Capsulas de Carreño

Waldemar Victorino 1952 – 2023 (q.e.p.d.)

Por Tobías Carvajal Crespo.
Columnista Cápsulas.

 

  • Famoso en muy poco tiempo.
  • Jugó en River Plate.
  • Su fugaz paso por el Deportivo Cali.

===

Murió como vivió sus primeros años: en medio de problemas económicos. Waldemar Victorino nació el 22 de mayo de 1952 en Montevideo. Los equipos Río de Oro y Progreso conocieron de sus iniciales dotes de gran goleador hacia el año de 1973.

Su rápido progreso y fama lo llevaron a ser tenido en cuenta por equipos de jerarquía en muy poco tiempo.

Waldemar Victorino, goleador uruguayo, con la divisa del Deportivo Cali en 1981.

Con la selección nacional de su país, categoría juvenil, hizo sus primeras armas en el suramericano de Santiago de Chile, donde el onceno ‘charrúa’ alcanzó el subtítulo, escoltando a Brasil.

En 1973, al dejar su paisano Fernando Morena las huestes de River Plate, para engrosar las de Peñarol, el llamado a reemplazarlo fue precisamente Waldemar Victorino, quien poco después, tentado por Nacional de Uruguay, volvió a su tierra natal.

Asombrosamente en poco tiempo se convirtió en auténtico ídolo de la afición uruguaya, sin distingo de divisa. Era el jugador oriental de mostrar con mucho orgullo.

Con la selección absoluta o de mayores hizo su estreno en la Copa ‘Pinto Durán’ y luego en las eliminatorias para el mundial de Argentina-1978, certamen en el cual fueron eliminados por Bolivia.

Pero la definitiva consagración llegó en la ‘Copa de Oro’, campeonato efectuado en Uruguay. Tres goles de Victorino fueron fundamentales -frente a Holanda, Italia y Brasil- para alcanzar el título de Campeón de Campeones, además de consagrarse como máximo anotador del evento.

Esa habilidad goleadora la ratificó en la final intercontinental de clubes cumplida en Tokio, comienzos de 1980, cuando Nacional superó por 1-0 al onceno inglés del Nottingham Forest. Su solitario gol en el minuto 20 le mereció la Copa y las llaves del automóvil por ser la figura del partido y el anotador del tanto triunfal.

Después de tan repetidos éxitos la firma comercial japonesa Mitsubishi intentó vincularlo al entonces novel fútbol asiático. La oferta era mínima y se descartó. Igual aconteció con propuestas provenientes de Italia.

Después de tantas expectativas, Victorino el 18 de septiembre de 1981 (estamos sobre los 42 años) firmó en la Asociación Uruguaya de Fútbol su transferencia para el Deportivo Cali, último requisito para vincularse al medio colombiano.

Inicialmente el arregló consistió en un préstamo hasta el 31 de diciembre del mismo año, con opción de quedarse con el estelar uruguayo. Por concepto de tal préstamo Nacional recibió 30.000 dólares. En caso de continuar, el equipo verdiblanco pagaría 230 mil dólares más.

El principal gestor de esta vinculación fue al Deportivo Cali fue su gerente Humberto Palacios -ya fallecido-. No obstante citarse el nombre de Victorino en caso de cierta indisciplina en el Nacional uruguayo, su contratación se calificó de ‘histórica’ en el balompié nacional.

En la noche del jueves 23 de septiembre del referido 1973, Waldemar Victorino jugó por primera vez con la casaquilla verdiblanca, frente al Varta Caldas. Gano el Cali por 2-1.

El segundo y definitivo gol fue obra precisamente Victorino, de golpe de cabeza, frente al golero Hebert Armando Ríos. Esa noche completó el trio ofensivo ‘Azucarero’ al lado de Willington Ortiz y Alberto el ‘Tigre’ Benítez.

Una semana más tarde, frente a Independiente Medellín, Victorino fue autor de los dos goles caleños en el arco de Alcides Saavedra. En sendos partidos, tres goles. Un comienzo excepcional.

Waldemar Omar Victorino -ha muerto a los 71 años cumplidos- jugó sólo 14 partidos en el Deportivo Cali y anotó ocho goles. Sus costos muy alto impidieron que continuara siendo un goleador de raza en nuestro país.

Posdata.
El martes 29 de agosto, Waldemar Victorino, exfutbolista uruguayo, falleció a los 71 años luego de estar internado tras intentar suicidarse en la noche del lunes, reportó  la prensa uruguaya.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *