Capsulas de Carreño

Tres puntos más y un milagrito.

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

*Ya sumamos tres, faltarían otros tres y el milagrito. Bendito Dios ¿será mucho pedirte?.

 

Todos lo sabíamos. Que el problema de la Selección Colombia era que no anotaba goles. Algo que se volvió inexplicable. Tuvimos incontables formas de explicar algo que finalmente no tuvo explicación.

Hubo juicios al técnico Rueda, a los delanteros, a los volantes, a los zagueros. No, ni a los zagueros, ni a los arqueros, que ellos no tuvieron velas en ese entierro.

Que un seleccionado nacional colombiano, con goleadores de raza en sus filas, tradicionales rompe redes, jugando en el exterior, con hojas de vida llenas de goles, pasara siete partidos sin anotar un triste gol partido por la mitad y completara 684 minutos sin hacerlo, nunca tuvo una explicación válida. Y me temo que, aunque pasen los años, tampoco la encontraremos.

Esta vez, Reinaldo Rueda llamó a todos los buenos del exterior y a los que tuvieron nivel en nuestra liga interna y la ausencia del bendito gol no pudo ser subsanada. No faltó ninguno. De pronto Teófilo Gutiérrez en momentos en que rendía en el Cali y era visto como el salvador y el de la pócima mágica que traería goles a raudales. Dos meses después ese concepto cambió como cambió, también, ese Cali que fue campeón.

Antes del juego con los bolivianos, decía que lo que necesitamos para optar por el repechaje era seis puntos y un milagrito.

Ya sumamos tres, faltarían otros tres y el milagrito. Bendito Dios ¿será mucho pedirte?.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top