Capsulas de Carreño

Walter René Fernández, el cantante del gol

 

John Cardona Arteaga.
Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente Deportivo Independiente Medellín-DIM.

 

 

 

En varias de estas Cápsulas, enfocando la relación entre el fútbol y la música, hemos abordado la historia de vida de personajes que han transitado por ambos caminos. Algunos fueron futbolistas y luego viraron hacia el canto como Inocencio Enrique Troncone (más conocido como Enrique Campos), Argentino Ledesma, Osvaldo Peredo y Hernán “Cucuza” Castiello; otros compartieron simultáneamente las dos actividades como los arqueros Julio Elías Musimessi y Gabriel Mejía.

Anotamos en escritos precedentes que Raimundo “Mumo” Orsi fue un destacado violinista, famoso delantero, ídolo de Independiente y de Juventus de Turín, integrante del seleccionado argentino que logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1928 y campeón del Mundial de Fútbol de 1934 con Italia. Juan Maglio (hijo) fue futbolista de prestigio, delantero de San Lorenzo de Almagro y de la Selección Argentina; jugó incluso en la Juventus de Turín, y a su vez tuvo su propia orquesta típica, aunque no alcanzó el relieve de su progenitor.

Reinaldo Yiso, antes de ser connotado letrista, fue jugador de Vélez Sarsfield. Miguel Ángel “El zurdo” López, destacado jugador de Estudiantes de la Plata, River Plate, Independiente y Atlético Nacional, tuvo su incursión por el pentagrama tanguero como intérprete del bandoneón. Además, el ídolo de la música popular José Alfredo Jiménez decidió orientarse por sus composiciones musicales cuando era arquero del fútbol profesional mexicano.

En este vínculo entre deporte y música, encontramos una interesante referencia en un artículo de El Gráfico, firmado por Félix Daniel Frascara, a pocos días de la muerte de Carlos Gardel, acaecida en Medellín, bajo el título: “1935. La canción y el deporte”, que invitamos a leer en todo su texto:

“… Es que el deporte y la canción son viejos amigos, cultivan entre sí un compañerismo que se hace más lógico al advertir que las dos grandes familias viven, exclusivamente, de la popularidad. Y en este caso se explica que la amistad se mantenga y se afirme cada vez más, porque no hay competencia. Los mismos que aplauden a Bernabé Ferreyra pueden ser admiradores de Libertad Lamarque, por ejemplo, así como Azucena Maizani y Roberto Cherro se reparten el afecto de la misma hinchada.

Cada vez que tienen oportunidad, los futbolers o los boxeadores descubren su afición por tal o cual intérprete de la canción popular, en tanto que ésta se adhiere a las fiestas del estadio, no sólo con la presencia de sus estrellas en los grandes matches, sino también con los compases de un himno de juventud, tal como lo ha hecho Francisco Lomuto en su vibrante «Marcha del Deporte».

… El deporte y la canción están unidos por la misma corriente de popularidad que sostiene a los ídolos del estadio y del escenario. Son muchos más los nombres de cantores y cancionistas que los domingos se transforman en espectadores y durante la semana en hinchas. Terminemos estas semblanzas breves con un recuerdo para la gran figura desaparecida: Carlos Gardel, la máxima expresión del tango, fue siempre un admirador del viejo y glorioso Racing. Muchas veces se le vio en el estadio de Avellaneda y nadie como él cantó con más vibrante acento el verso aquel que dice:

¡Y ser como Ochoíta…el crack de la afición!”

https://www.elgrafico.com.ar/articulo/1089/35424/1935-la-cancion-y-el-deporte#.YKncd8JCFE8.

Walter Fernández

Las líneas anteriores nos conectan con otro invitado a quien ya habíamos citado en crónica anterior pero que ahora hace presencia contando sus experiencias en el fútbol y en el canto, gracias a la intervención de un talentoso músico, seguidor como nadie de Racing Club, el contrabajista y laburante del tango, Horacio Cabarcos.

Desde el municipio de Firmat, provincia de Santa Fe, República Argentina, con una población estimada en 25.000 habitantes, ubicado a 94 km de Rosario y a 315 Km de Buenos Aires, gentilmente nos atiende Walter René Fernández para ofrecernos su punto de vista y sus experiencias relativas a la vinculación del fútbol con la música, asunto de estas notas.  Allí nació y está radicado con su esposa Elba y su hija Julia Milagros.  Firmat es la tierra natal de personajes del fútbol como Walter Samuel, Juan Carlos Sarnari y Mario Vanemerak, estos dos últimos de paso exitoso por el fútbol colombiano.

Este contacto nos permite penetrar en los espacios de su vida deportiva y musical, de gran impacto en la República Argentina. Recogemos las tres palabras con las que iniciamos la conversación sobre su vida tanto futbolera como artística: “humildad, respeto y sacrificio”, como valores inestimables para el éxito en cualquier tarea que se aborde en el plano personal o institucional.

Sobre su vocación musical nos comenta Walter que nace cuando escuchó a su padre, un humilde mecánico de autos, interpretar pasodobles con su acordeón en fiestas y agasajos, sumado al auge del folklore al interior de la provincia de Santa Fe y específicamente en su ciudad de origen. Las visitas esporádicas de las orquestas de tango afianzaron su gusto por este género. Siendo adolescente se sintió atraído por el estilo y calidad interpretativa de José Luis Rodríguez “el Puma”, artista que le empezó a ordenar sus sueños como cantor. Después aparecieron otros solistas, en géneros como el bolero, el tango, el blues y lo melódico. Combinó su gusto por Julio Sosa, Alberto Marino, Alberto Cortez, Frank Sinatra y Tom Jones, para acercarse a la nueva profesión en que se encuentra.

Reflexiona Walter sobre su vida: “Si no hay sueños no hay motivación. Siempre los tuve y ellos incidieron para convertirme en una persona feliz y en plenitud de emociones en las actividades que me correspondieron. El fútbol me abrió las puertas, me dio todo y me permitió conocer grandes artistas y estudiar en varias academias como la de Alberto Plaza, cuando jugué en la Universidad de Chile.

También en México estuve con mucha gente del mundo musical y en Argentina me encontré con Facundo Cabral, con “El Negro” Rubén Juárez, hincha de Racing también. Siempre me gustó estudiar y lo sigo haciendo. Tengo el apoyo de Horacio Cabarcos, gran músico que interpreta el contrabajo y quien me brinda la posibilidad de seguir aprendiendo y aferrándome a eso tan lindo que es la música. Gracias a ello puedo estar en esta nueva profesión y devengar mis ingresos monetarios actuales”.

Para las distintas filiales de Racing en diversos lugares del país es muy atractivo contar con las interpretaciones musicales de Walter Fernández, partiendo de su reconocimiento como un referente del Club. Su contratación como intérprete incluye, dentro del libreto, una reminiscencia de sus cuatro años como jugador de la Academia, como una combinación de estas dos pasiones. Le gustaría que estas presentaciones se hicieran por parte del Departamento de Cultura del club.

Esto dice la página oficial de la Academia al considerar a Fernández en el capítulo de ídolos:

 

 

 

 

 

“WALTER FERNÁNDEZ

Delantero zurdo, corpulento, habilidoso y potente. Un pilar fundamental en la obtención del ascenso y de las Supercopas Sudamericana e Interamericana.


SU HISTORIA

Llegó a Racing como refuerzo en 1985, proveniente de Defensores de Belgrano, para el intento de lograr el ascenso que había resultado esquivo en 1984. Y no se equivocó al pedirlo el entonces entrenador de La Academia, Agustín Mario Cejas. No sólo porque fue importantísimo para lograr el ansiado retorno a Primera División con sus desbordes, centros, asistencias y goles (dos de ellos en la primera final contra Atlanta), sino, también, porque fue protagonista indisimulable en la obtención de Las Supercopas Sudamericana e Interamericana obtenidas en 1988.

Walter Fernández, nacido en Firmat (Santa Fe) el 14 de marzo de 1960, fue un wing izquierdo que desequilibraba gracias a su habilidad y potencia. Poseía además una gran pegada que le posibilitaba enviar centros letales que eran muy bien capitalizados por sus compañeros de ataque. En la Supercopa Sudamericana fue el goleador del equipo con tres tantos: dos frente a River en la primera semifinal y otro en la final, en el partido de ida frente a Cruzeiro (Brasil).
Debutó en Rosario Central en 1979; luego actuó en Argentinos Juniors, Huracán de Chabás (Santa Fe), Atlético Ledesma (Jujuy), Defensores de Belgrano, Cruz Azul (México), Neuchatel Xamax (Suiza) y Universidad de Chile.
En Racing conformó un ataque temible con jugadores como Medina Bello, José Raúl “Toti” Iglesias, Rubén Paz, Colombatti, etc.”.

Anota Walter su complacencia en su paso por los diferentes clubes, de los cuales guarda hermosos recuerdos y grandes aprendizajes. Su debut en primera en Rosario Central con buen rendimiento, el apoyo de Eduardo Deluca para llegar a Defensores de Belgrano de la primera B, club al que agradece su recuperación de una grave lesión, retribuyéndole con su papel de goleador que lo condujo a Racing Club, que por aquel entonces militaba en la primera B por segundo año.

Con alegría rememora el logro del ascenso y luego la obtención de la Supercopa Sudamericana en 1988 y la Copa Interamericana en 1988. Después de jugar para Cruz Azul y Universidad de Chile, hizo el curso de técnico, trabajó con las ligas regionales y en escuelas de fútbol y divisiones inferiores en su región. Esta labor la culminó hace un par de años para dedicarse de plano a la música.

Racing campeón Supercopa Sudamericana 1988

Resalta Walter su paso por Racing como una etapa fundamental en su vida, desde febrero de 1985 cuando encontró un club con grandes dificultades, pero con el reto de satisfacer a su afición con el ascenso a primera A, después de dos años compitiendo en la primera B. La presión era mayúscula y la gente estaba muy mal, incluídos los seguidores y los jugadores. Pero Walter destaca la conformación de un grupo de gran calidad humana y deportiva que, alineado con el propósito principal, logró el ansiado propósito.

Lo que siguió entre 1986 y 1989 fue la consolidación de un equipo ofensivo con el respaldo de jugadores que empujaban desde atrás. Destaca una defensa maravillosa con el “Pato” Fillol, Gustavo Costas y Néstor Fabbri. En el medio, Rubén Paz, Miguel Colombatti, Ítalo Ortiz y “Camote” Acuña. Una mezcla de sacrificio, talento y fútbol. Afirma que el equipo lo armó Agustín Mario Cejas y después el “Coco” Basile le puso su impronta.

Por todas estas vivencias Fernández se hizo hincha de Racing en razón a los momentos difíciles y a la vez alegres. Durante cuatro años la gente del club le brindó sus afectos y lo convirtió en fan de la Academia. No obstante, afirma que siempre en los clubes donde actuó lo hizo con profesionalismo y entrega. Como retribución la hinchada de Racing recuerda a Walter como “El tractor de la Academia”, “Walter-Gol”, “El último wing izquierdo”,” El tractor vestido de wing izquierdo”.

 

La música de Walter Fernández

En las líneas precedentes quedó clara la relación biunívoca que encuentra nuestro invitado entre el fútbol y la música, convirtiendo la composición y su papel de intérprete en una profesión después de su retiro del fútbol, como jugador y director técnico. A continuación, compartiremos algunas canciones de nuestro invitado.

Walter conocido como “El cantor del gol”, le dedicó a la Academia un tema que refleja su pertenencia al Club. Se trata de “Yo soy de Racing de Avellaneda” que, según nos cuenta, lo compuso en Santiago de Chile en 1991, sumido en la nostalgia y remembranza sobre el tiempo vivido en el club.

Podemos escuchar esta interpretación mediante el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=7B3FpMgNHYU

También nos comparte Walter que compuso una sentida canción a Tita Mattiussi (Elena Margarita Mattiussi), de quien afirma: “Fue una mujer que nació en la cancha, vivió ahí toda su vida, se entregó a Racing como nadie y se convirtió en un verdadero símbolo de la institución”. Se refiere a una figura emblemática de la Academia que, además de ser hincha, prestó sus servicios en la lavandería y tuvo a su cargo el manejo de la pensión de las divisiones inferiores; con la muerte de sus padres heredó el mantenimiento del estadio, estableciendo una hermosa relación con los jugadores profesionales y aficionados.

A Tita la encontró y entrevistó el profesor y amigo Gonzalo Medina Pérez, en el propio Cilindro, cuando siguió los últimos pasos de Osmar Oreste Corbatta, ídolo compartido entre los seguidores de Racing y del Deportivo Independiente Medellín. Gonzalo nos compartió un texto publicado en 2019 por Marcelo Izquierdo, bajo el título TITA, 100 años de la madre de la Academia, de obligatoria lectura para entender ese sentimiento celeste y blanco.

El tema dedicado por Walter Fernández, a quien agradecemos su envío, se titula TITA, MUJER ETERNA y lleva la siguiente letra:

“Si ser fiel fue un principio en tu vida,
Si el amor marcó el camino en tu soledad,
Fuiste reina, madre, amiga y compañera,
De un gigante que en tus brazos mimaste sin cesar.
Hoy tu nombre me acompaña al recuerdo
De las glorias, del delirio y la pasión,
Son estrellas que iluminan para siempre nuestro cielo,
Y han labrado sueños a fuego lento en tu corazón.

TITA, mujer eterna,
Agua de un torrente, blanca y transparente, ángel de bondad,]
TITA, mujer tan bella,
Que en tu rostro llevas la mirada tierna y una inmensa paz.
Mujer a un fiel amor, celeste y blanco y puro es tu corazón,
Así, eres tú, mujer eterna.”

Otras interpretaciones de nuestro invitado dan una idea de la nueva órbita profesional en que se orienta en la actualidad.

Juntos a la par es una canción compuesta por Yulie Ruth y popularizada por el músico argentino Norberto «Pappo» Napolitano, más conocido como Pappo.

Escuchemos la versión de Walter Fernández:

https://www.youtube.com/watch?v=t9ja9dGK5e0

Fernández interpretó el tema A mi manera en vivo el martes 21 de mayo de 2013 en el marco de la obra «100 años del primer campeón», organizada por «Paso a Paso Racinguista» en la Sala Pablo Neruda del Paseo La Plaza.  La melodía es del francés Jacques Revaux y fue mundialmente conocida por la versión de Frank Sinatra (My way). Podemos escucharla en:

https://www.youtube.com/watch?v=9_3syAQL90U

El delantero cantante interpreta Nostalgia. Con música de Juan Carlos Cobián y letra de Enrique Cadícamo. Se puede escuchar en:

https://www.youtube.com/watch?v=nAnf5GwKdqw

Finalmente, incluimos la interpretación que hace Walter Fernández de El día que me quieras con música de Carlos Gardel y letra de Alfredo Le Pera. Se escucha en:

https://www.youtube.com/watch?v=pxVuE7Rc4xs

Se discute a menudo sobre la vida corta de quienes practican el fútbol como una profesión y se comenta la necesidad de impartir formación para el resto de la vida en distintas actividades y oficios. Se requiere que los deportistas, una vez se produzca su retiro, tengan aptitudes y conocimientos con metas y propósitos definidos para que logren otro aporte a la sociedad. Lo anterior precisa de programas y políticas de las instituciones futboleras para promover las orientaciones necesarias para una reconversión profesional, mediante el apoyo de equipos interdisciplinarios y alianzas con instituciones especializadas.

La disculpa para su difícil abordaje se justifica por las pesadas cargas de trabajo, las concentraciones y los viajes de los jugadores. Hoy, gracias a la conectividad y a la virtualidad, encontramos ejemplos virtuosos de personas que fueron exitosas en el fútbol y ahora desempeñan cargos y actividades relevantes en el ámbito social, mediante estudios universitarios, gambeteando la reflexión de Eduardo Galeano en El fútbol a sol y sombra:

“…En los otros oficios humanos, el ocaso llega con la vejez, pero el jugador de fútbol puede ser viejo a los treinta años. Los músculos se cansan temprano… Y algún mal día el jugador descubre que se ha jugado la vida a una sola baraja y que el dinero se ha volado y la fama también. La fama, señora fugaz, no le ha dejado ni una cartita de consuelo”.

La lucha y compromiso de Walter Fernández por su nueva profesión lo tiene hoy estudiando con los mejores maestros, acompañado por su fonoaudióloga y comprometido con nuevos proyectos, que ejecutará una vez se pueda superar la presente pandemia. Por ello aporta su reflexión en siguiente mensaje dirigido los lectores de esta columna.  Agradecemos su colaboración para este acercamiento con los lectores de Cápsulas de fútbol.

SALUDO WALTER FERNANDEZ A CIBERLECTORES DE CÁPSULAS.mp3

 

John Cardona Arteaga.
Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente Deportivo Independiente Medellín-DIM.

Medellín, mayo de 2021

Compartir:

2 comentarios

  1. Gonzalo Chalo Gonzalez

    29 mayo, 2021 at 10:54 am

    POR LA CRÓNICA DE JOHN CARDONA
    Qué grato y reconfortante resulta leer la linda crónica del profesor John Cardona en éste portal. La recomiendo, sobre todo, a esta generación del periodismo, que a diario confirman, que no encuentran nada diferente a lo superficial, para decir o mostrar. Profesor, nos unen muchos sentimientos. La U de A. El fútbol, el Medellín, Racing, el tango y el periodismo. Gracias.
    Gonzalo «Chalo» González, columnista Cápsulas

    • John Cardona A.

      30 mayo, 2021 at 4:39 pm

      PARA CHALO GONZÁLEZ
      Muchas gracias Chalo por tu comentario. Saludos.
      John Cardona A., columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top