Capsulas de Carreño

Tolima 1-Nacional 0… Mateo 16:26. Por Jorge Iván Londoño M.

«Volvió el ‘hijo pródigo’. Deportes Tolima revivió la polémica ‘paternidad’ sobre Atlético Nacional al vencerlo anoche 1-0 en la segunda fecha de los cuadrangulares de la Liga Águila 2019-II. Texto y foto tomados de El Nuevo Día, el periódico de los tolimenses, @http://www.elnuevodia.com.co/

Por Jorge Iván Londoño M.


“¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?”. Mateo 16:26

Este elocuente y profundo versículo puede ser el resumen de lo sucedido anoche en el estadio Murillo Toro. Nacional se ganó el mundo con su posesión y su dominio del juego, pero perdió su alma por su falta de…. cómo lo quieran llamar.

 

Nacional lo hizo todo en ataque y se regresa con las manos vacías. El Tolima lo hizo todo en defensa (y en otras artimañas) y se quedó con las  manos llenas.

 

Nuevamente el profesor Osorio sorprende con su alineación, especialmente en lo concerniente a los atacantes, deja a Barcos y a Cucchi piernicruzados en el banco, y en lugar de éstos instala a Candelo como un falso (y así se quedó) nueve. Ingresa a Cabal que tuvo un comienzo nervioso de principiante, pero se fue aplomando y mostró que tiene polenta, desborde y pegada.

 

Nacional fue generoso en llegadas pero avaro en concretar las oportunidades de gol. En cambio las opciones de gol del Tolima se pueden contar en dos dedos de la mano, y bastó una para ganar el partido.

 

Tolima se defendió con todo lo que encontró a la mano. No faltaron sus “sutiles” faltas para cortar los avances, el caminado de tullido para hacer los saques de banda, los recogebolas adelantaron el paro del 21, las porristas se dedicaron a jugar estatua; de todo se ve en el Murillo Toro.

 

Nacional propuso y llegó con generosidad  al área rival, pero faltó el puntazo final, producto de la desesperación, o del apresuramiento, o de la falta de puntería, recordemos por ejemplo el cabezazo de Perlaza con el arco a su disposición en las postrimerías del partido.

 

Sorprende la cero eficiencia en los cobros de tiros libres, tema que aun siendo atribuible a la condición técnica del cobrador de turno, debe ser plato del menú de los entrenamientos. Lo mismo podría decirse de los tiros de esquina, anoche en buena cantidad, pero sin ninguna incidencia. Muy al contrario, anoche de un rechazo en un tiro de esquina, nació la jugada de gol del Tolima.

 

Bueno, con lo sucedido anoche, seguimos dependiendo de nosotros mismos, (obligados a ganar los 12 puntos que restan) pero nos toca sacar la estampita de Santa Rita de Casia para pedirle que ayude al Cúcuta y al Junior  a quitarle puntos a los uniformados de vino tinto y oro.

 

¿Hasta cuándo, Dios mío?  ¿Hasta cuándo?…

Compartir:

5 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top