Capsulas de Carreño

Testimonios de pupilo y compañero de «Maravilla» Gamboa (q.e.p.d.)

«LAMENTABLE NOTICIA

-Delio «Maravilla» Gamboa fue mi consejero cuando llegué al Once Caldas en 1971, pues el DIM había alquilado su ficha al Oro Negro.
-Me señalaba con quiénes salir y con quiénes no.
-Fue un Profesor en toda la extensión de la palabra.
-Después en 1976 me llamó para hacer parte del Deportes Tolima.
-Armó, si se puede utilizar el término, el equipo de la salsa: Norman el” Barby “ Ortiz, Joaquín Sánchez, Victor y Teófilo Campaz , Jaime Morón y Álvaro Santamaría Ochoa entre otros.
-Fue un caballero dentro y fuera de las canchas.
-Se caracterizó por levantar la mano y pedirle disculpas al público, cuando se ‘ pifiaba “ en alguna jugada que él consideraba insólita, como cuando se le pasa por debajo del pie el balón, más por exceso de confianza que por falta de técnica.
-Hablar del fútbol de Buenaventura es traer a la memoria a figuras como  Delio “Maravilla” Gamboa, Marino Klinger, Victor y Teófilo Campaz , entre otros».
(Testimonio de Álvaro Santamarìa Ochoa)

“A‘Maravilla’ Gamboa no se le podía pegar,
era muy buena gente”: Hermenegildo Segrera

-El exdefensa central samario tuvo como compañero y rival al vallecaucano que falleció este jueves en Cali.

Con una voz clara, lúcida y firme, Hermenegildo Segrera recuerda a EL HERALDO, vía telefónica, los días en los que se enfrentó y compartió con Delio Maravilla Gamboa, el vallecaucano que murió este jueves en Cali a sus 82 años de edad: “Definitivamente era mejor tenerlo como compañero de equipo que como adversario. Fue un gran jugador y extraordinaria persona, me dejó una imagen de gente y buen futbolista”.

Segrera, que fue un alto y recio defensa central que se hacía respetar como líder de la zaga de Junior y del cuadro ‘Embajador’, sufrió las ‘maravillas’ futbolísticas de Delio Gamboa cuando estuvo en el bando contrario.

“Era un excelente jugador, exquisito, gran cabeceador. Jugó en México en una época que era difícil pasar al exterior, fue uno de los pocos privilegiados, y no por su linda cara. Era un 10 clásico, manejaba ambos perfiles, cabeceaba muy bien, ubicaba la pelota”, elogia el samario de 73 calendarios.

Hemenegildo Segrera cuenta que en la década del 60, cuando él hacía parte de la defensiva de Junior, Gamboa, líder del ataque de Millonarios, llegaba puntual a saludarlo antes del pitazo inicial de cada partido entre rojiblancos y azules para ablandarlo y evitar el ‘machete’ a la hora de la marca.

“Cuando él jugaba en Millonarios y yo en Junior, vivíamos grandes duelos, pero a él no se le podía pegar porque era muy buena persona, saludaba con esa familiaridad. Además, no se dejaba, era hábil, tenía mucha categoría”, expresa Segrera.

“Me saludaba más que todo para que no le pegara, yo era recio, sabían que yo defendía lo mío con todo, con brusquedad, con ganas. Delio normalmente era pasivo, tranquilo. Una vez, en un partido Millonarios-Cúcuta, cuando éramos compañeros, se armó una pelea y todos estábamos en eso menos él, se quedó sentado en el balón viendo la pelea. Yo le dije: no te vas a meter. Y me contestó: yo viene fue a jugar, no a pelear. Me dejó frío”.
(Fuente: Rafael Castillo Vizcaíno. 
Periodista El Heraldo)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *