Capsulas de Carreño

Una sinfonía, de equilibrio y plasticidad, inundó la noche

Jorge CadavidPor Jorge Alberto Cadavid

*Fue una victoria amplia, clara y contundente, como esperamos verlo de aquí en adelante. Estamos en el principio de lo ideal.

Los acordes del fútbol lírico de Macnelly, la precisión y entrega de Bernal, la picardía de Chará y la efectividad de Duque llenaron la retina de 25.000 aficionados verdes, que colmaron sus ansias de buen fútbol, hasta saciarse.

La plasticidad y la inteligencia recorrían el campo de juego, Nacional más en ataque que defendiendo, hacía el equilibrio, y de la pierna izquierda de Macnelly, tres pases certeros laceraron la defensa pastusa, para que Duque y Chará finalizaran con propiedad el fin último de la fiesta, el gol.

El partido que esperábamos, el que nos marcara el rumbo al que le apostamos, el que nos indicará a que va a jugar este conjunto, el que nos hiciera tragar las criticas de escritos anteriores, hombres dispuestos bajo la batuta mágica de Torres, que mostraran la JERARQUÍA que tanto cantaleteamos, así dejaron claro sobre el terreno de juego, que si se puede plasmar con goles la superioridad sobre los contrarios.

El equipo fue un armónico motor, que engranó en el campo sin dejar dudas en ninguna de sus líneas, por esto hablamos de equilibrio, en defensa y jugando más en ataque, y al final fue una victoria amplia, clara y contundente, como esperamos verlo de aquí en adelante. Estamos en el principio de lo ideal.

Compartir:

5 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top