Capsulas de Carreño

Un DIM de buen juego y dueño del espectáculo.. Por Álvaro Polaco Galeano.

El DIM 1963 para recordar. Foto archivo Álvaro «Polaco» Galeano.

*Era lo lúdico, el juego de balón, lástima que no había televisión, ni internet, y afortunadamente ni coronavirus, ah tampoco empresarios.

Por Álvaro «Polaco» Galeano.
Columnista Cápsulas.

Así como suena, que quedó sólo de sexto, que el que gana es el que goza, los hinchas del DIM de la época del fútbol espectáculo, solo pensábamos en ir al estadio y disfrutar de un gran evento deportivo y estos lo brindaban.  Era lo lúdico, el juego de balón, lástima que no había televisión, ni internet, y afortunadamente ni coronavirus, ah tampoco empresarios. Veamos pues

PARADOS

-Mario Agudelo, palabras en oro del fútbol bien jugado, gloria del fútbol nacional, como casi todos estos, nacido a destiempo para la gloria económica, pero en buen momento para el juego de espectáculo; qué barrio La Floresta para dar jugadores!

-Antonio Pécora, defensor central argentino que llegaba con la difícil misión de superar a un grande sin suerte, Omar Ives Ayala, el sordo, que en el futbol profesional colombiano y jugando para Medellín, Cali, Cúcuta, Caldas, dio gran demostración de defensor con calidad.  Pécora lo hizo bastante bien y gozó con el cariño de la gente, por sus condiciones y don de gente, falleció en Nueva York.

Ignacio «Velitas» Pérez, se pelea en Manizales con Pancho Villegas y llega al DIM para demostrar sus condiciones de mundialista, con técnica, elegancia y experiencia.  Jugó también para Santa Fe, Magdalena, Pereira. Criado en el Barrio San Joaquin, allí fallece, una década ha pasado.

Fernando Sierra, de larga vigencia en el fútbol rentado, bien con el DIM, Nacional; Santa Fe, Cali, Bucaramanga y más equipos, con paso por selección, dejó un sabor amargo entre los hinchas por aquel infausto 7-2, pero no se dejó de reconocer sus buenas condiciones; falleció también en el final de la primera década del siglo.

Rodolfo «Fito» Avila, que había hecho carrera y fama en Millonarios, pasó luego por Once Caldas y de allí llegó en el comienzo de la segunda vuelta de ese año 63; actuaría como marcador derecho cuando se jugaba 3-2-5. El Caimán Sánchez, técnico del momento, lo supo acomodar, luego se iría El Caimán, quedaba Grecco como interino mientras tomaba el cargo el simpático Luis López, mejor conversador que técnico, pero igual, un personaje. Que noches en su taberna de Armenia!  Volviendo a Fito, tuvo un gran sitio para tertuliar y tomar alguna buena copa, El Copetin al Paso luego llamado El Bar de Rosendo. Falleció aquí en Medellín m´ss de treinta años hace..

Jaime Salazar, emblema de su barrio La Toma, jugaba como defensor central en Everfit y es llamado a la Selección Antioquia para el nacional en Santa Marta y de ahí salta al DIM; por su estatura es ubicado como marcador derecho con una vigencia de más de 10 años, con gran saltabilidad, disciplina y de constante rendimiento, estuvo en alguna selección que nunca jugó. Al desaparecer el DIM, Jaime deja el fútbol. Falleció unos cinco años atrás, dejó un gran recuerdo en los hinchas y un vacío grande en los amigos, era puro barrio  El Ñatico.

EN CUCLILLAS   

Oscar «Pacho» García, llegaba de ser goleador de UPB, De la Selección Antioquia en el nacional jugado en Medellín y aparece en el fútbol profesional debutando contra River de Argentina, no mas entró hizo gol. Después haria muchos más, pero fue buscando acomodo ante la llegada de tanto delantero argentino. Al pasar a Millos sería volante, luego marcador, después medio centro, en fin que se movió el amigo Pacho, incluso de equipos. Estuvo en Once Caldas, Pereira, volvió al DIM, Cúcuta y hasta en Venezuela jugó. Profesor normalista, su vida terminó  en Los Estados Unidos donde se había radicado, tres años atrás. Un libro de anécdotas se haría con solo Pacho, en una bohemia, oda a la alegría, talvez a la irresponsabilidad también, pero el ambiente y lo lúdico mismo del juego lo permitían, era un juego!

 John Jaramillo, de la misma Selección Antioquia de Salazar, llegó al Medellín con ínfulas de goleador pero el puesto tenía pasaporte y tuvo que acomodarse como puntero donde también rindió con largo recorrido, Estuvo en los Juegos Preolimpicos de Lima 64, cuando la tragedia incendiada por un tal «Bomba», padre de cuanto barra brava exista para mal de la sociedad y mas aun para el fútbol . John Jaramillo se radicó en España y sus amigos de Bello lo disfrutan cuando se da una palomita por su terruño.

Osvaldo DeBrassi, un certero goleador que vino al país traido por Millonarios, al lado de un señor Degrosso, que también lo hizo bien. Luego Osvaldo se instala en Medellin con una buena campaña, se iría en silencio, no dejaban rastro, ya llegaría otro de su misma nacionalidad e igual de goleador, Perfecto Rodriguez, aunque también estuvo un brasilero, Isidio Netto, Vava, hermano del mundialista, pero castigado por ese sino «tragico», de ser familiar de una figura.

José Vicente Grecco, el más alto en los trofeos del DIM, clase, talento, gol, jugador de todas las condiciones, se puede decir que ha sido una de las grandes figuras del fútbol colombiano y en el DIM; el mejor. Jugó también para Santa Fe: en esta ocasión retornaba después de un paso por España. Luego seria entrenador de varios equipos e incluso quiso hacer faena en el Chocó, pero el medio y su espíritu citadino con los casinos y la noche, lo hicieron regresar a esta que fue su segunda patria y que lo vio morir, algunos años atrás.

Emiliano Gómez, lástima del tiempo y de la falta de testimonios mediáticos, pero talvez fue el más brasilero de los punteros izquierdos nuestros, tal su velocidad y su violenta patada; aun no se hablaba del chanfle y ya Emiliano lo tenía, con cualquier empeine, Jugador de Teneria Ancla, levantado en la barra de la Estación Villa, él también fue de vida alegre, estuvo en la Selección Colombia que jugó las eliminatorias al mundial 64, aquella llamada  la costeña por el problema Adefutbol y Federación. Emiliano Gómez se lució con goles en el DIM y el Quindío. Falleció en Barranquilla, nada le quedó debiendo a la vida, se fue en paz, gastó todo su tiempo.

Quedan muchos por nombrar… Ramón García, Canocho Echeverri, Uriel Cadavid, Bogotano González, Rubén Musso, Alejandro Carrillo, pero me limité a la foto. Ya hablaré otro día de los demás. Espero a los viejos les avive la nostalgia, se refueguen las cenizas del fogón de la memoria, a los jóvenes les sirva para tomar un poquito de la historia y, además, que pueden hacer ahora con esta plaga que parece barrabrava el tal coronavirus?
    ??  ??…. polaco ??

Compartir:

13 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top