Capsulas de Carreño

Y al final se hizo justicia (César Polanía, El País)

Cesar PolaniaPor César Polanía,
El País

—————————————————
*Antes de la final, las cargas estaban a favor de Argentina “porque era el mejor”. Terminó el partido y ahora la prensa gaucha destroza a la selección.
——————————————————

Pudo ser Argentina. Pero fue Chile. A la final de la Copa América llegaron los dos mejores equipos del torneo. Los más ofensivos. Los más goleadores. Los que no renunciaron al espectáculo. Y la suerte, la bendita o maldita suerte de los penales, terminó jugando a favor de los locales. Aunque —vale la reflexión— aquello que llaman ‘suerte’ o ‘lotería de los penales’ parece más un sofisma de distracción. Los chilenos patearon bien y los argentinos, mal. Y punto. ¡Ninguna suerte! ¡Ninguna lotería!

En el trámite de los 90 minutos —120 con el desalmado alargue—, cualquiera de las dos selecciones pudo ganar. No hubo un dominador contundente, pero tácticamente, el técnico Sampaoli le ganó la partida a su colega Martino, porque armó un mediocampo que desbarató el circuito Messi-Pastore-Di María y de paso les dio salida a sus laterales. Por eso, Chile fue más dueño de la pelota y se vio con mejor presencia, pero tampoco llevó a Argentina al repliegue ni lo obligó a renunciar a su vocación ofensiva. Al margen del análisis táctico, Chile dejó el trofeo de la Copa América en casa porque mantuvo su nivel en cada partido y en la final le sacó ventaja en los penales al único que podía arrebatarle el título. Así de sencillo.

El fútbol le sonríe a una generación dorada de Chile. Era ahora el momento de la conquista o, quizás, nunca. Pero, también, el fútbol le amarga la vida a otra generación de lujo que no ha ganado nada, a pesar de disputar en un solo año la final del Mundial en Brasil y, ahora, la de la Copa América en Chile. Hacía rato no había una Argentina con tanta clase como esta de Messi, Mascherano, Pastore, Di María, Agüero, Tévez e Higuaín.

Quién sabe cuánto tiempo pasará para juntar tantos jugadores de tan mayúscula talla. Y qué curioso. Antes de la final, las cargas estaban a favor de Argentina “porque era el mejor”. Terminó el partido y ahora la prensa gaucha destroza a la selección. No hay que llegar hasta allá. Chile acertó en los penales y punto.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top