Capsulas de Carreño

Son de la Loma. Viajó Pastor. Por Rubencho.

Aquí Todelar, Radio Popular, en la Avenida San Juan de Medellín, donde originaba su programa todas las tardes. Pastor Londoño, q.e.p.d. Foto Julio César Herrera, archivo El Tiempo.

Por Rubén Darío Arcila.

 

Como en los buenos clásicos, Pastor Londoño alcanzó los noventa – el tiempo reglamentario – y jugó el adicional a plenitud, minuto a minuto. La memoria le alcanzó – en reciente entrevista – para recordar el mejor gol de sus históricos relatos, por allá en la década del setenta…

«El Campín estaba abarrotado de público a pesar de la fuerte lluvia que cayó esa tarde sobre Bogotá. A falta de siete minutos para el final, América ganaba el partido 2 – 1 y la ilusión de clasificar se desvanecía. El rojo logró empatar pero la victoria parecía lejana con el correr de los minutos».

Transcurría el tiempo de adición y llegó el milagro. Recúpero tomó un balón en mitad de la cancha y envió un pelotazo al borde inferior izquierdo, sobre el arco norte del «potrerito de la 57», como decía Carlos Arturo Rueda, y allí justamente apareció el goleador e ídolo argentino Carlos Alberto Pandolfi  con un particular salto, el impacto de cabeza superó al arquero, ante una mala salida, y el balón entró llovido lentamente.

Estalló la ciudad y el canto del gol fue atronador en la voz de Pastor. Se inflaron los globos de seda de todos los paraguas y aquella garganta privilegiada quedaría eternamente grabada en el alma de los bogotanos.

Le estaba «tirando a los cien años», nos confesó, cuando sonó el pito del juez supremo, el Galileo como él lo llamaba, y el partido se dio por concluido. Hace unas semanas, en plena pandemia, Pastoriza estuvo muy animado departiendo con los Narradores de América, programa Youtube, donde pasó de lo lindo con Hernán Peláez y los demás colegas de la época.

Pastor y Peláez marcaron un antes y un después en la radio deportiva colombiana: la pareja por excelencia. Ya viajó el último Mohicano, el hombre que cierra el ciclo de esa generación brillante de narradores que comenzó en 1950 con el fútbol y el ciclismo narrados por El Campeón Rueda.

Arriba están esperándolo Joaquín Marino, veo uno, Gabriel Muñoz, veo dos, Eucario, veo tres, Perea, veo cuatro y Alberto (el Padrino)…Alberto VO5.  Un lote completo de estrellas que tienen su propio cielo.

EN REDES SOCIALES
El gran narrador y uno de mis grandes maestros ya descansa en Paz. Guardo un enorme recuerdo de su capacidad y su ejemplar generosidad para conmigo. No te olvidaremos, Pastor Londoño. La radio siempre estará en deuda contigo.

Hernán Peláez Restrepo – @eldoctorpelaez
Iván Mejía Álvarez – @PajaritoDeIvan
Compartir:

5 comentarios

  1. uriel Bautista Gamboa

    3 agosto, 2020 at 1:28 pm

    *Pastor era una marca de la buena radio

    Así nomás: Pastor era una marca de la buena radio.

    No se si desperté ayer, hoy o mañana: todos los días de radio están unidos al antioqueño que con grupo de mujeres y hombres le dio identidad a la radio. Mi mente se desprende del presente y vuela al pasado y me encuentro con mi abuelo escuchando Momento Deportivo por Radio Cadena Nacional: me encantaba cuando Pastor recibía el cambió de Carlos Arturo y empezaba desde la Voz de Medellín a contarnos la actividad deportiva; la musicalidad acompasada de su voz era una maravilla.

    Muchas veces recreó la fecha dominguera en el Trailer Deportivo Dominical, que escribía y coordinaba Fabio Abella y sus alegres muchachos, como los bautizó el campeón Rueda C. Era el «programa» que nos reunía a las siete de la noche; allí se narraban los goles y las mejores jugadas de la fecha y los comentarios se hacían desde el lugar de los hechos.

    La Vuelta a Colombia, nuestra clase predilecta de geografía, tuvo en Pastor a uno de sus mejores exponentes. Se juntaban todos los cantos de los gorriones desde las escotillas de los transmóviles.

    Otro recuerdo perdurable son los Juegos Panamericanos de Cali: Pastor embrujándonos con las narraciones de baloncesto.

    Pastor un trotamundos del micrófono, de aquí y de allá: Mundiales, Olímpicos, y toda la magia del relato deportivo.

    A veces aguzó el oído en El Campín y aparece el eco de la voz de Pastor en medio del murmullo de miles y miles de aficionados.

    Un miércoles de un día cualquiera de un mes cualquiera, tuve la enorme alegría de hablar con Pastor, (fui en el carro de Radio Primavera a esperarlo a él y a Iván Mejía que venían a transmitir el partido ente Hormigueros y Cardenales), en el viaje de «Palonegro» a Bucaramanga me refirió anécdotas e historias radiales y además me contó que había trabajado en Bucaramanga y había narrado en compañía de Kiko Navarro. Todo lo que me relató lo escuché de nuevo en Directo y sin Barrera, narradores de América: lo encuentran en You Tube, capitulo Pastor Londoño.
    Como diría Rubencho: «marcó los 90 del partido» y el galileo le adiciono dos más.
    Se marchó por el sendero de la unidad, Pastor, otro de la cofradía de las juventudes acumuladas.
    Uriel Bautista Gamboa, Barranquilla

  2. Libardo Alberto Rentería Ledezma

    3 agosto, 2020 at 12:09 pm

    *Pasto Londoño (q.e.p.d.), un grande de la narración
    Sus dichos y su canto de gol hacen un recuerdo de la niñez, además uno de sus hermanos vivía en el barrio El Salvador en Medellín, donde crecí y pues era muy curioso para uno saber de la familia de Pastor.

    Me acuerdo de la Copa América del 75, y sus frases como La «belleza de Calero», el primer Calero famoso del Deportivo Cali, lo que se sufría con el «Boricúa» Zárate en la defensa y su frase: «no me la deje ahí Boricua»,jajaja sensacional.

    Qué tiempos aquellos en Medellín, además tuve de compañero de clase al hermano menor de «Trapito» en el Salesiano El Sufragio en Medellín, pero pues le extrañaba a uno que esos personajes de la radio estuviesen tan «cerca» de uno y solo los conocía en la radio. Buen viaje Pastor Londoño Passos.
    Libardo Alberto Rentería Ledezma, Bogotá, hincha de Millonarios

  3. LUIS RINCON

    2 agosto, 2020 at 12:22 pm

    *Profesor de geografía desde la narración deportiva
    Mi PROFESOR de Geografía como narraba y describía desde el móvil 2 de RCN lugares, paisajes y ciudades durante la Vuelta a Colombia , con Peláez fue una pareja de mucha audiencia como lo fue Benjamín con Iván Mejía en El Campín, como anécdota y ser vecino de su cabina y con algo de bohemia llegar temprano a «echarse un motosito » !!!!

    RUBENCHO Como extrañar su narración en cualquier evento ciclístico insuperable!!!
    Luis Rincón, Bogotá


    Posdata. Lástima que cuando vino su Santidad «Pachito el Che» no se logro un encuentro con el «Caimán de Boedo»!!!!
    Luis Rincón

  4. Luis Fernando Cardona A.

    1 agosto, 2020 at 11:28 am

    *El recuerdo de Pastor Londoño
    Pastor Londoño con una vocalización perfecta, con una singular manera de acompañar la narración, y el juego en si; se anticipaba a la próxima jugada y a pesar de su aspecto serio era una diversión escuchar sus opiniones. La Copa América del 75 no hubiera sido lo mismo sin él. En la Escuela de Bellas Artes era un ejemplo, mostraban como se podía diferenciar la V de la B en sus narraciones. Paz en su tumba.
    Luis Fernando Cardona A., Medellín, hincha del DIM

  5. Álvaro Andrés Pulido

    31 julio, 2020 at 5:58 am

    *Qué buen cierre de nota, que grande Rubencho!
    PD: Alcance a escuchar a Pastor en La Deportiva, era diferente y marcó una época, lo curioso es que hasta el día de su muerte, me dí cuenta de las razones por las cuales Guillermo Díaz en la Luciérnaga creó su imitación con el famoso «engrase». Buen viento y buena mar y fortaleza para sus familiares y amigos cercanos,
    Álvaro Andrés Pulido, Bogotá

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top