Capsulas de Carreño

Ya esto se volvió paisaje. Por Saúl Restrepo

BELO HORIZONTE. «Los gases fueron una intervención puntual que evitó la confrontación, hubo un intento de invasión en el vestuario de Atlético Mineiro, hubo actos de vandalismo rompiendo el patrimonio del estadio Mineirao», comentó el portavoz de la policía. Foto tomada de la revista El Gráfico.

Por Saúl Restrepo.
Columnista Cápsulas.

 

*Esto es costumbre las peleas entre brasileños y argentinos.

Desde anoche cuando sale esta noticia, ya no es algo que sorprenda, es una conducta repetitiva, reacciones que son comunes, una violencia que es normalizada y que siempre termina por justificarse minimizando lo ocurrido.

Esto es costumbre.
Ayer casualmente en Fox repitieron el juego de Nacional – Rosario. Recuerdo el zaperoco que estos formaron al final cuando perdieron, la pelea en el campo contra Berrio y luego eso se trasladó a los vestuarios. Entre los improperios proferidos hubo una inclinación a la raza del delantero verde y hasta por su aliento. ¿Qué pasó con todo eso? Nada. Se justificó. Que eso era el fervor del partido, que esas cosas se quedan allí en la cancha y que el código del fútbol. Que esto no opaque lo que fue el partido.

Ayer, la misma vaina. La cadena que transmite el torneo se apoya en estas justificaciones para exculpar a sus compatriotas. Minusvalorar para disculpar. Pues Bermúdez es de la nómina, entonces, hagámosle pacito.

Lo diferente anoche fue la base del reclamo; todo motivado por el VAR.
¿Porqué no determinar y especificar, eliminando la interpretación?

Entonces el fuera de lugar ayer fue por una rótula. Pero en Copa América, un defensor habilitaba con todo un brazo la jugada y fue sancionada.
[Partido Brasil – Chile. Empate de este último anulado].

Bueno, ¿Y cual es el estándar del VAR pues? Que quien ataca, siempre es el infractor. Esa es la iniciativa que se promueve entre los árbitros.
(Haciendo la salvedad cuando arbitra Pitana, que va a la inversa).

Así como ya es costumbre las goleadas y papelones en torneos internacionales de los conjuntos nacionales, así son marrullas y las peleas entre brasileños y argentinos al perder. No hay vez que no reluzca su salvajada.
Saúl Restrepo, columnista Cápsulas

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top