Capsulas de Carreño

Ya no ruge el León. Por Esteban Jaramillo Osorio

Por Esteban Jaramillo Osorio

 

*El claxon está de luto, por la muerte del más leal de sus seguidores, Hernando Ramírez. Al sepelio no fueron los directivos ni los futbolistas profesionales.

A Santa Fe se lo lleva la corriente porque sus dirigentes perdieron el rumbo después de los últimos títulos, que llegaron cuando con valentía se reconstruyó el club, en medio de tormentas, asediado por periodistas que recalcaban su ingreso a la Lista Clinton, por la influencia de sus propietarios fantasmas.

Supo la dirigencia, en su momento, ponerse el overol para sofocar la crisis, pero luego prefirió, en el frenesí de la victoria, cambiar la agenda por otra paralela, con desbordes en sus ambiciones personales.Transfirieron a los ídolos, relevados por futbolistas sin clase, sin renombre, rebeldes, parranderos, lesionados, o aprendices sin vuelo.

Nunca hubo explicaciones claras sobre el destino del dinero que entraba a sus cuentas.Fue cuando los partidos los jugaron los empresarios y se empezó a perder el respeto a la institucionalidad, tan amada por sus seguidores.

La vida de Santa Fe siempre ha estado emparentada con el sufrimiento. Sus triunfos han sido luchados, nerviosos y difíciles.

Cuando su calidad desaparecía, la fuerza del espíritu lo empujaba. Era un ejemplo, aferrado a sus valores, siempre en plan de lucha inquebrantable. Santa fe jugaba con el alma.

Pasaron los tiempos. Hoy cualquiera es directivo. Cualquiera es entrenador y cualquiera se pone su camiseta.

Como si la memoria no existiera. Como  si se hubiesen olvidado los bullicios propios de las victorias celebradas, con sus nueve estrellas, su título suramericano, sus  banderas gigantescas y sus llantos no reprimidos como en el último triunfo en Superliga hace solo dos años.

Ya no ruge el león y el claxon está de luto, por la muerte del más leal de sus seguidores, Hernando Ramírez. Al sepelio, con insensibilidad extrema, no fueron los directivos ni los futbolistas profesionales. El dolor de ser hincha.
[Esteban Jaramillo Osorio
Twitter: @estejaramillo]

Compartir:

2 comentarios

  1. luis rincon

    2 mayo, 2019 at 12:38 am

    *Aquellos tiempos
    Como viejo aficionado bogotano, recuerdo en EL Dorado que durante el segundo tiempo pasaba un auto-ferro procedente del norte y su maquinista hacia sonar su corneta con el clásico tatatatata!!!!
    Tal vez Don Hernando Ramírez QEPD con familiares y amigos conservaron la tradición!!
    Luis Rincón, Bogotá

  2. luis rincon

    2 mayo, 2019 at 12:24 am

    *Crueles realidades
    Al sepelio de Senén Mosquera solo reconocí al»PANTALONUDO»Arroyave !!!1
    Así es la vida.
    Luis Rincón, Bogotá

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *