Capsulas de Carreño

Ubaldo Matildo Fillol: Un campeón amenazado.

 

Por John Cardona Arteaga.
Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente DIM.

Hay deportistas que marcan diferencia y se convierten en motivo de recordación para los aficionados de los elencos en los que militan por la fe, la dedicación, el entusiasmo y la calidad de sus actuaciones. Hoy volvemos a ocuparnos de otro arquero que es leyenda para el fútbol argentino y llenó de satisfacción a los seguidores de Quilmes, Racing, River Plate, Argentinos Juniors, Flamengo de Brasil, Atlético de Madrid y Vélez Sarsfield. Pero su mayor palmarés lo ubica como arquero de la selección de Argentina campeona mundial de 1978. Se trata de Ubaldo Matildo Fillol, apodado “El Pato”.

Por la importancia de la Copa Mundo de fútbol, se recuerdan en mayor grado sus participaciones en Alemania 1974, Argentina 1978 y España 1982, pero en la retina de hinchas de los clubes que lo tuvieron en sus filas se le evoca por su entrega, su responsabilidad y grandes dotes de arquero antipenal. Eso se desprende de los múltiples comentarios vertidos sobre las ejecutorias de este destacado guardameta durante sus 21 años de trayectoria en el fútbol profesional. Destacamos la siguiente que coincide con las diferentes opiniones que hemos encontrado:

“Un mito en la portería albiceleste, campeón del mundo en 1978, mito en River Plate y un guardameta muy seguro, sobrio, de enormes reflejos, descomunal potencia en sus piernas que en su día eran la garantía para cualquier defensa. Nacido en San Miguel del Monte un 21 de julio de 1950, hablar de Fillol es hablar de un antes y un después en la portería en Argentina.”

https://colgadosporelfutbol.com/ubaldo-fillol-uno-de-los-mejores-porteros-de-siempre/

En una entrevista realizada por la W Radio de Colombia, con motivo de la pasada Copa América, se refleja la personalidad de Fillol, quien con claridad rememora su participación de Argentina en la Copa Mundo de 1978. Destaca la labor de Menotti en la dirección técnica y la rivalidad que existía con Carlos salvador Bilardo, respecto a sus modelos de juego. De su amigo y director técnico dice: “César Luis Menotti es el dios del fútbol, está adelantado 50 años». Consultado sobre la calidad de los arqueros que lo sucedieron en River desde su retiro manifiesta: “No he visto un arquero mejor que Fillol”. Ya antes había declarado a BANegocios: “Fui el mejor arquero de los últimos 50 años».

En relación con el componente político que rodeó el título de Argentina en tiempos de la dictadura, Ubaldo Fillol gambetea al periodista manifestando que el papel de ellos era jugar al fútbol. Asunto que ha tratado en otros espacios en forma diferente. Escuche aquí la entrevista.

https://www.wradio.com.co/noticias/deportes/no-he-visto-un-arquero-mejor-que-fillol-ubaldo-fillol/20190524/nota/3907118.aspx

Las declaraciones para un medio internacional como la W Radio se entienden dentro de la natural cautela que debe tenerse en estos espacios, pero contrasta con su visión en Argentina. «Si no fuera por el fútbol me habrían matado», expresó a un programa especial, “Perros de la Calle” del periodista Andy Kusnetzoff.  En esa oportunidad charló en su visita a la terrorífica Escuela de Mecánica de la Armada- ESMA con dos víctimas del terrorismo de Estado en la cruenta dictadura militar, Ana María Soffiantin y Ricardo Héctor Coquet, detenidos ilegalmente en 1977, quienes sobrevivieron al horror del régimen de facto.

«Con el tiempo te enteras de lo que pasaba en el mejor momento de tu vida deportiva y no se te va el sentimiento de culpa.», fue una de las frases más fuertes del «Pato» mientras estaban en el espacio para la memoria. Y agregó: «Me convencí de que no me mataron por el fútbol».

https://www.lanacion.com.ar/espectaculos/radio/andy-kusnetzoff-llevo-al-pato-fillol-exesma-nid2231159

La influencia del fútbol en materia política va más allá de las celebraciones de los gobiernos cuando se obtienen los triunfos y de las condecoraciones a los deportistas ganadores. Este deporte ha sido utilizado como medio para esconder las violaciones de los derechos humanos y para justificar regímenes de ingrata recordación para la humanidad.

Además de la oscura mampara de los generales argentinos con el Mundial 1978, recordamos cómo el Mundial de Italia 1934 fue propicio para que el fascismo de Benito Mussolini mostrara el poderío de su régimen con el concurso de cuatro jugadores argentinos (Luis Monti, Raimundo Orsi, Atilio Demaría, y Enrique Guaita) y uno brasileño (Anfhiloquio Marques Filo, nacionalizado como como Anfilogino Guarisi).

En Bogotá, Colombia, es de ingrato recuerdo el encuentro entre Millonarios y Unión Magdalena jugado y trasmitido el 6 de noviembre de 1985.  El Ministerio de Comunicaciones obligó a las principales cadenas de radio colombianas que informaban sobre la toma del Palacio de Justicia por el M-19, a trasmitir el encuentro para distraer la gran tragedia del Palacio que ardía mientras se jugaba el cotejo. Se trató de ocultar la gran hecatombe que sacrificó a 17 magistrados y 46 civiles, además de un gran número de desaparecidos. 


EL LIBRO DE FILLOL

La literatura del fútbol crece cada día y se convierte en un campo de estudio. Como ocurre con muchos deportistas, particularmente con futbolistas, los libros que reflejan sus biografías tienen un interés especial, en tanto pueden darse a conocer diversos aspectos no expuestos con anterioridad.

Fillol no podía ser la excepción. Con su obra EL PATO, mi autobiografía, de Editorial Planeta, se ahonda en el conocimiento abierto de su vida, desde su niñez hasta la plenitud de sus éxitos como ídolo del arco en distintos momentos. Además de las hazañas y momentos de gloria tanto en los clubes como en la selección, no deja de sorprender nuevamente el relato descarnado sobre el temor sufrido por este gran deportista ante las amenazas de los responsables del terrorismo de Estado en la época negra de la última dictadura argentina.

“Desde el vamos, el libro sorprende con un hecho poco difundido: el apriete que recibió por parte de uno de los más sangrientos dictadores del Proceso, el Almirante Lacoste. Pocos días después de coronarse campeón en el Mundial 78 y ser elegido por la FIFA como el mejor del mundo en su puesto, sintió el miedo que sufrían miles por esos días. Lacoste y el entonces presidente millonario, Rafael Aragón Cabrera, utilizaron la amenaza como método para que Fillol no lograra un contrato más ventajoso. La exhibición de armas durante una reunión en el edificio Libertador, sumado a una paliza que recibió el padre del arquero en Quilmes, sirven de preámbulo para el gran público que se inicia el libro.”

https://www.infobae.com/grandes-libros/2018/05/16/la-vida-secreta-de-fillol-entre-el-terror-y-la-gloria/

Ubaldo Fillol y el tango

Como a tantos jugadores representativos, el tango rinde su tributo a Fillol. Lo hace con el tema Al Pato Fillol, que tiene como autores en letra y música a Enrique Armando Bradich, Carlos García Dávila y Diego Solís. La grabación corresponde a la orquesta de Víctor D´Amario con la voz de Gabriel Reynal.

Hemos podido recuperar su letra de la propia grabación y esta aparece publicada en http://www.hermanotango.com.ar/Letras%20301016/AL%20PATO%20FILLOL.htm

 

AL PATO FILLOL

Después de romperla en San Miguel del Monte,
Porque de volante sabías jugar,
Llegaste a Quilmes un día a probarte
Porque al fútbol grande soñabas entrar.

Tan sólo una plaza había vacante
Faltaba un arquero para completar,
No te importó nada, igual te jugaste
Porque en cualquier puesto ibas a triunfar.

Luego la Academia te trajo a su equipo
Y allí demostraste que eras capaz,
Pasaste a River y te consagraste
Como el gran arquero, de coraje sin igual.

El flaco Menotti se las sabe todas
Que es un zorro viejo, astuto y sagaz,
Te dio los tres palos del arco argentino
Y vos fuiste el héroe de nuestro mundial.

Y ya por el mundo hiciste capote
Y todos los clubes te quieren llevar,
Pato no te vayas, yo quiero pedirte
El mundial de España queremos ganar.

Podemos escuchar este tango haciendo clik en el siguiente archivo:

 

La fama y la gloria de los deportistas están marcadas por sus grandes realizaciones en cumplimiento de sus metas y proyecciones. El reconocimiento por el mundo del deporte es una consecuencia lógica que trasciende las fronteras y halaga el sentimiento y la pasión. Todo lo dicho se cumple, sin ninguna excepción, en la vida y obra de Ubaldo Matildo Fillol.

No obstante, los deportistas, como embajadores extraordinarios para la promoción de una región o un país, están expuestos a riesgos diferentes a su propia actividad y son utilizados a menudo para levantar cortinas de humo en favor de los gobernantes de turno, interesados más en su favor personal que en el propio deporte. La crítica debe ser inclemente con los oportunistas de turno.

[John Cardona Arteaga
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente DIM
Medellín, septiembre 2019]

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Gonzalo Montoya

    21 septiembre, 2019 at 11:54 am

    *Por la nota con Fillol de John Cardona
    El Pato Fillol, arquerazo fue víctima del mejor Willinton Ortiz que jugando para el Deportivo Cali le marcó un gol antológico driblando a la mitad de la defensa de la selección argentina y que había quedado campeona del mundo y al final al pato dejándolo por los suelos. No se como quedó ese encuentro entre Cali y River, creo que ganaron los azucareros 1-2 en en Monumental.

    Tuve la suerte de conocer al Pato en el café de un hotel, me permitió sentarme a su lado a compartir un café y retraté ese momento con una foto y también me dejo su firma en un cuaderno que llevaba en la mano.

    Ubaldo Matildo todo un señor dentro y fuera de los campos de juego y además hace parte de la historia del Atleti de Madrid.

    Linda nota esta, es maravilloso recordar a estos héroes del fútbol y que las nuevas generaciones sepan quiénes son y cuál fue su aporte al fútbol mundial.
    Juan Gonzalo Montoya, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *