Capsulas de Carreño

Vergüenza y desesperanza. Jorge Alberto Cadavid Marín


Por Jorge Alberto Cadavid Marín

*Por menos un técnico criollo ya estaría fuera del combinado nacional.
—————————————————–

Cotejo con doble objetivo, tres puntos y marcador amplio que favoreciera la diferencia de goles a costa del equipo más pobre de la competencia, con récord negativo por largos años sin triunfos de visitante y con goleadas a su cargo, esta era su carta de presentación.

La alineación de Colombia anticipó una clara vocación ofensiva, había intención, pero no hubo disposición, para ello se requería inspiración, actitud y dirección técnica, pero ni jugadores ni Pékerman hicieron nada por descifrar la aduana impenetrable que montaron los del altiplano.

El planteamiento visitante obligaba jugadores inspirados, despiertos, pero los obligados James y Macnelly dejaron la musa en el camerino, y nadie daba la cara para responder al compromiso, tenencia de balón sin sentido, sin profundidad, sin riesgo.

La mano del técnico para la complementaria, pero es como pedirle peras al olmo, que poco aporta, nada cambia, la tenencia insulsa no resuelve y todo se convierte en angustia viendo pasar los minutos.

Dos llegadas con riesgo, minutos 63 y 65, y pare de contar, cambios sin trascendencia que no desatan el nudo ciego,
al que estamos sometidos y nadie con la visión para superar la dura realidad.

Decepción en la presentación de los referentes, nadie para destacar, poco de lo esperado del multifacético Mateus Uribe, al final un penal mal pateado dio un pírrico y triste triunfo que no cumple con los objetivos.

Por menos un técnico criollo ya estaría fuera del combinado nacional.

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top