Capsulas de Carreño

Del potrero a Europa: el salto de los virtuosos. (I) (j.c.a.)


Por John Cardona Arteaga. 

Profesor Universidad de Antioquia.
Expresidente DIM.

Baldío, potrero, campo, cancha, son términos claves cuando se trata de buscar el nacimiento y crecimiento deportivo de muchos jugadores de fútbol, algunos de los cuales son protagonistas, carentes de apoyo, de su propia historia. Las condiciones desiguales que estos tuvieron que soportar en su niñez y la superación de esas condiciones, gracias al fútbol, resalta la importancia social de este deporte, pues como tantas veces se ha dicho el fútbol se comporta como la sociedad.

Se discute sobre el origen inglés del fútbol, su trasferencia a nuestros países a través de las instituciones educativas y empresariales que tenían condiciones adecuadas para su práctica, generando una especie de élite en esta actividad, casi siempre asociada en su inicio a las altas clases sociales. En contraste, las clases populares encuentran la posibilidad de su aprendizaje y auge en aquellos lugares o territorios descampados que hicieron posible el desarrollo de esas habilidades que tenían muchos infantes identificados como pibes, purretes o cebollitas. Su posterior desarrollo en clubes y selecciones a partir del fenómeno del “criollismo”, permitió a países como Uruguay, Argentina y Brasil soñar y tener en la mano muchas copas y estrellas, merced al esfuerzo, la calidad, el desparpajo, la invención y la desfachatez de esos niños quienes, trasformados posteriormente en verdaderos ídolos, fueron artífices de las victorias de sus escuadres nacionales y de sus equipos.

Al fin, el potrero o el baldío son espacios urbanos que permiten esparcimiento, diversión y formación para los jóvenes en distintos ámbitos deportivos y culturales. Algunas veces los espacios sin propiedad conocida llamados baldíos y los potreros dieron lugar a los grandes estadios en países como Argentina, mediante la cesión de los terrenos en condiciones favorables a entidades sociales, culturales y deportivas apoyadas por los gobiernos locales. La política aplicada en torno a la asignación de la propiedad de los predios a los clubes de fútbol, como parte de las instituciones sociales de los barrios o municipios, permitió un gran desarrollo de estas organizaciones, en contradicción con la propiedad estatal de los estadios, como ocurre en otras naciones como Colombia.

En estas historias asociamos el potrero o el baldío con el personaje metafórico o real del pibe, el purrete o el cebollita, a través de su presencia relatada por el tango y puesta en escena por los autores e historiadores de este bello deporte.

La literatura sobre el fútbol ha tratado el tema del territorio donde se inicia la práctica de esta actividad y el protagonista que lo ejecuta en comparación con la identidad entre la pampa y el gaucho; el suburbio y el compadrito; el baldío y el pibe. Recomendamos para advertir estas correlaciones en el mundo del fútbol, el artículo “El potrero y el pibe. Territorio y pertenencia en el imaginario del fútbol argentino”, de Eduardo P. Archetti Universidad de Oslo – Noruega, publicado en Horizontes Antropológicos, Porto Alegre, año 14, n. 30, p. 259-282, jul./dez. 2008.

En otro orden, en un escrito titulado “Hace tiempo y no tan lejos hoy: el fútbol infantil, Aquellos partidos de potrero”, el autor recorre metafóricamente los terrenos de juego donde intervienes los chicos del fútbol y se detiene en la lectura de un texto : “En uno de esos viajes pues, encontramos en una vieja revista de la cual sobreviven sus páginas amarillas y desgastadas por el paso del tiempo –fechada por los investigadores el 15 de junio de 1935– un artículo con un título por demás sugerente, «Rompiendo Zapatillas». Acicateó nuestra curiosidad la osadía en el uso del gerundio y el casi poético acápite que lo acompaña, el cual reza: «Una gira dominical por los dominios del piberío que aprende las primeras letras de las filigranas deportivas en las canchas del barrio».

El autor de la nota recorrió las canchas de los clubes afiliados a la Liga Independiente. Atravesó potreros, baldíos, calles arenosas, y «en todos los lugares (encontró) un enjambre de piberío que parece haber brotado como hongos después de la lluvia». En ese viaje, acaso iniciático, descubrió «ese semillero de cebollitas haciendo filigranas con la redonda, con la acariciada redonda que hoy es el ensueño del infante desde que da el primer grito anunciando su presencia en este pícaro valle de lágrimas». Cabal ejemplo de una prosa poética.

Cuando ya no existen potreros en el ejido urbano; los chicos deben pagar para jugar al fútbol y al hacerlo se calzan la vestimenta de los profesionales –en muchos casos con camisetas de equipos extranjeros–; los materiales artificiales asesinaron el cuero del esférico; y los padres creen ver en cada uno de sus hijos al Maradona o Messi que resguarde sus futuros, es interesante leer artículos como el citado, en honor a aquellos buenos viejos tiempos”.

https://www.lanueva.com/nota/2008-1-12-10-0-0-aquellos-partidos-de-potrero

Sobre esta temática recomendamos la lectura de un artículo de El Gráfico, bajo el título La leyenda de los cebollitas”, referido a Diego Armando Maradona y el grupo de pibes que escribieron una página gloriosa en el fútbol argentino. El enlace es:

(https://www.elgrafico.com.ar/articulo/1088/5096/la-leyenda-de-los-cebollitas)

El salto de los cebollitas al viejo mundo se produjo hacia los años treinta del siglo anterior, a partir de la presentación exitosa de las selecciones de Uruguay y Argentina en torneos internacionales, así como de las giras realizadas por varios clubes de estos países a varios países de Europa y Asia, las cuales destacaremos en otras historias de tango y fútbol.

El intercambio entre clubes de América y Europa entre 1920 y 1930 permitió el conocimiento sobre los modelos de juego y la categoría de los jugadores de ambos continentes como reflejo de los triunfos olímpicos del fútbol uruguayo en 1924 y 1928 y en el primer campeonato mundial en 1930.

En EL LIBRO DEL FÚTBOL, publicación de Abril educativa y Cultural SA, Buenos Aires, Argentina, 1974, se agrega en los volúmenes III y IV un apartado titulado” Argentinos por el mundo” para destacar Las actuaciones de aquellos nacionales que han triunfado en muchos equipos del mundo. Con el siguiente prefacio se introduce este tema en el vol. IV: “Algunos siguen su carrera deportiva tras de un ciclo brillante en la Argentina. Otros buscan mejores horizontes. Hay también quienes son trotamundos. En definitiva, argentinos que triunfan en el exterior.”

En el caso de Colombia el fútbol está lleno de ejemplos de humildes jóvenes que nacieron deportivamente en los potreros y triunfaron, gracias a las oportunidades que brinda este deporte, con su talento natural y esfuerzo personal. Tuvimos el privilegio de ver llegar a las inferiores del Deportivo Independiente Medellín- DIM, estando en la Directiva del club, a un joven delgado, callado y mal trajeado de quince años.  Después de trasegar por los peladeros de su natal Quibdó y de competir en la ciudad de Medellín, sin equipo, en las canchas arenosas del barrio Enciso, también el barrio de mi niñez, tuvo la gran oportunidad de mostrarse en su verdadera dimensión. Su nombre: Jackson Martínez.

Después de sortear inmensas dificultades, con el apoyo de la familia, vinieron los triunfos. Goleador y campeón de Colombia con el DIM. Fichado posteriormente por Jaguares de México, Porto de Portugal, Atlético de Madrid, Guangzhou Evergrande Football Club de China y Portimonense de Portugal. Su participación con la Selección de Colombia fue destacada por sus goles en varias competiciones, incluida la Copa Mundo Brasil 2014, certamen en el cual convirtió dos anotaciones. La historia de este personaje que irradia respeto y humildad se puede repasar en el video titulado JAKSON MARTÍNEZ, TALENTO SILVESTRE – DEL POTRERO AL MARACANÁ, mediante el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=wW1E5cPlpy8

El tango en el potrero y en la emigración de virtuosos jugadores

Como ya lo expresamos, el tango tiene amplios relatos que evocan esa referencia territorial a partir de historias sobre el baldío y el potrero. Además, la presencia y desarrollo en esos campos del pibe o el cebollita constituye una preocupación de los autores tangueros, merced a la importancia que había adquirido el fútbol en la sociedad rioplatense. Otro asunto que motiva la inspiración de los compositores es el desplazamiento de los jugadores argentinos y uruguayos a Europa y su correspondiente participación en clubes y selecciones de otros países. Muchos son los temas que expresan el sentimiento, la nostalgia, el recuerdo y la correlación existente entre sujeto y territorio en el fútbol como deporte popular. A continuación, presentamos algunos casos.

Viejo baldío. Tango. Música: Roberto Grela. Letra: Víctor Lamanna.

“Baldío de barrio… un cacho de vida
perdido a lo lejos allá en mi arrabal,
bordeado de casas humildes y viejas,
esquina, laguna y aquel saucedal.
Baldío de barrio, retazo de infancia,
purretes traviesos soñando volar,
mil juegos de antaño, mil sueños lejanos,
camino del tiempo, ¿qué calle andarán?”

Se puede escuchar este tango en la voz de Roberto Goyeneche acompañado por la orquesta de Armando Pontier.

https://www.youtube.com/watch?v=DcZT1z-rpSU

Paternal. Tango. Letra: Norberto Samonta. Música: Jorge Caldara. Grabado por la orquesta de Jorge Caldara con la voz de Carlos Montalvo.

“Paternal, vieja barriada, de mis años de purrete
Cuántas veces de mocoso, junto a tu arroyo soñé,
Con llegar a ser un día, algún crack de nuestras canchas
O tener la enorme dicha de cantar como Gardel.

Ya no están tus viejas calles, cubiertas de barro y sueño
Hoy las caras te han lavado y el asfalto de pintó,
Y no encuentro como entonces a la linda muchachita
Que, en la esquina de Venancio, tantas veces me esperó.”

Este tema se puede escuchar en el link:

https://www.youtube.com/watch?v=Bb516q6T5Yw

A través del tango. Tango. Letra de Oscar del Priore. Música de Armando Pontier. Interpretado por Carlos Moreno.

“A través del tango yo vuelvo a encontrar
esa vieja casa que no se olvidar,
las tardes de tonio, la plaza del barrio,
aquel beso nuestro que aprendió a llorar…
A través del tango volveré a jugar
el picado eterno soñando ser crack,
los goles aquellos, donde habrán quedado?
El tango termina…Lastima soñar…

 

Hoy todo se ha ido; un viento de hielo
llevo nuestra escuela del barrio querido,
también el baldío que fuera canchita
o albergue añorado de carpas de circo.

Ya se fue el tranvía con todos sus ruidos
y me quedo solo en la calle vacía…
Entonces, el tango se acerca y me abraza
y nos vamos juntos detrás del tranvía.” 

Agarrala de voleo. Tango. Letra: Fernando Vázquez   y Carlos Touceda. Música Raúl Garello. Grabado por Roberto Echagüe con el acompañamiento de la orquesta de Ernesto Franco.

“Me acordé de aquel domingo
En que estaban cero a cero,
La agarraste de voleo
Como vino, así nomás.

La metiste junto al palo
A la izquierda del arquero,
Qué golazo de potrero
Que nunca pude olvidar.

Qué pronto se me fue el tiempo
Pero no extraño el pasado
Hoy jugás en medio campo
Siguiendo una indicación.

Que le ha dado más encanto
A tu pícara gambeta,
Enardeciendo a la hinchada
Que ruge desde el tablón.

Purrete de barrio, caradura y reo
En vos solo creo, no me defraudés,
Dormila de empeine, cortala de taco,
Hacela de lujo como vos sabés.

Purrete de barrio, gorrión andariego
Te pido, te ruego, tan sólo esta vez
Como en el potrero, parala de pecho
Que la sienta el cuore, como hacías ayer.

 

Recitado:
Te han mejorado el estilo con pizarrones y tizas,
En esta, te pido pibe, no cambiés el corazón,
Te pondrás la camiseta con los colores del cieloEntregate por entero, ya estás en la Selección.

Purrete de barrio, ranún y mañero

La blanca y celeste, que has de defender,
La mejor del mundo, la que tanto quiero
Brillará de nuevo, no te lo olvidés.”

Se puede escuchar este tema mediante el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=ig8SETnKPcs

Potrero(Potrerito). Tango. Letra: Antonio Bergmann. Música: Santos Lípesker.

“Fue un domingo por la tarde
Que plantaron la “granate”,
Te llevaron a remate

Y un fulano, te compró.
De un chalé que nunca se hizo,
Y tu piso
Entre yuyos se perdió.

Pero un día de esos días
Que se dan en esta vida,
Fuiste tierra prometida
Para un pibe que te vio.

Te clavaron cuatro estacas
Te adornaron con ribetes,
Y una tarde, en tu tapete
“La de gajos” te besó.

 

Potrero…
Hoy que juego en la primera,
Mi recuerdo se entrevera
Con mi página mejor

Potrero…
Sos espejo de la infancia,
Aun me embriaga la fragancia
Que perfuma tu verdor.

Potrero…
Fuiste cuna de campeones,
Sensación de corazones
Que jugaban con tesón.

Y siento…
Cuando evoco tu gramilla,
Que una cálida cosquilla
Me acaricia el corazón.”

Se puede escuchar este tema por la orquesta de Osvaldo Fresedo con la voz de Roberto Ray en el siguiente link:

https://www.youtube.com/watch?v=39HgQokW4eY

Del potrero. Tango. Letra de Jorge Moreyra. Música de Enrique Campos.

Intérprete: Enrique Campos

“Éramos muchachos, teníamos un cuadro,
un cuadro de barrio, llamado «amistad»,
que en trenzadas bravas, con todo entusiasmo,de oro y de glorias, supimos colmar.

En aquel cuadrito de barrio recuerdo,
había un centro football espectacular,
el solo ganaba, partidos perdidos,
campeón del potrero, verdad de los cracks.

Trascendió su fama, por todos los barrios,
partido a partido, se llegó a imponer,
supo de alabanzas, supo del halago,
goles de maestro, le vimos hacer.

Hasta que un domingo, llegó un dirigente,
de un club de los grandes a verlo jugar,le habló de colores, de premios y aplausos,
y sin centro football quedó el «Amistad».

hablado

Nada más supimos, leímos los diarios,
el nombre del pibe, no salió jamás,
hasta que una tarde, regresó muy triste,
nos dijo: ¡muchachos!, si quieren volver a jugar.

Le pasó lo que otros, ya le había pasado,
el que, en el potrero, era todo un crack,
lo mareó el estadio, de un club de primera,
en arcos con redes, no supo embocar.”

[John Cardona Arteaga,
Profesor Universidad de Antioquia
Expresidente DIM]

Medellín, noviembre 2019
SEGUNDA ENTREGA LA PRÓXIMA SEMANA

Compartir:

2 comentarios

  1. Luis Javier Estrada

    16 noviembre, 2019 at 7:50 am

    *Por la crónica de John Cardona
    Nos devuelve a la infancia. Así la pobreza y la carencia de muchas cosas, eran suplidas por una pelota muchas veces desinflada. Qué recuerdos de los desafíos entre las calles Soledad y el Chispero en el Barrio Colombia. Felicitaciones maestro John.
    Luis Javier Estrada, Envigado, hincha del DIM

  2. José María Otero

    15 noviembre, 2019 at 5:04 pm

    *Del potrero a Europa
    Si habré recorrido potreros y jugado en el equipo del barrio en esas canchitas suburbanss, en campeonatos…
    José María Otero, Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top