Capsulas de Carreño

Yeiler Góez, el hijo Verde de Urrao


Nació en noviembre de 1999 y pasó sus primeros años de vida en Urrao, tierra de ciclistas y de la parva dulce en el Suroeste antioqueño. A sus 18 años cumplió uno de sus mayores sueños: debutar con el equipo profesional de Atlético Nacional.

Yeiler Góez recibió la noticia de la convocatoria para el partido contra Atlético Bucaramanga cuando apenas terminaba su participación con la Selección Antioquia Sub 21. Lo que no se esperaba es que esa noche del 5 de septiembre debutaría en la cancha del estadio Atanasio Girardot.

Corría el minuto 7 del primer tiempo y una lesión desafortunada e inesperada de Raúl Loaiza obligó el cambio. El profe Hernán Darío Herrera le hizo señas, era el indicado para ingresar al juego. El tablero que levantó el cuarto árbitro marcó el número 26 y su sueño, el primero de tanto, se había cumplido.

Aunque pocos en la tribuna y en la transmisión de televisión sabían de él, en minutos se robó toda su atención. El quite de balones en el medio campo, la personalidad para encarar los rivales y el despliegue físico, hicieron que todos se preguntaran quién era y que al salir de la cancha en el segundo tiempo, saliera aplaudido por los más de 11.000 asistentes.

Góez se hizo en el Club Deportivo Estudiantil y el año pasado llegó a las Divisiones Menores del club, en la categoría Sub 20. Su rendimiento lo llevaron a ser capitán, una de las figuras, a integrar la Selección Antioquia y convocado al equipo profesional Verdolaga.

Mide un metro 80 centímetros y pesa 76 kilos. Es fuerte y serio en el campo de juego, aunque sonríe siempre con sus compañeros cuando no está jugando. Hoy está viviendo uno de sus momentos más bonitos en el Fútbol. “Fue una emoción muy grande debutar y haré todo lo posible para que el profe me siga teniendo en cuenta. Los más veteranos me han acogido muy bien y ahora quiero quedar campeón con Nacional”, dijo sin dudar

Tenía un reto gigante y era ocupar el puesto de Jorman y lo cumplió. Es volante de marca con perfil derecho, se describe a sí mismo como un quitador nato de balones y un buen pasador. Yeiler Góez, a sus 18 años, es una muestra más de la cantera Verdolaga y el futuro, el suyo y el del club, es prometedor.
(Fuente: Comunicaciones Atlético Nacional)

Compartir:

Un comentario

  1. Jorge Ivan Cardenas Rojas

    12 septiembre, 2018 at 1:36 pm

    *Por los canteranos de Nacional
    Lástima que solo los utilicen como comodines, cuántos pelaos hay en las inferiores deperdiciándose y seguimos viendo jugar a los profesionales sin sangre y amor por la camiseta verde, es mejor perder un partido con jóvenes mostrando ganas, que perder con los titulares que solo entran a la cancha por cumplir.
    Jorge Iván Cárdenas Rojas, Cartagena de Indias, hincha de Nacional

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *