Capsulas de Carreño

Un nuevo viejo River (Leo Farinella, ole.com.ar)

Leo FarinellaPor Leo Farinella,
ole.com.ar

—————————————————-
*Estemos atentos: con gente de esa inteligencia, algo bueno puede pasar.
——————————————————

Estamos en la búsqueda de un nuevo River. Habría que colgar un cartelito en la puerta del Monumental: disculpe las molestias, estamos trabajando para usted. La idea siempre es ir al frente, pero cada equipo le va dando su toque, dependiendo de la característica de los jugadores.

River intentó recuperar aquella presión bien alta, se volvió a ver un despliegue generoso en esa búsqueda y también hubo destellos, pinceladas, de aquellos pases de primera, de aquel toque y circulación dinámica que tanto nos entusiasmó. Sólo salió de a ratos y la mayoría del tiempo peleamos contra un Tigre que se escapó de la jaula con el cuchillo entre los dientes. Pudimos ganar. Pudimos perder. Nos faltó meterla y nos salvó Barovero.

El regreso de Lucho fue antes de lo previsto por la lamentable lesión de Piscu y el elegante volante mostró su criterio habitual. Un poco más sereno, un poco menos desequilibrante, pero con la clase intacta. Todo lógico. Saviola tuvo menos tiempo para mostrarse y ya el partido estaba demasiado complicado como para hacer una evaluación profunda. Hay que darle tiempo. Por más ganas que tengamos de que demuestre todo ya, sacar conejos de la galera queda para los magos. Nos faltó en los últimos metros, claridad para elegir bien la jugada (la cancha no ayudó), precisión y también velocidad.

Lucho aporta una pausa interesante. El equipo también necesita un último pase con ventaja para los delanteros. Tanto Mora como Cavenaghi y Saviola tuvieron que remarla. Las más claras les quedaron a los volantes que acompañaron hasta el área. Es lógico también, con un rival muy atento a los movimientos de los stars. Son los primeros aprontes de un River nuevo. Sin Rojas ni Teo, cambian piezas fundamentales de la base de la era Gallardo.

Ahora viene Temperley, otro que nos va a hacer transpirar, y después Guaraní. Falta muy poco y todavía queda mucho por hacer. No vamos a llegar con el rodaje necesario a la semifinal de la Copa. Tal vez para ese partido haya que desempolvar el modelo copero. Ayer Ponzio volvió a ser figura y el doble cinco que arma con Kranevitter hoy es lo más fuerte que podemos presentar.

Mientras tanto, paralelamente, no se olviden del cartelito que se podría colgar en la puerta del Monumental. Dejemos laburar al Muñeco y los muchachos. Estemos atentos: con gente de esa inteligencia, algo bueno puede pasar.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top