Capsulas de Carreño

Una incertidumbre llamada Junior.

Por Hugo Illera, Diario Deportes.

 

*Que Junior es un equipo grande no hay duda. Que cojea jugando fuera de casa, también.
==

 

A pesar de los buenos números del Junior de Barranquilla, en el remate del calendario de juegos en las tres competencias donde actúa, vamos a entrar a buscar la décima estrella con incertidumbre por los dos últimos partidos en que perdió con Cortuluá por la mínima diferencia y por goleada con Jaguares.

Pasa que siempre hablamos del equipo grande y su clasificación en Liga, Copa y cerca de hacer lo mismo en Sudamericana, pero no tenemos la certeza que pueda ganar una de estas competencias.

La razón es que pasamos del cielo al infierno con una facilidad que no se puede entender cuando tenemos la fijación del Junior grande.

En la Liga, por ejemplo, tenemos dos rachas de tres victorias consecutivas, pero también dos rachas de dos derrotas, también consecutivas.

Ganó al Tolima como visitante y perdió goleado por Jaguares en el Metro.

Tenemos diez partidos ganados y ocho perdidos, demasiados.

Junior es fuerte en casa, es el segundo mejor local, y deficiente por fuera, es el décimo quinto equipo como visitante.

Le ganó ajustado al América en casa, le ganó muy bien al Tolima en Ibagué, pero de igual manera perdió con Millonarios, Nacional, Santa Fe y Medellín.

Con los equipos chicos también los resultados son vario pintos, empate como local con Pasto, derrotas con Cortuluá y Pereira más la goleada en casa ante Jaguares.

El equipo barranquillero ha quedado en el Grupo A junto a Millonarios, Nacional y Bucaramanga.

Con Millonarios y Nacional perdió como visitante en el calendario Todos contra Todos y ganó a Bucaramanga en casa.

En medio de todas estas elucubraciones aparece la sombra de ser equipo visitante en cuya condición el Junior ha invocado la altura, las decisiones arbitrales y hasta el estado de las canchas para explicar haber ganado solo 7 puntos de 30 posibles incluyendo los tres puntos ganados en el caso Unión Magdalena.

En Junior hay un fenómeno que se palpa. Entre el grupo de jugadores “titulares” y el de “suplentes” hay un desnivel más que evidente. El grupo que más juega no tiene el soporte adecuado de nivel del que menos actúa. Eso vuelve irregulares a los equipos.

Junior tendrá que ir a ciudades de altura como Bogotá y Medellín y de media montaña como Bucaramanga en la disputa del Cuadrangular Semifinal. Va a jugar con Millonarios, Nacional y Bucaramanga, pero también contra él mismo.

En Barranquilla es fuerte y esa fortaleza le debería asegurar nueve puntos. Por fuera es otra cosa, se vuelve un equipo de pocos resultados positivos y, contra eso, también deberá jugar. Es un torneo corto en el que, si espabilas, quedas por fuera.

Que Junior es un equipo grande no hay duda. Que cojea jugando fuera de casa, también. Tal vez por eso estamos con la incertidumbre de si podrá ganar la décima estrella…

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top