Capsulas de Carreño

Tres maestros de la música, homenaje a tres grandes del fútbol (III)

Por John Cardona Arteaga.
Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente DIM.

En las dos entregas anteriores nos deleitamos con las argumentaciones sobre la música y el fútbol de dos grandes cantautores, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina, sus lazos afectivos con los clubes que aman y su vínculo con destacados jugadores de la órbita mundial. Hoy dedicamos este espacio al tercero, no menos importante:

Andrés Calamaro

Cuando se habla de rock en español debe incluirse en la lista, obligatoriamente, a Andrés Calamaro Masel. Gran músico argentino nacido en Buenos Aires el 22 de agosto de 1961.Este destacado cantautor hace parte de una generación que soportó en la juventud la violencia de la dictadura de su país, y que decidió rebelarse con su música y sus letras ante la adversidad de las circunstancias políticas, aún con su posición personal que no dejó de recibir comentarios adversos cuando se refería a las corrientes españolas en esta materia. Desde la década de los ochenta del siglo pasado es notable su figuración en el escenario musical al lado de artistas como Charly García, Fito Páez, Gustavo Cerati, Ariel Rot y Joaquín Sabina; también se destacó en bandas como Los Rodríguez y Los Abuelos de la Nada. Todo esto acompañado de múltiples álbumes y premios por su obra musical.

Quizás su rebeldía por la situación de su país y su traslado a España como nación amiga encontró terreno fértil para sus composiciones, que trazan un legado para varias generaciones de jóvenes que poco a poco se hicieron adeptos a su mensaje. El fútbol marcó los márgenes de sus combinaciones entre política, deporte y música y por ello en muchas letras encontramos su presencia como fenómenos sociales.

Andrés Calamaro y el fútbol

Hemos planteado en este espacio la estrecha relación existente entre los referentes de la música, los clubes de fútbol y los ídolos de este deporte. En el caso de Calamaro su afición está fincada en Argentina en el CA Independiente, el equipo de sus máximas emociones y tristezas. “Soy de El Rojo porque el mundo me hizo así, no puedo cambiar”, se escucha cantar a Calamaro en repetidas ocasiones cuando se refiere a El Rey de Copas.

Cuenta el artista que su amor por Independiente no se lo debe a su papá, como ocurre con todo argentino. Fue el señor Schuster, padre de un compañero de colegio, quien los llevaba a ver a los Rojos, y según alcanza a anotar, la familia Schuster contribuyó con los desaparecidos por la dictadura. Era la época de Pastoriza, Santoro y Pavoni. Así refiere este hecho en uno de sus éxitos titulado El palacio de las flores de 2006:

“…No me interesaba la pelota,
iba a San Telmo a comprar cosas viejas y rotas,
pero el papá de un compañerito
nos llevaba a ver a Independiente.

Era la época de Pastoriza,
Santoro y el Chivo Pavoni,
y el viejo de mi amigo que vivía en Ciudad de La Paz,
fue desaparecido y no lo volví a ver más…”

Así opina Calamaro sobre su trabajo y las repercusiones del mundial de 1978 en una entrevista que esclarece su posición:

“Son los recuerdos que narra en ‘El palacio de las flores’.
Exactamente. Puedo recitar de memoria la alineación. Santoro en el arco, en la defensa Pancho Sá, el Chivo Pavoni que metía todos los penales con disparo de herradura, probablemente Miguel Ángel López, el polaco Semenewizc, Raimondo, que era centrocampista, el 11 Maglioni que se disparaba y en ese equipo debutaron Bochini y Bertoni con 17 y 18 años que después ganaron la Intercontinental cuando se jugaba a ida y vuelta, no en Tokio. Independiente, ganó dos veces seguidas la Libertadores, la perdió contra el Ajax y la ganó contra la Juventus. El Ajax mejor de la historia. Cruyff se negó a viajar a Argentina por cuestiones políticas. Ese fue su argumento y no quería que le rompieran los huesos. Pero bien.

¿Cómo vivió el Mundial 78? Estaba en Argentina.
…El ambiente de los bares intelectuales de la calle Corrientes era de rechazo hacia la Policía, el Ejército y el Gobierno, era total porque el Mundial tuvo un interventor militar, el almirante Lacoste y justo después llegó Grondona con la dictadura todavía. La maniobra gubernamental y la deportiva estaban mezcladas, era complicado. La gente se emocionó con el fútbol, la aparición de un destello de René Houseman, Kempes enorme y el centrocampista Ardiles que terminó de jugador y entrenador del Tottenham. Al principio lo vivía con cierto escepticismo. Yo salía de la calle Corrientes que sus bares eran reductos intelectuales y en el 78 el sector intelectual y bohemio era raro.

¿Qué le pareció el papel que le tocó a Menotti?
Pese a tener un papel muy controversial el flaco Menotti es querido y respetado por un 90% del público y la prensa. Como fue el fútbol de posguerra. El fútbol con Franco. En blanco y negro, eso es en común. ¿Qué años son los Di Stéfano, el franquismo no? Sin embargo, la figura de Don Alfredo está limpia. No sólo eso, sino que deportivamente tiene todos los méritos y el reconocimiento. En España es un inventor del fútbol moderno y sus frases son casi bíblicas.”

https://revistalibero.com/blogs/contenidos/calamaro-diego-vino-a-escuchar-la-cancion-y-a-grabar-el-arranque-en-el-que-me-da-las-gracias-y-se-la-dedica-a-sus-hijas

Su pasión por el Rojo de Avellaneda sigue vigente y hace algunos meses, cuando Maradona visitó a Independiente con su equipo actual Gimnasia y Esgrima de la Plata, Calamaro se manifestó para honrar la visita de Diego, su amigo, y para reconocer la vigencia de quien fue su anfitrión, Ricardo Bochini. De paso, El Salmón, como se le dice, declaró su punto de vista a favor de una eventual dirección técnica de Independiente por parte de Diego Armando.

 

Bertoni, Bochini, Diego, Santoro y Pavoni.

En su aterrizaje en España en 1990, Calamaro rápidamente se hizo seguidor del Real Madrid, tomando sentido contrario a Joaquín Sabina, y pudo acercarse a momentos memorables de ese club en compañía de Jorge Valdano y de su ayudante Ángel Cappa, cuando estos estaban al frente de la dirección técnica del conjunto blanco. Su asistencia al Bernabeu se volvió permanente y su cercanía a los protagonistas del Real se extendió a otras estrellas del club como Fernando Redondo, Esteban Cambiasso y Xabi Alonso. Este último, como muchos jugadores, fue fanático del Salmón. Después del triunfo de España en el Mundial de Sudáfrica, Alonso escribió: “Qué grande eres Andrés Calamaro”. Sabemos que en el fútbol colombiano hay jugadores que siguen la música de Calamaro, entre ellos el arquero David González, supercampeón con el DIM.

Calamaro y Maradona

Con la mirada puesta en las grandes gestas de Diego Maradona, en la etapa posterior al campeonato mundial de 1978, en su rebeldía y en la forma de dar respuesta a los grandes retos deportivos, políticos y sociales dentro y fuera de la cancha, Calamaro se convirtió en un seguidor incondicional del crack argentino, hasta el punto de convertirse en su amigo e iluminar su producción musical, dedicándole algunos temas.

Ya desde 1991 habían tenido su acercamiento artístico con el álbum Buena Suerte de Los Rodríguez, con el tema Mi enfermedad, para celebrar el regreso de Diego a Buenos Aires, después de los incidentes y su suspensión en la Liga Italiana como jugador del Nápoles.

No es casual que en su álbum Honestidad Brutal, grabado en 1999, hubiera incluido el tema Maradona, para muchos uno de los mejores temas de Calamaro y un homenaje bien merecido por el gran jugador. Declara el cantautor sobre el hombre a quien va dedicada la canción:

“…el Maradona que conozco es una persona excelente, confidencial, humilde, siempre tiene tiempo para saludar a todo el mundo siempre reconoció los méritos de los cantantes de la música popular, de otros futbolistas de otros deportistas. Se dirige a todo el mundo como ‘maestro’. Maestro aquí, maestro allá… El Diego que yo conozco es una excelentísima persona. Me dio su confianza, su intimidad y además si, aunque no fuera mi amigo tendría que reconocer que tuvo mucho mérito que se pusiera en condiciones para dirigir en un Mundial. Hay que superar los problemas por todos conocidos y no es fácil…”

https://revistalibero.com/blogs/contenidos/calamaro-diego-vino-a-escuchar-la-cancion-y-a-grabar-el-arranque-en-el-que-me-da-las-gracias-y-se-la-dedica-a-sus-hijas

La letra de Maradona sintetiza ese concepto y reivindica la amistad pregonada por Calamaro:

 Maradona

Maradona no es una persona cualquiera
es un hombre pegado a una pelota de cuero
tiene el don celestial
de tratar muy bien al balón
es un guerrero
es un ángel y se le ven las alas heridas,
es la biblia junto al calefón,
tiene un guante blanco calzado en el pie,
del lado del corazón.

No me importa en qué lío se meta
Maradona es mi amigo
y es una gran persona
en el alma guardo la camiseta de Boca
que me regaló alguna vez

Diego Armando
estamos esperando que vuelvas,
siempre te vamos a querer
por las alegrías que le das al pueblo
y por tu arte también.

Escuchemos a Maradona en la interpretación de Andrés Calamaro:

https://www.youtube.com/watch?v=DwqgcKn-uyw

 Andrés Calamaro y el tango

Como buen argentino y excelente músico, Calamaro no podía estar ausente del tango. Su sensibilidad artística lo lleva a interactuar con importantes compositores y ejecutores de la música ciudadana. Además, la temática tanguera y la correspondencia con la historia musical argentina ha traslapado las producciones de roqueros importantes que han transitado por los senderos del tango, algunos con mucho éxito. Son los casos de Adriana Varela, Chino Laborde, La Chicana, Acho Astol y Cucuza Castiello. Hasta Fito Páez y Charly García tuvieron sus incursiones en el tango. Resulta llamativo el recuerdo que hace el bandoneonista Julio Coviello, quien estuvo durante doce años con la Orquesta Típica Fernández Fierro, de lo expresado por el Tata Cedrón: “Nuestra generación es un poco un nieto recuperado. Se crió en el rock y de repente descubrió que sus raíces venían del tango”.

Calamaro cosechó una buena relación con dos figuras del tango indiscutibles.

Con Mariano Mores tuvo un encuentro musical que lo llevó a sostener una reciprocidad en estas lides. En su álbum Honestidad brutal de 1999, incluyó un tango titulado Jugar con fuego, compuesto en compañía del maestro Mores, según su propia manifestación. Por considerarlo de importancia por la relación entre generaciones y géneros musicales, reproducimos la declaración de Calamaro, tomados de su Blog y escrito el 14 de abril de 2016:

“MARIANO MORES (1918- 2016)

UN GENIO DEL TANGO

Fallecido a los 98 años, fue un maestro del género, el mejor para parte de la crítica argentina

El cielo se estaba abriendo para dar paso con honor y gloria al maestro y amigo Mariano Mores, el genio del tango fallecido a los 98 años, según comunicó ayer uno de sus nietos con un simple y sentido “Adiós, abuelo querido, te voy a extrañar mucho”.

Fue una hermosa y muy importante oportunidad humana poder compartir días, canciones y grabaciones con el maestro Mariano. Mediante un amigo común nos conocimos en una cena y fue cuando dijo a punto de conocernos: “Andresito, sos el futuro de la música popular de nuestro país” … Yo ni me había sentado y no estaba –entonces- para creérmelo demasiado, pero la palabra de los sabios está para escucharse. Quiero creer que siempre traen algo de razón consigo. Entonces quedamos para visitarnos en su casa de Barrio Norte y escribir juntos una canción: “Jugar con Fuego”.

El maestro era exigente con la métrica, la formalidad de la canción y las palabras. El también pulimentaba su arreglo en una partitura que ganaba en interés y enjundia cada día, cada tarde que compartíamos en su elegante domicilio. Hablamos mucho y de muchas cosas en aquellas semanas escribiendo; oportunamente le confesé la importancia de la grabación para mí, no siendo yo un hombre de partituras. Necesitaba un registro grabado para tener la canción y recordarla. Entonces nos encontramos en los estudios de grabaciones Del Abasto. Fueron dos tardes salpicadas por alguna anécdota y alguna buena charla en un bar bien porteño. Alguna sesión fue filmada y perdida en las mudanzas, o en las mudanzas vitales. Como corresponde.

Aquel encuentro fue realmente el comienzo de una importante amistad con el maestro.

Me invitó a cantar con piano y con orquesta en sus extraordinarias actuaciones en los teatros de la calle Corrientes, conciertos salpicados con danza folclórica y grande identidad argentina. Fui su invitado de honor y le pedí que me firmase un pañuelo donde escribió una dedicatoria honorable. Grabamos dos canciones más en las sesiones de mi álbum “Honestidad Brutal”, siempre con detalles para el recuerdo histórico, desde la ropa con que se presentó, elegantísimo, para grabar con Joe Blaney; hasta las palabras dichas, que hoy prefiero atesorar con los recuerdos inéditos. Mariano me dedicó una parábola musical que quizás tres personas escuchamos, y que el pudor me invita a conservar prudente en el silencio de la despedida: ¡Gracias, maestro!

En el tiempo en que la fortuna quiso que compartiese encuentros con Mores conocí más de su dimensión de creador y figura primordial de la música nuestra y universal. Supe de sus éxitos, sus convicciones, su calidad humana, su calidez familiar, su generosidad y las cosas que nos contamos los hombres que conocemos los pliegues de la noche y las bambalinas del espectáculo.

Qué elegancia la de Mariano Mores, que me esperaba de punta en blanco después de echarse una siesta cada tarde en su casa.

Y qué músico de primerísima categoría, de los que ya no existen.

Hasta siempre, grande entre grandes: Mariano Mores”.

https://www.calamaro.com/2016/04/un-genio-del-tango/

Escuchemos el tango Jugar con fuego con letra de Andrés Calamaro y música de Mariano Mores en la interpretación de Andrés Calamaro:

https://www.youtube.com/watch?v=hTrPtzSNDw4

La letra de Jugar con fuego puede consultarse en:

https://www.eltango.com.ar/letras/jugar-con-fuego/

Otro hombre del tango que acompañó a Calamaro fue Juanjo Domínguez, quien participó en la producción del álbum Tinta roja de 2006, en el cual dedica su obra a la interpretación de tangos clásicos para satisfacer a todos los públicos.

Los temas incluidos son: Sur (Homero Manzi-Aníbal Troilo), El día que me quieras (Alfredo Le Pera Carlos Gardel), Mano a mano (Celedonio Flores-Carlos Gardel/José Razzano), Como dos extraños (José María Contursi-Pedro Laurenz), Por una cabeza (Alfredo Le Pera-Carlos Gardel), Tinta roja(Cátulo Castillo-Sebastián Piana), Milonga del trovador (Horacio Ferrer-Astor Piazzolla), Melodía de arrabal (Alfredo Le Pera-Carlos Gardel), Como dos extraños (versión a piano) (José María Contursi-Pedro Laurenz), Nostalgia (Enrique Cadícamo-Juan Carlos Cobián).

Se puede escuchar de este álbum:

Tinta roja

https://www.youtube.com/watch?v=wJDekqJjyHQ

Como dos extraños

https://www.youtube.com/watch?v=wJDekqJjyHQ

Naranjo en flor

https://www.youtube.com/watch?v=oAxFvOIiqIE

El día que me quieras – Andrés Calamaro

https://www.youtube.com/watch?v=56LJH1RftgA

 El vínculo entre hombres de la música, clubes de fútbol e ídolos de esta actividad deportiva representa una relación biunívoca e indisoluble. Son visibles las contribuciones mutuas, siempre en procura de manifestar la pasión que se construye desde niños: en la música siguiendo a los artistas referentes y en el fútbol asistiendo a los estadios a disfrutar el espectáculo que mueve nuestras emociones.

Los casos presentados en esta serie de Serrat, Sabina y Calamaro son elocuentes en cuanto a la colaboración y sentido de pertenencia hacia las instituciones que tiene una rica historia deportiva y en beneficio de las manifestaciones artísticas y de la visión poético musical. Las historias que se descubren sobre la sensibilidad y arraigo futbolero de estos personajes muestran cómo brilla el interés popular vigente a través de muchas generaciones. No se excluyen de esta relación las motivaciones políticas y sociales que acompañan los puntos de vista de los actores del fútbol o de la música. Ellas obedecen a posiciones legítimas derivadas de su origen, formación y reflexiones.

Como colofón, queda en evidencia la presencia del tango en dichas relaciones, así se parta de géneros bien diferentes, como en el caso de nuestros invitados. He ahí la importancia de vincular los gustos, sensaciones y el deporte como amalgama que nos permite diversidad y satisfacción en materia cultural.

[John Cardona Arteaga – Profesor Universidad de Antioquia -Expresidente DIM]

Medellín, mayo 2020

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top