Capsulas de Carreño

¿Toda la culpa es de Teo? (Tomás Sanzm ole,com.ar)

Tomas_SanzPor Tomás Sanz,
ole.com.ar


———————————————
*
 A la hora de contratar al parecer no se tomó en cuenta su rico historial de actitudes díscolas y faltas de compromiso?
———————————————-

Ni de cerca Olé sugiere que se discrimine al colombiano y se corte su derecho al trabajo. Pero trabajar supone un contrato y responsabilidades que Teo suele no respetar. Así y todo su lío con River no da para cargarle a él todo el fardo.

El profesionalismo que se le exige pide una igual actitud del club. ¿Culpas del Millonario? Veamos. En busca de establecer estructuras serias de organización, las que se supone existen en Europa, aquí las entidades procuran aggiornarse, disponen jerarquías de conducción que las conviertan en empresas previsibles.

La pasión del hincha no será opacada por frías  y tecnocráticas normas de management y marketing. Pero en este espectáculo-negocio ya no hay potreros ni dirigentes con el estilo (dicho con respeto y gratitud) de clubes de barrio. Y las cosas toman este nuevo rumbo. ¿Pero cómo es la “selección de personal”?  Un DT elige, pide un refuerzo (¿o sólo lo acepta por imposición?) y ahí también interviene la opinión de un manager.

Gutiérrez, buen jugador, al menos en su paso por la Argentina no confirmó las virtudes que aún se le atribuyen. Y al parecer no se tomó en cuenta su rico historial de actitudes díscolas y faltas de compromiso? ¿River creyó que traía a un súper crack? Recién ahora su presidente percibe que Teo no siente la camiseta, e ironiza: “Cuando termine con las empanadas de la abuela debe volver…”.

Así, pese a las buenas intenciones, el fútbol criollo oscilará entre “atarlo con alambre” o “gerenciar tipo Primer Mundo” (ojo, un supuesto ideal que también admitiría una discusión). Pero igual cuesta imaginar una queja similar del titular del Liverpool: “Cuando Balotelli termine con los ñoquis de su tía debe volver al club…”.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top