Capsulas de Carreño

“Verde que te quiero…”

Por Óscar Domínguez, Odg.

 

 

*No era necesario ir al estadio. La radio que hacía las veces de televisión e internet nos mantenía informados.
==

 

Atlético Nacional tuvo el detalle de nacer meses después de que la cigüeña se desembarazara de mí. El verde acaba de clasificarse a la final del fútbol. Esperamos rival para atenderlo. Nos gustaría que fuera La Equidad, del maestro Alexis García. Pero el hombre propone y el Tolima dispuso.

Hace setenta y pico de años nacíamos liberales o conservadores, católicos o católicos. El libre albedrío solo alcanzaba para escoger equipo de fútbol.

Los mortales tenemos fecha de vencimiento como ciertos remedios.  Los equipos renacen con el último gol que hacen. O les hacen.

Nacional y yo estamos cómodamente instalados en la “vejentud”, ese híbrido de vejez con juventud que algunos procuramos vivir.

Con el maestro Alexis García y su arma secreta, el Panelo Valencia, de mucho almuerzo con alumnos del colegio de La Equidad, en su sede del norte de Bogotá… Foto Odg.

Cuando empecé a ejercer el oficio de hincha, la vida, el cine, la fotografía y la televisión eran en blanco y negro, los colores de la nostalgia.

Soy nacionalista por llevarle la contraria al tío Aníbal que me regaló el fútbol. Él era hincha del poderoso DIM. Me invitaba a los clásicos al Atanasio Girardot con la secreta intención de reclutarme para su secta roja. Respetó mi decisión de pujar por el Atlético..

Si no había invitación a los clásicos nos esperaba la tribuna de gorriones, previo paseíllo por las Martes (canchas) donde los principiantes, jugando para nadie, ante la tribuna vacía,  se jugaban el pellejo en cada amague.

Pero el tiempo pasa y mi sectarismo de verdolaga quedó atrás. A estas alturas del partido no derramo un niágara de lágrimas si pierde. Tampoco quiebro la porcelana china comprada en El Hueco en la alguna derrota.

Veo el fútbol relajado, cual perrito de rico que mira el paisaje desde su puesto de adelante en el particular de la casa. Copiándome de Eduardo Galeano voy por el mundo pidiendo la limosna del buen fútbol. Venga del guayo que viniere. Pienso que “el fútbol es la recuperación semanal de la nostalgia”.

Agradezco chilenas, escorpiones, túneles, taquitos, goles olímpicos, paredes, bicicletas. En los tiros libres sufro por todos los integrantes de la muralla china de testículos que se forma. Son candidatos a eunucos. A nombre de sus familiares exijo eliminar ese brutal ceremonial.

La semana, la vida, valían la pena por la llegada del domingo. Saber que  jugaría Humberto “Turrón” Álvarez aliviaba cualquier tusa de amor platónico porque la pecosa de diez años de la otra cuadra no me determinaba. Saber que Chonto Gaviria cuidada los intereses del Nacional, nos hacía bailar en una sola pata.

En los partidos entre barras jugábamos para nosotros mismos. Lo hacíamos por amor al arte. Ahora al arte le meten al “poderoso señor don dinero”. Jugábamos en todos los puestos.  Es más: éramos los árbitros de nuestros partidos

El futbol se jugaba los domingos. Ahora exprimen a los futbolistas sin miseria. Vivimos la explotación del hombre por el gol, dicho en la jerga de los “socialbacanos”. No les dan tiempo de jugar por placer que es como amar sin amor.  Pero el tiempo útil del futbolista es corto y toca apretar el acelerador para aliviar los problemas de chequera de una vez por todas.

No era necesario ir al estadio para disfrutar del juego. La radio que hacía las veces de televisión e internet nos mantenía informados. Así viví anoche el partido en el que Nacional derrotó al Júnior y se clasificó a la final.

Sufrí como cuando era “anticristo de la calle”, o chinche en las calles o en las mangas o peladeros de Aranjuez, Berlín, El Cairo, la Escuela de Ciegos y Sordomudos, Santa Cruz, La Piñuela, Manrique, Campo Valdés…

Locutores de la talla de Jaime Tobón de la Roche o Gabriel Muñoz López nos suministraban la información necesaria para hablar de ese delicioso opio del pueblo que es el fútbol en el que “el verde que te quiero verde” tiene la opción de decir: aquí mando yo.

Compartir:

2 comentarios

  1. Jorge Iván Londoño Maya

    19 junio, 2022 at 10:19 am

    POR COLUMNA DE OSCAR DOMÍNGUEZ
    Oscar, tus columnas son un gol olímpico. Hice la misma primaria y bachillerato tuyos para salir graduados como hinchas del verde. Faltaría por mencionar la vicera (de cartón y un cauchito) de los que íbamos a popular, la paleta de limón y cuando alcanzaba la plata daba para el chuzo a la salida, con papita criolla y arepa en la punta. Tiempos aquellos.
    Jorge Iván Londoño Maya

    Hincha de Nacional
    El Retiro

  2. Luis vargas

    19 junio, 2022 at 6:41 am

    POR COLUMNA DE OSCAR DOMÍNGUEZ
    Sencillamente genial, una verdadera pluma, gracias señor Dominguez.
    Luis Vargas

    Hincha de Nacional
    Medellin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top