Capsulas de Carreño

Víctor Luna, técnico desde 1990, campeón con el DIM 2002 (I)

*Fue el técnico del Independiente Medellín 2002, club con el que debutó en este cargo.. Durante 12 años fue jugador profesional, 7 temporadas con Nacional y 5 con América. En el banco del DIm estuvo sentado en cinco oportunidades. Cápsulas buscó a Víctor Luna  para conocer en una primera entrega porqué decidió ser técnico y a qué se dedica hoy.

-¿Por cuántos años jugador profesional?
“Fui jugador por 12 años, 7 en Nacional y 5 en América. Estuve en Nacional con Osvaldo Juan Zubeldía y en América con el doctor Gabriel Ochoa Uribe.

Víctor Luna y cinco etapas con el DIM.

-¿Por qué decidió ser técnico y desde cuándo?
“Decidí ser técnico porque en la medida que entendía como se podía construir un buen equipo, porque tuve buenos maestros, fui entendiendo que podía aportar algo también al fútbol colombiano desde ahí.

Una de mis peleas era que finalmente entendiéramos que la alegría y la pasión no la podíamos perder por culpa del fanatismo, entonces ahí me encaminé tratando de construir un equipo que en su momento fue importante para el fútbol colombiano.

He sido técnico desde el año 90 que llegué a las divisiones menores del Once Caldas y desde ahí tuve la oportunidad de trabajar con un grupo de muchachos especiales que fueron los que finalmente me ayudaron a construir ese perfil de entrenador.

-¿Qué le dejó el fútbol?
“El fútbol nos dejó cosas muy importantes. Yo tengo una hija que logré darle estudio. Ella ya con una formación académica importante.

Logré encontrar un proceso de formación en el fútbol también muy importante para lo que es mi condición de ser humano y aprendí a valorar muchas cosas que el deporte proyecta y donde hay todo un proceso de formación si uno realmente lo interpreta y asume un nivel de conciencia frente a él, para no solamente mejorar como deportista dentro del terreno de juego, sino también para ver el mundo como debe ser.

Hay veces la realidad afuera asusta y yo ahora creo que el deporte no solamente nos ayudó a ganar cosas materiales en el momento, nos ayudó a construir nuestra propia realidad y fue una realidad importante en la medida de lo que cada uno fue capaz de entender y aportar y entender que en esa construcción social estamos implicados todos.
No es solamente Víctor Luna, sino que fue mucha gente que nos ayudó para construir y realmente mucha gente que nos enseñó grandes lecciones”.

-¿A qué se dedica Víctor?
“Hoy trabajo con el INDER en la Alcaldía de Medellín, trabajo en los colegios con los muchachos algunas veces en unos proyectos que tiene el INDER que se llaman gol vivencia, donde se arman unos partidos de fútbol entre los estudiantes. Estos muchachos juegan sin árbitro, solamente se les supervisa es como todo lo que tiene que ver con el juego limpio y se proyecta un proceso de formación muy bonito porque es entender y saber respetar al otro a partir de las diferencias, saber respetar los pactos que ellos proponen en el campo, entonces el INDER tiene ahí un trabajo social importante que me gusta bastante.

Entonces estoy dedicado a eso y sigo con el fútbol también, entrenando a los muchachos de la comuna 13, que es un club que se llama Semillas de Vida y Paz, con un muchacho que se llama Wellington Cano que también estuvo en la época del Medellín con nosotros, a quien respeto y valoro mucho. Él alcanzó a jugar fútbol profesional, poco pero también lo jugó.

Yo viví el proceso con él cuando recién empezaba a jugar con nosotros. Se le acabó el fútbol rápido pero hace casi 10 años que trabaja con ese club en la comuna. Le ayudo por muchas cosas: una porque yo también crecí en la comuna 13 y otra porque sé de la condición humana que él tiene y la manera como él ha establecido una pelea inteligente para ayudarle a los muchachos del barrio”.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *