Capsulas de Carreño

Un domingo para olvidar. Por Óscar rentería Jiménez, Cali


Por Óscar Rentería Jiménez, Cali

 

*Jaguares impidió la clasificación anticipada del Cali y Junior al empatar, dejó al América en rojo.

Gerardo Pelusso creyó que, con algunos suplentes, el Deportivo Cali podía vencer a Jaguares y con esos tres puntos clasificar, faltando tres fechas para la final. Tenía en mente ordenar el descanso a ciertos jugadores para llegar a la serie definitiva sin cansancio y con toda la titular buscar en Montevideo el paso a la segunda ronda de la Copa Suramericana.

El técnico uruguayo pensó bien, hizo la justa, pero no contó con el pésimo rendimiento de una defensa que se tiró todo, al brindar al rival una serie de ventajas que ya habían desparecido del rendimiento azucarero. Lo de Darwin Andrade resultó increíble. Pablo Rojas por esa banda izquierda del Cali  jugó con toda libertad, siempre sacó ventajas con peligro y dejo en ridículo a un marcador de punta, que desluce con la camiseta del Cali, así en Montería el equipo haya jugado con la negra.

Tampoco me gustó el rendimiento de Delgado, Palomeque y Moiraghi, aunque reconozco que al argentino le faltan partidos para ponerse en forma. Jugó tan lento y tan mal el Deportivo Cali en los primeros 45 minutos, que se pensó que estaba feliz con el empate.

Solo despertó cuando entraron Andrés Pérez, Sand y Benedetti, frente a un rival que supo aguantar para quedarse con la victoria. Vargas tiene que jugar también en sus 5 con 50, Sabbag hace rato que no es la solución como único delantero, Aguilar no aportó nada, el Roa que se vio fue el de Jaguares y con Sambueza solo se apreció voluntad.

LA FINAL
El partido que infortunadamente se perdió contra Jaguares, ratificó que en el fútbol hay titulares y suplentes, lo que el Deportivo Cali debe tener muy en cuenta para la final de la Liga y lo que viene en la Suramericana. Antes que se le ponga el dulce a mordiscos, hay que salir a ratificar la buena campaña del primer semestre y contra Bucaramanga en Palmaseca, sumar los tres puntos que faltan para afrontar lo que viene con tranquilidad. Ojo, que en la puerta del horno se puede quemar el pan.

AMÉRICA
Todo el mundo sabe, hasta los hinchas más optimistas, que clasificar para América es casi imposible. Sin embargo, el fanático se ilusiona, saca la calculadora y empieza a rezar.

Frente al Junior, la ilusión volvió a asomarse en el primer tiempo, luego de los dos excelentes goles marcados por Martínez Borja, jugador que si no estaba lesionado, nunca debió abandonar la cancha. Increíble que el técnico portugués lo remplazara por un marcador de punta y que intentara con Dájome como 9,  ganar un partido que se empezó a embolatar por la caída del plantel y por las decisiones de un técnico como Pedro Santos, que todavía no tiene el conocimiento y la jerarquía para dirigir un equipo profesional.

Mi gran amigo y magnífico periodista César Polanía lo definió todo en su columna del domingo. América tiene que contratar el técnico que merece. Uno que no cometa los errores del Polilla, que no se deje manejar por los jugadores, que castigue de inmediato la indisciplina y que tenga la suficiente experiencia para volver a ubicar al rojo entre los grandes.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top