Capsulas de Carreño

«Tiburón sin dientes y sin alma» (El Heraldo)

CHAPECÓ. Si no es por el arqueero Viera el Junior se trae una gran goleada contra Chapecoense. El gran sacrificado fue el arquero

CHAPECÓ. Si no es por el  Sebastián Viera el Junior se trae una gran goleada contra Chapecoense. El gran sacrificado fue el arquero uruguayo. Foto tomada de El Heraldo.

De la Redacción. De Giovanni Hernández se tiene una imagen pobre en el casi final de su carrera con el DIM, ganaba muy bien, jugaba muy mal hasta que Pedro Sarmiento lo puso en su sitio…
Ya como técnico de Uniautonóma el descenso, luego con Real Cartagena de la B lo dejó en un puesto intermedio -sin clasificar- de la tabla hasta que renunció (menos mal) porque con la llegada de José Manuel Rodríguez, el cuadro heroico está disputando los cuadrangulares. Con Junior, decisión reprobada por referentes del equipo como El Pibe y Valenciano, tiene un rendimiento del 22%, eliminado de la Liga sin terminar el torneo y lánguido adiós de la Suramericana. A todas estas que se lee en El Heraldo sobre la última presentación..

Titular: Tiburón sin dientes y sin alma:
Junior cayó 3-0 ante Chapecoense

Periodista: Rafael Castillo Vizcaíno,
El Heraldo

Apartes del comentario:

El equipo de Giovanni Hernández fue muy inferior al reto de defender el gol de ventaja. Ananías, Gil y William Thiego anotaron.

No hubo fútbol ni ganas ni nada. Junior sucumbió en su intento de avanzar a la semifinal de la Copa Sudamericana al caer 3-0 ante Chapecoense de Brasil, esta noche en el estadio Arena Condá, de Chapecó, en el juego de vuelta de cuartos de final.

‘El Tiburón’, en medio de un fuerte aguacero, se mostró sin dientes, sin carácter, sin fuerza, sin toque, sin fútbol, sin alma.

Chapecoense lo arrolló desde el primero hasta el último minuto. No tuvo respiro el equipo rojiblanco, incapaz de sacar algo de amor propio y jerarquía para, por lo menos, dar la batalla en el juego. Se vio inmensamente inferior a un equipo brasileño sin ‘jogo bonito’, pero con energía, con agresividad, con temperamento, con vigor, con todo lo que brilló por su ausencia entre los dirigidos por Giovanni Hernández.

Junior hizo el ridículo en el gramado del estadio repleto de Chapecó y no encajó más goles por Sebastián Viera, por los palos y por los charcos que se formaron en la cancha.

El deficiente partido de los pupilos de Giovanni se resume en el número de opciones ofensivas que generaron en el arco rival: una. Solo un cabezazo de Clemente Palacios tuvo cara de gol. De resto, prácticamente no se le vio el rostro al arquero anfitrión».
(Fuente: El Heraldo)

Colofón Cápsulas: Lánguida eliminación del Junior con un técnico cuestionado desde su llegada.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top