Capsulas de Carreño

Vergüenza. Por Juan Gonzalo Montoya, Madrid

Por Juan Gonzalo Montoya, Madrid

*En definitiva nos cogió la noche porque este semestre puede ser aún peor, porque el equipo no tiene pinta de nada.
—-

Se veía venir y se dio, Nacional es un remedo de club, no digo de equipo, porque la crisis es global y abarca a toda la organización, si se puede llamar así, yo lo llamaría desorganización porque esto  viene de bien arriba, desde un presidente que no tiene ni la más mínima idea de donde está parado, al igual que el director de contrataciones o gerente de no sé qué, que no sirve para nada, si hablo del mismo que le regaló a Mac10 al Deportivo Cali, gratis porque así se fue, y lo más triste de este cuento es que estoy convencido de que ellos piensan que la cosa no va con ellos y seguro que no van a tener la dignidad de renunciar, porque en Colombia para apoltronarse en un puesto son campeones.

Lo de Nacional no viene de ahora, viene de hace rato, nunca se gestionó bien lo conseguido hace dos años, en lo deportivo y en lo institucional, sacamos por la puerta de atrás a Rueda y a partir de ahí, todo es un sinsentido.

Lo de anoche, no es más que el reflejo de todo el mal trabajo que se ha efectuado con Almirón, creo que ya se le acabaron las excusas, porque es un especialista en tener alguna debajo del brazo, ojalá tuviera la grandeza de renunciar y regresar a su país y de paso llevarse también a Monetti  y Braghieri, extranjeros que no aportan y no marcan diferencia en nuestro medio, el arquero es de los grandes culpables de esta eliminación, además es de una prepotencia muy a la par de lo que es el verde hoy en día, equipo arrogante y mal perdedor.

Que análisis se puede hacer del juego, pues qué Nacional juega a 10 por hora, lo cual facilita la tarea del  rival porque es un equipo sin sorpresa, con un delantero centro que está pensando más en tequila, tacos y mariachis, que en respetar la camiseta con más títulos del fútbol colombiano, con jugadores que no tienen idea de meter un centro, ni de cobrar un tiro de esquina, de verdad que estos trabajan entre semana pateando un balón, pareciera que no.

Para rescatar el arquero Vargas, que fuera suplente del argentino es algo que raya lo paranormal, Jorman Campuzano que es un embrión de crack, muy merecida su convocatoria a la selección, Aguilar que está volviendo por sus fueros y me gustó y mucho lo de Lucumí, lástima que sea un día sí y cuatro que no.

En definitiva, nos cogió la noche porque este semestre puede ser aún peor, porque el equipo no tiene pinta de nada, ojalá haya un remezón muy fuerte, que se vayan casi todos y a empezar de cero, peor no se puede hacer.
Saludos.

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top