Capsulas de Carreño

Unificación de criterios Verdes… Por Miguel Robledo Restrepo


Por Miguel Robledo Restrepo

*Siempre con Almirón al frente, como cabeza de un proceso, pensar con el deseo: Sebastián Villa, Alejandro Guerra. Dos nombres posibles…
—-

Para todos los compañeros columnistas y participantes de este foro en torno al Verde de nuestro Portal Cápsulas de fútbol. Yo creo que ya vamos unificando criterios y lo que antes fue divergencia, cada día va convergiendo al mismo punto.

Y la gran convergencia es que el problema más que de técnico es de nómina. Recordemos que el profesor Almirón llegó tarde a la temporada 2018, apenas en enero, a conformar un equipo desmoralizado y devastado. La salida de Reinaldo Rueda sumada a un desmantelamiento progresivo no sólo de su planta deportiva sino directiva, la echada de De La Cuesta, la llegada de un malquerido Andrés Botero; la inelegante salida de Don Reinaldo sumadas a las idas sucesivas de los jugadores estrella mal remplazados o no remplazados dejaron un equipo a la vez que pobre en calidad, mal dirigido por Juan Manuel Lillo.

Se fueron jugadores de la talla y peso de Franco Armani, Farid Díaz, Matheus Uribe, amén de los ya lamentados Borja, Guerra, Copete y Berrío y de otros no tan influyentes pero sí muy importantes por su trayectoria Verde cuales son Nájera, Ruiz y Bernal. El paso fallido de Franco y Vásquez y de Elkin Blanco, dejaron un equipo demolido y para reconstrucción. Tarea que asumió Jorge Almirón.

El hombre recibió sin beneficio de inventario lo que le entregaron y trató de reforzarse con gente de su confianza. Que no dieran la talla es otro cantar; pero no creo que Almirón los hubiera traído si dudase de ellos. Los otros nuevos fueron, más bien que impuestos, recibidos por arte de necesidad. Ellos son, Helibelton, Mafla, Loaiza, Campuzano, Lenis, Rentería y tal vez, Lucumí. El único de ellos que es un verdadero refuerzo es Jorman Campuzano, futuro seis de la selección Colombia. Los otros son más malos que buenos. Vladimir es un jugador aparte. Brillante cuando menos y opaco casi siempre, aparece en momentos decisivos. Como contra Colo Colo, América y DIM.

Otros mantienen su calidad como el sorpresivo Aldo Leao Ramírez que parece más joven que cuando se fue. Henríquez, Aguilar, Bocanegra, Macnelly son tan buenos como siempre. De Dayro no sé qué pensar. Tal vez le vaya mejor como cabeza de un equipo más chico donde jueguen para él.

Ese es el presente. Confiemos en que sorteemos con éxito, (ganar) la Liga. Y que lo próximo, Liga II y Libertadores sea a otro precio, con nómina nueva, escogida con lupa y pinzas. Esto exige un remezón bravo. Se trata de acabar hasta con el nido de la perra y de hacer una verdadera reconstrucción, sin más remiendos y siempre con Almirón al frente, como cabeza de un proceso que espero que sea de época.
Pensar con el deseo: Sebastián Villa, Alejandro Guerra. Dos nombres posibles…

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top