Capsulas de Carreño

Titulares de prensa argentina

Argentina campeón del mundo: Montiel ya anotó el penal decisivo, empieza el festejo. Foto Christophe Ena – AP, tomada de La Nación.

LA NACIÓN: LA CORONACIÓN DEL ORGULLO

-¡Argentina campeón mundial! La coronación del orgullo: la selección de Messi ganó la mejor final de la historia y se compró un lugar en el cielo del fútbol.

-Con el capitán como líder y autor de dos goles, Argentina debió reponerse a las sucesivas reacciones de Francia y ganar en los penales un partido emocionante en el que estuvo siempre al frente pero terminó 3-3 tras 120 minutos de un juego inolvidable.

– Argentina campeón mundial. Se escribe de nuevo: Argentina campeón mundial. ¿Una vez más? Vamos: Argentina campeón mundial. Tanto costó que conviene escribirlo varias veces para que parezca lo que es.

-Un dato de la realidad, pura y dura. Fue necesario atravesar la mejor final de la historia de los mundiales para que la banda de Lionel Messi se coronara en Qatar. La selección jugó su mejor fútbol de toda la Copa y parecía que iba a disfrutar una goleada, pero nada es fácil en estas alturas.

-Hubo que soportar la embestida de Francia, un (ex) campeón mundial que no iba a resignar su corona tan mansamente como pareció en los primeros 70 minutos. Y hubo que aceptar llegar a los penales, cuando parecía que ese gol de Messi en el alargue iba a ser el último de la noche. Pero no. Para ganar hay que saber sufrir. Y ahora gozar.
(Fuente: Diego Morini, LA NACIÓN)

=======

CLARÍN: LA FELICIDAD DE UN PAÍS.

-Argentina campeón del mundo: ¡por fin una alegría, qué lo parió!

-Entre tanta pálida, hoy sólo toca festejar. A disfrutar, nada más ni nada menos.

-Es un abrazo. Un largo abrazo. Unas lágrimas. Y unos gritos de esos que salen de adentro, que raspan la garganta. Argentina es campeón. ¡Por fin una alegría, qué lo parió!

-Suele ser este un espacio de reflexión y análisis, pero esta columna faltará a la tradición. Imposible cuando se gana el Mundial. Perdón: cuando se gana así un Mundial, después de tenerlo ganado 2 a 0 primero, 3 a 2 después y sentir que se iba, que una vez más tocaba mufa.

-Pero no. Entre tanto “elijo creer”, “abuela la-la-la”, “muchachos”, brujas de acá y gualichos de allá, algo funcionó. Ayudaron, probablemente, el enorme Dibu Martínez y la pericia de Messi, Dybala, Paredes y Montiel a la hora de patear penales.

-Hoy es momento de poner el cerebro en remojo y simplemente disfrutar. Dejar la pálida para mañana. No pensar en la malaria, la maldita inflación ni la trágica inseguridad. Ni la grieta. Viva, en estos momentos, el pensamiento mágico.
(Fuente: Pablo Vaca, Clarín)
======================

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top