Capsulas de Carreño

Un sorbo de Libertadores 2020. Por Juan Felipe Betancur Ramírez

Por Juan Felipe Betancur Ramírez

 

*Nuestro fútbol colombiano a nivel internacional debe volver a figurar y el cambio debe ser interno para que se refleje en el exterior.

La fecha de martes 22 de septiembre se marcaron 26 goles, muy buen promedio por juego. Siendo en unos partidos, equipos más generosos que otros a la hora de evaluar su juego y respondiéndonos el por qué se empató, ganó o se fue derrotado, sea local o visitante.

Siempre ocurrirá en el fútbol que hay equipos merecedores de más y equipos que con poco hacen mucho o que logran un resultado, el menos esperado. Por ejemplo, la elaboración de juego de Estudiantes de Mérida está muy distante a lo que dice el 1 x 3 en contra.

Nacional de Uruguay, encontró tres goles y su accionar a través de la posesión ha sido inferior totalmente, su propuesta de hacer una zona en primer y segundo tercio de campo, fue determinante, muy sólida. Contraataca y es muy eficiente.

En el caso de Junior versus Independiente Del Valle, es un poco parecido a lo anterior. Mientras en el primer tiempo Junior esperó y su oponente tomó la iniciativa logrando irse adelante en el marcador hasta el minuto 44 del primer tiempo, donde Junior pudo igualar esperando y contra atacando, también pudo haber anotado en dos ocasiones con Carmelo Valencia.

Para el segundo tiempo, Junior luego de leer que Independiente Del Valle juega con posesión del balón corriendo riesgos en zonas muy cercanas al arco propio, decide hacer presión en tercer tercio del campo y le saca provecho.

Independiente fiel a su estilo e identidad futbolística, deja una gran cesación de su estructura con la idea de priorizar el juego; como espectáculo es muy acertado. Tenemos muy pocos equipos que hacen eso en nuestro continente. Entendamos entonces el por qué estaba invicto en su arco y en la Copa Libertadores, hasta hoy.

Desde lo global interpretando un fútbol total en lo observado en esta jornada de la Copa Libertadores de América, nuestro fútbol colombiano a nivel internacional debe volver a figurar y el cambio debe ser interno para que se refleje en el exterior.

Consideremos, quedarnos con ganarnos entre nosotros mismos es una perspectiva muy plana, es bueno que pensemos en mayores inversiones y entendamos que la forma de mover el mercado del fútbol internacional está expedita, eso sí mejoremos nuestros equipos desde la base, desde la academia, desde el fútbol formativo.

[Juan Felipe Betancur Ramírez,
Formador de Formadores. Licencias A y C   FCF]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top