Capsulas de Carreño

Todo en la vida tiene un límite (Carlos Antonio Vélez)

Carlos Antonio Vélez

Por Carlos Antonio Vélez

———————————————–
*Caso Pascual Lezcano que interviene, además, en ciertos contratos de publicidad.
————————————————

Y en el caso Pascual Lezcano este por lo menos para mí ya rebasó todos los límites. Este ciudadano argentino  conocido por ser representante Fifa, hasta hace poco con domicilio registrado  en la base de datos de la entidad, en la mismísima, Federación Colombiana de Fútbol,  afortunadamente borrado ante la presión a la que fue sometido Luis Bedoya, no cesa en su intención de  protagonismo extremo al punto, según cuentan desde el mismo Comité Ejecutivo de convertirse en un suprapoder dentro de la selección nacional de fútbol de Colombia.

En las últimas imágenes vistas en el sorteo en San Petersburgo aparece tomando nota al lado del seleccionador nacional en el mismo momento en que lejos de él duerme plácidamente, seguramente agobiado por el largo viaje, la máxima autoridad del fútbol colombiano  (Luis Bedoya). Digamos que hasta ahí no hay queja. Fungiendo como el asistente o prosecretario de don José no está haciendo nada malo.

Pero la verdad es otra. Él se ha convertido, a vista y paciencia de la Federación, en el capo de capos y en sus manos reposa casi todo lo que hace la selección por dentro. En el Mundial de Brasil estaba acreditado, lo que indicaría que la Federación le dio un cargo y lo certifico para que le dieran esa acreditación.  Sin cargo y sin aparecer en el listado de las Federaciones no hay acreditación posible.

En la Copa América salía al campo desde el calentamiento como un componente del cuerpo técnico  también con acreditación oficial la que utilizaría para el mismo el cargo fantasma que le provee la Federación, utilizó el mismo cargo en el Mundial y Copa. ¿Cuál es ese cargo?. Digamos que hasta ahí no hay ningún pecado mortal.

Lo hay cuando empiezo a recibir informes de los mismos dirigentes que hablan pestes de él pero que lo toleran hasta permitirle un nivel superior al de ellos mismos. Aparece en todas las fotos dentro del vestuario, charlas, celebraciones, entrenamiento y similares a las que no tienen acceso los demás miembros del comité ejecutivo de la Federación. Y digo los demás miembros porque  pues presumo que él hace parte del Comité Ejecutivo, que alguien lo puso ahí.

Ha llegado al punto de ser él quien filtra las llamadas, elige las personas que pueden tener contacto con los jugadores. Es quien los llama cuando van a ser convocados, advirtiéndoles que no les puede decir nada a sus respectivos representantes. Es quien en Cardales, cuando la selección se concentra en Buenos Aires, autoriza o no entrada de funcionarios de la Federación a  concentración.

Es quien revisa la lista de pasajeros de los aviones en los que viaja  el equipo  para ver a quién suben o quien bajan.  Se abrogó el derecho de impedir en los hoteles de concentración que puedan estar allegados a determinados jugadores o personas que para él o su entorno puedan ser incómodas como sucedió recientemente con la esposa de un importante jugador  figura en un hotel estadounidense antes de un partido amistoso.

Dicen que, además, interviene en el manejo ciertos contratos de publicidad ….

(Seguirá…)

Compartir:

5 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top