Capsulas de Carreño

Visitas de Colombia a Montevideo

Por Juan Manuel Uribe.
Historiador. Columnista Cápsulas.

 

¿Jugará el técnico Tabárez con los veteranos Edinson Cavani y Luis Suárez? ¿O le dará cabida desde el comienzo al joven Darwin Núñez?

Para el periodista e historiador uruguayo Atilio Garrido, Uruguay tiene más ataque hoy con el delantero del Benfica. Ahí están los tres anotadores del paseo que Uruguay se dio como nunca en Colombia hace un año. Y con los tres tiene gol de cabeza, clave charrúa que le ha dado frutos ante Colombia en los partidos anteriores en el estadio Centenario. Este jueves se jugará en el estadio Parque Central, del Nacional.

Será el primer partido de eliminatoria en ese campo; allí se jugaron seis cotejos del Mundial de 1930 y los Sudamericanos/Copa América de 1923 y 24. Por supuesto que el estadio de hoy es uno nuevo que el de hace un siglo. (Último partido de Uruguay allí: septiembre de 1929, ganó 2-1 a Argentina por la Copa Newton. Fuente: Gustavo Martín).

 

El técnico Rueda cuenta para escoger con la calidad certificada de Luis Díaz, Falcao García, Roger Martínez y Duván Zapata. Pero de nada vale el aporte arriba si todo está basado en el criterio defensivo. Es patente la mediocridad de la mayoría de partidos de la eliminatoria suramericana y con las selecciones llenas de figuras. Ha de explicarse en los criterios de los técnicos.


MONTEVIDEO. Octubre 13 de 2o15. La última visita a Montevideo por Eliminatoria. Ganó la Selección de Uruguay 3-0. Así formó Colombia: David Ospina; Santiago Arias (Falcao, 72), Jeison Murillo, Cristian Zapata, Frank Fabra;  Carlos Sánchez, Fredy Guarín (Macnelly Torres, 58), Edwin Cardona, Carlos Bacca, Juan Guillermo Cuadrado (expulsado, 90+3), Teófilo Gutiérrez (Fabián Castillo, 58). Que el duelo de hoy sea para cambiar la historia. Foto Colfutbol.

VISITAS COLOMBIANAS

La última visita de Colombia a Uruguay en octubre (el día 13) de 2015 sirvió de desquite de los uruguayos (por el 2-0 del Mundial 2014), que lo buscaban y lo lograron con contundencia y tres golazos, que contaron con fallas elementales de marca, como se vio en el segundo gol cuando Santiago Arias dejó pasar el balón por sus barbas destino a Rolán. Fue un 3-0 inapelable.

 

En la penúltima visita, en septiembre (el 10) de 2013, un urgido Uruguay resolvió el 0-0 después del minuto 75 con el cabezazo de Cavani ante una Colombia opaca que sobrevivió mientras tuvo el balón en su poder. ¿Para qué contar con la calidad de jugadores como James, Falcao, Zúñiga y Guarín si el director técnico va sin aspiración mayor al 0-0? Y esa fue la mentalidad que José Pékerman impuso al grupo para ese partido. (El 2-0 final lo anotó Stuani).

 

En el cotejo de septiembre (el 9) de 2009 los dos luchaban por sobrevivir con lo que quedaba: el quinto puesto para el repechaje con el representante de la Concacaf. El empate le servía a Colombia, el local solo podía ganar. Y lo lograba desde los seis minutos con el gol de Luis Suárez, pero el empate de Jackson Martínez a los 63 minutos cambiaba el asunto que, sin embargo, Uruguay a punta de garra y fuerza sacó avante con el cabezazo de Andrés Scotti trece minutos después y cuando el reloj lo apuraba (3-1 final). El técnico era Eduardo Lara que hacía un año había remplazado a Jorge Luis Pinto, caído tras el 4-0 en Santiago. Mas la debacle de Lara no fue en Montevideo sino en el partido siguiente con Chile (2-4) en Medellín.

Y Uruguay después de la opaca eliminatoria que superó en repechaje ante Costa Rica, hizo su único Mundial destacado después de México 1970. O una buena muestra de cómo una selección puede mejorarse de un periodo a otro y en ese caso con el mismo entrenador Oscar Tabárez, en la primera etapa de sus quince años aún vigentes.

 

El juego de septiembre (el 4) de 2005 tenía a ambos equipos en situación crítica, pero más a Uruguay que, con 18 puntos (contra 20 de Colombia) no tenía otra salida que ganar. El técnico Reinaldo Rueda logró que Colombia no se desmoronara, sino que en menos de dos minutos empatara 2-2 con goles de Elkin Soto (golazo) y Juan Pablo Ángel (brillante llegada al cabezazo), pero Uruguay, dirigido por Jorge Fossati (hoy con Danubio) apoyado en su costumbre de fuerza y guapeza se apuntó el tercer gol (cinco minutos después del empate y cinco antes del final), el tercero de la jornada a cargo de Marcelo Zalayeta. Fue el partido más emocionante de los nueve de esta reseña. Por supuesto con toda la carga emocional positiva para los charrúas y la negativa para los cafeteros por el dictamen final.

Y luego Colombia cedería ante Chile en Barranquilla en un 1-1 que dejó a Reinaldo Rueda y su equipo dependiendo de Uruguay y Argentina… Y la historia del técnico vallecaucano con Colombia se aplazaría hasta hoy que urgido vuelve a Montevideo, plaza en la que está en juego su destreza en el cuerpo técnico.

 

En los últimos cuatro partidos en Montevideo Colombia salió con casi tres goles en contra por partido. En todos los cotejos los uruguayos descompusieron la zaga rival ante Jeison Murillo, Cristian Zapata, Mario Yepes, Amaranto Perea, Iván Ramiro Córdoba, Andrés Orozco y demás zagueros. Los arqueros David Ospina, Agustín Julio y Miguel Calero se desplazaron en el arco desubicados por la falta de brújula de sus compañeros; más bien en cuanto pudieron evitaron más goles charrúas. O falta de brújula desde la dirección técnica.

 

En octubre de 2001 (el 6) Colombia, dirigida por Francisco Maturana, jugó el último partido que no perdió en Montevideo. Iván Ramiro Córdoba en la marca de Paolo Montero le dio tiro a Pierluigi Collina para pitar penal que anotó Federico Magallanes; el 1-1 lo consiguió Arnulfo Valentierra (golazo, como tantos de él) y por supuesto que Colombia necesitaba la victoria, pero los puntos que acabaron esa selección fueron los cinco idos en El Campín en jornadas consecutivas: ante Perú 0-1 y Ecuador 0-0, justamente ante del cotejo en Uruguay.

 

En junio (8) de 1997 la selección Colombia, jalada por el tremendo nivel que tenía Faustino Asprilla, empató 1-1 en el estadio Centenario. Hamilton Ricard fue el autor del empate en la etapa final de la eliminatoria en la que el técnico Hernán Darío Gómez dudaba y cuya duda explotaría en pleno Mundial de Francia…

 

Cuando la eliminatoria era por grupos y no una única, el sorteo hizo que Colombia y Uruguay coincidieran en tres ocasiones: 1957, 1973 y 1981.

En agosto (9) de 1981 el técnico Carlos Bilardo planteó a Colombia para ganar y él mismo cuando ganaba 2-1 cambió la táctica y, con el rival tirado atrás y ya sin ideas, Uruguay remontó 3-2 con sus armas de fuerza y sudor. “Pienso que Willington Ortiz tenía que seguir en el campo. Siempre hemos compartido los planteamientos de Bilardo, pero creo que esta vez se equivocó”, de Carlos Antonio Vélez, reproducido en Nuevo Estadio. “A esta hora, trece del complemento, el partido está para Colombia. Uruguay no muestra mucho y todo se reduce a ganas. El fútbol lo pone el equipo colombiano…”, de Iván Mejía, Nuevo Estadio.

 

En julio (4) de 1973 Colombia cerraba en Montevideo, tenía que ganar y esperar que Uruguay no venciera al visitante Ecuador por más de un gol (fue 4-0) en el último cotejo del grupo para ir a partido de desempate. Que se diera una, difícil; las dos, imposible. El técnico Toza dejó ir la clasificación en Bogotá con dos empates lánguidos: 1-1 con Ecuador y 0-0 con Uruguay. “Jugaron en sus puestos y ganaron”, de Javier Giraldo Neira, Nuevo Estadio. El brillante periodista, con su natural franqueza y lenguaje directo, había criticado la rotación de puestos que acostumbraba el yugoslavo, a quien el director de Nuevo Estadio no consideraba un técnico pleno, sino más un preparador físico.

Y contar al tiempo con Alejandro Brand, Víctor Campaz, Willington Ortiz y Ernesto Díaz era un lujo para el balompié colombiano. ¡Son iguales o mejores que los que han tenido la oportunidad de jugar en Europa en este siglo!

La jugada del gol fue un demoledor contragolpe de Ernesto Díaz que ganó el fondo y envió el centro que fuera del área chica remató Willington Ortiz al segundo palo, lejos del golero Héctor Santos.

Y Hugo Bagnulo y su grupo quedaron para siempre como los protagonistas de la primera derrota de Uruguay en el estadio Centenario. Un destacado registro para la selección de Colombia, pero el premio mayor era la clasificación al Mundial de Alemania que bien se podía lograr. O una de esas oportunidades perdidas para siempre.

 

El domingo 30 de junio de 1957 Colombia jugó su primer partido de eliminatoria como visitante y fue ante Uruguay en el Centenario. En los últimos dos partidos contra los charrúas Colombia tenía un célebre triunfo 1-0 en el Sudamericano de Lima en marzo de ese año y un empate 1-1 en el comienzo de la eliminatoria en Bogotá. Ciertamente, el fútbol de Colombia rivalizaba con el potencial uruguayo, mientras que las otras dos potencias, Brasil y Argentina, goleaban a Colombia. Es un curiosos asunto de características de juego…

El cable de la UP registró cómo en ese cotejo en Montevideo el equipo uruguayo atacó los 90 minutos, con dos tiros en los palos del Caimán Sánchez a remate de Míguez y cabezazo de Ambrois. Colombia tuvo dos llegadas con el gran delantero samario Carlos Arango que Taibo controló con algún esfuerzo. Cuando Colombia, eliminada, sacaba el 0-0 para el honor llegó el tanto uruguayo en la última jugada: incursión de Ambrois y falta del Cobo Zuluaga que el árbitro inglés Husband pitó penal, que fue anotado por Míguez.

Los técnicos fueron el argentino Rodolfo Orlandini (llegó a Colombia para el Unión Magdalena) y Juan López, el mismo del Maracanazo, que en 1957 fracasó pues el cupo lo ganó Paraguay con solvencia (era dirigido por Aurelio González, gestor de aquella gesta del balompié guaraní como era eliminar a Uruguay entonces).

Colofón

Y hoy Reinaldo Rueda y sus jugadores tienen la responsabilidad de conseguir un triunfo en Montevideo; los tres puntos son necesarios, después de los importantes que se dejaron en La Paz y Asunción, además de mostrar que se tiene carácter para partidos y plazas bravas y en situación de apremio.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top