Paul Riley fue despedido de manera fulminante del equipo North Carolina Courage luego de la denuncia de varias jugadoras que dijeron que las acosaba. Él, sin embargo, negó las acusaciones. El FBI empezó las investigaciones.

POR WILLIAMS VIERA, desde USA.

 

El actual escándalo en el fútbol profesional femenino de Estados Unidos se venía cocinando de tiempo atrás y ahora que una investigación del medio digital ‘The Athletic’ sacó a la luz los trapos sucios y desde este instante se alborotó el ambiente por el abuso a las jugadoras de parte de entrenadores y propietarios de equipos que integran la ‘National Women’s Soccer (NWSL, sigla por su nombre en inglés).

Más se demoró la denuncia en ser publicada en las redes sociales y en ser noticia de primera página en el Washington Post y de inmediato La FIFA anunció que investigaría las acusaciones.

El Post, en su edición del pasado jueves, 30 de septiembre, en la parte derecha, en dos columnas, ocupando el quinto lugar en importancia, tituló: “Las jugadoras de NWSL se expresan en medio de denuncias de abuso: ‘Hay que quemarlo todo’…”.

Los lectores del diario creyeron, en principio, que se trataba de otra pataleta de las jugadoras con respecto al aspecto salarial y su participación con la Selección de Estados Unidos en los diferentes torneos mundiales, pero al leer las 10.000 palabras del extenso trabajo periodístico, se alborotó el ambiente debido a los vejámenes que muchas futbolistas han sufrido a lo largo de los 10 años que lleva funcionando la Liga que, durante la mayoría de ese tiempo, ha sido manejada por hombres.

Se detona el escándalo

‘The Athletic’ abrió el camino de la denuncia al contar que el entrenador inglés Paul Riley al servicio de North Carolina Courage, había coaccionado a varias jugadoras para tener sexo a cambio de ser titulares en el equipo.

Riley fue destituido de manera fulminante luego que dos ex jugadoras, Sinead Farrelly y Meleana ‘Mana’ Shim, dieron a conocer la conducta inapropiada del técnico.

Farrelly, quien estuvo en tres equipos diferentes en distintas ligas, narró que se sintió forzada a practicar sexo con Riley y el mismo iba desde el oral, en ocasiones en el vestuario, hasta ser llevado a un hotel de paso cuando ella estuvo en el Philadelphia Independence.

La revelación de las jugadoras anteriores fue confirmada por Alex Morgan, figura de la selección estadounidense y ex jugadora del Portland Thorns, equipo en el que jugó bajo las órdenes de Riley: “Ellas dicen la verdad. La NWSL, incluida la Comisionada Lisa Baird, conocía de los abusos porque se les informó”.

Mientras tanto, Riley negó las acusaciones y dijo: “No he tenido relaciones sexuales y menos les he insinuado que las tengan conmigo”.

Sinead Farrelly destapó el escándalo con Paul Riley, técnico inglés en la NWSL, en el momento que dijo que “es un puerco. Me obligaba a tener sexo oral y relaciones sexuales para que pudiera jugar”.

OTRO TEMA

De igual manera, el Post, en su informe, dio a conocer del abuso verbal y emocional que realizaba el ex entrenador del Washington Spirit contra sus dirigidas.

Las publicaciones llevaron a Baird, en principio, a cancelar los partidos que faltan para terminar el campeonato de 2021. Sin embargo, después presentó su dimisión del cargo que ocupaba en la NWSL.

Este escándalo apenas se inicia y el mismo ya pica y se considera que se extenderá, al menos así lo dio a entender la FIFA cuando publicó en un comunicado que “todo aquel que sea declarado culpable de mala conducta y abuso en el fútbol deberá ser llevado ante la justicia, sancionado y retirado del juego”.

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top